Provinciales | Hogar de Ancianos Don Bosco | campaña solidaria | General Pico

General Pico: Un grupo de jóvenes entregó más de 1200 pañales al Hogar Don Bosco

Sofía, Maira y Constanza fueron las tres ideólogas de la campaña solidaria que concluyó en la tarde de ayer, cuando entregaron las donaciones a la institución. Otros elementos solidarios fueron donados a beneficio de los ancianos.

Lo fundamental es entender que hay gente que necesita un poquito más”. Con esas palabras, Sofía Burgueño había explicado a diario La Reforma por qué, junto con Mayra y Constanza comenzaron días atrás con una campaña solidaria que tendría como destinatario al Hogar de Ancianos Don Boscode General Pico.

La dificultad que planteó el aislamiento social, preventivo y obligatorio dificultó el día a día de muchas familias e instituciones por las limitaciones que impuso el Decreto de Necesidad y Urgencia. Ello fue un punto de partida para muchos piquenses que cargaron con la situación y procuraron colaborar con los que menos tienen.

Este es el caso de las jóvenes que, a través de las redes sociales y luego de dialogar con Gabriela Ceresole, referente del Hogar, publicitaron la actividad logrando importantes resultados. “La gente es divina, todo el mundo nos ayudó, no sólo donando sino también compartiendo el flyer que armamos, ayudando con la difusión”, dijo en su momento Burgueño.

La meta de las muchachas era hacer entrega de los productos donados en durante este fin de semana, por lo que en el día de ayer pautaron la visita al establecimiento de contención para adultos mayores. “Juntamos un montón de cosas, tenemos dos autos llenos por lo que ahora vamos a descargar todo para hacer la entrega correspondiente”, explicó Sofía con una amplia sonrisa.

Estamos súper felices, pudimos recaudar un montón de cosas así que el sentimiento es de felicidad. La verdad que estamos sorprendidas por la solidaridad de la gente. Estas dos semanas que estuvimos recolectando fue increíble y una gran cantidad de personas aportaron lo suyo, como así también iglesias y Red Solidaria

La necesidad que requería de mayor atención era la correspondiente a los pañales que deben utilizar las personas que allí se alojan. El conteo realizado por las empleadas del lugar estima un total aproximado de 1250 pañales, aunque a ello debe sumarse otro tipo de productos de suma necesidad como barbijos, ropa a estrenar, guantes de látex y otros elementos de enfermería.

Maira, otra de las jóvenes que fue parte del proyecto, también se mostró satisfecha por la acción concretada: “Estamos súper felices por todo lo obtenido y la idea ahora es poder cerrar esto para comenzar con una nueva iniciativa, así que estamos ahí pensando. A mí mucha gente no me conoce porque no soy oriunda de General Pico, pero confiaron y se acercaron, que es lo más importante. Estamos re contentas”, aseguró.

Por otra parte, afirmaron haber dialogado con referentes del establecimiento informando que en el día de ayer estarían entregando lo recaudado. “Nos comentó que, como se acercaba el Día del Padre estaría bueno obtener algunos productos para las personas que se encuentran aquí. Un comercio de indumentaria nos donó ropa nueva que será para ellos”, apuntó Sofía.

Satisfacción

A raíz de las últimas donaciones que se llevaron adelante para ayudar con el Hogar de Ancianos Don Bosco, La Reforma dialogó con Gabriela Ceresole a fin de conocer cómo han recibido la colaboración de la población en un contexto en el que el contacto cara a cara debía ser mínimo.

La verdad que el acompañamiento de la gente es maravilloso. No sólo tenemos estas iniciativas independientes, sino también de escuelas que todos los años nos visitan. Generalmente me llaman para preguntar qué necesitamos para después difundirlo, recaudarlo y traerlo hasta aquí, donde hace mucha falta

La mujer valoró el trabajo que se hace al respecto desde distintas organizaciones o personas, asegurando que “todas las actividades son muy bien recibidas”. Como se mencionó con anterioridad, recalcó que los insumos de enfermería son los más necesarios tanto como con lavandina.

Fecha destacada

Durante la entrevista realizada en la jornada de ayer, Sofía recalcó que para el próximo 21 de junio se logró obtener indumentaria sin usar que será regalada a los padres del lugar. En consonancia, Ceresole indicó: “Pensamos hacerles algunos regalos a las personas que tenemos aquí y le pedimos a la gente si puede colaborar con algún detallito, cualquiera sea, sin necesidad que sea costoso. Todo será bien recibido”, añadió.

Aseguró que no todos los hombres que residen en el Hogar tienen familia por lo que algunos de ellos no recibirían regalos. Así es que se busca contemplar a todos los que se encuentran en el asilo para que no existan diferencias. “De nuestra parte nos gustaría homenajearlos a ellos también, ya que si bien hay doce padres tenemos veintidós hombres”, dijo.

La especialista en gerontología valoró, posteriormente, el comportamiento de la sociedad: “Seguramente la gente va a responder como siempre. Acá en General Pico la ciudadanía es muy solidaria con el Hogar y no hay más que palabras de agradecimiento”, indicó.

Donacion1.jpg
Uno de los autos utilizados por las jóvenes, repleto de elementos sanitarios.
Uno de los autos utilizados por las jóvenes, repleto de elementos sanitarios.

Aunque el contexto de pandemia dificultó las labores cotidianas, no dejó de existir en los piquenses la voluntad de ayudar tanto a los empleados como a los abuelos y directivos del lugar. “Ahora, nos llaman previamente porque hay que seguir unos protocolos. No puede entrar ni salir nadie que no sea personal, ya que hay que seguir las medidas sanitarias dispuestas para preservar la salud de todos”, explicó.

Tal como se observó en la tarde de ayer, las empleadas del asilo deben obedecer a las normativas dispuestas para el tratamiento de paquetería que ingresa a este tipo de establecimientos. Con paciencia y extremo cuidado, se sanitiza cada una de las unidades que son donadas.

Trabajar en cuarentena

El distanciamiento que supuso el confinamiento parecía ser una dificultad para que las familias tengan un contacto más a menudo con sus abuelos y, aunque se podría suponer el retiro de alguno de ellos, Ceresole manifestó: “En estos casos, las familias optaron por dejarlos internados todo el tiempo porque los protocolos son bastante rígidos y consideraron que era lo mejor para ellos”.

Según las disposiciones sanitarias, las personas que se retiren del lugar y que ingresen nuevamente deberían cumplir con un aislamiento de 14, aunque ello no habría sido positivo emocionalmente para los adultos mayores según lo explicado por la referente del lugar.

Contagios

Las tapas de los distintos medios nacionales se nutrieron a lo largo de la cuarentena de noticias que informaban sobre brotes de COVID-19 en distintos asilos, sobre todo de Buenos Aires. La irresponsabilidad de algunos propietarios o el desconocimiento de los protocolos a seguir, derivaron en numerosas muertes.

Consultada sobre ello, Ceresole destacó: “Hubo preocupación por ello debido a que hay épocas de frío, y es normal, en que tengamos personas con gripe o que levanten temperatura. De todas maneras, siempre estuvimos preparados para enfrentar cualquier eventualidad, porque hemos preparado una habitación con baño privado destinado a cualquier caso sospechoso de coronavirus”, señaló.

Desde el comienzo, el personal idóneo realizó capacitaciones por parte del Hospital Gobernador Centeno a fin de adelantarse a cualquier acontecimiento que pueda tener lugar. Esperemos que sigamos sin casos positivos en La Pampa y que nunca tengamos que utilizar esa habitación”, cerró.

Dejá tu comentario