POLICIALES | incendio | Bomberos Voluntarios | barrio Este

General Pico: principio de incendio en una vivienda en construcción

Una dotación de ocho integrantes intervino ante el llamado de un vecino por un presunto incendio en una vivienda en construcción. El propietario, manifestó estaba pronto a mudarse.

La tranquila tarde del sábado se vio abruptamente interrumpida ante el ulular de las sirenas de Bomberos Voluntarios. Raudamente, una unidad con al menos ocho personas, acudieron a una vivienda en construcción que se encuentra en calle 22 entre 39 y Ruta 1, de barrio Este.

Al arribar al lugar, las brasas producidas ya habían sido sofocadas aunque se requirió un importante trabajo para ventilar el espacio donde se produjo el siniestro. Para ello se debieron levantar piezas que conforman el techo del alero con la previa autorización del damnificado.

La subjefa del cuerpo activo de Bomberos, Ana Pinilla, explicó lo ocurrido unos treinta minutos después de la llegada: “Todavía están trabajando los chicos, pero ya no hay riesgo de propagación. El recalentamiento se produjo en el entretecho de la vivienda, que está en aparente construcción”.

Consultado el propietario, manifestó que al momento del hecho se estaba trabajando en la colocación de brea para sellar la membrana a las chapas. Esta sustancia, a alta temperatura, se filtró y cayó hacia el cielo raso tomando el aislante y parte de la madera de la estructura.

“Agarró un pedacito de amiplast, empezó a humear, hizo chispa y se fue propagando por el entretecho. El cielo raso es de manera, por lo que pudo haber generado una mayor propagación”, agregó la experimentada voluntaria.

La celeridad con la que actuaron los operarios que se desempeñaban allí, permitió que la situación no pase a mayores. “Cuando arribamos, ellos me comentaron que habían arrojado agua con una manguera de jardín, que es lo que tenían a mano. Nosotros no tiramos agua, trabajamos manualmente y con herramientas”, puntualizó.

Comentó Pinilla que se trató de un principio de incendio aunque tuvieron que constatar que no volviera a producirse otro foco. “Realizamos tareas de ventilación para ver hasta dónde llega, pero ya no quedaban elementos incandescentes, como le llamamos. La brasa había sido extinguida y el resto de la vivienda no sufrió daños”, dijo.

Por su parte, el dueño del inmueble afirmó que se encontraba pronto a mudarse a la vivienda, que ya se encuentra finalizada en un alto porcentaje. Aunque lamentó lo sucedido, se mostró confiado de poder hacerlo próximamente.

Dejá tu comentario