LA PROVINCIA | General Pico | invierno | Trabajo

General Pico: la historia de Leo, Patricia y el exquisito sabor del trabajo digno

Por Luis Matías González - A las 7:30 aproximadamente, los manjares que preparan están calentitos junto a él en la calle. El punto de encuentro con los clientes es en la esquina de 2 y 19 en General Pico.

La cámara de LA REFORMA, empuñada por el fotógrafo Jorge Baigorria como un arma de las buenas, de las que no destruyen sino todo lo contrario, como arma de construcción masiva nos muestra realidades cotidianas que nos interpelan, que nos ayudan a dimensionar distintos mundos que encontramos con solo levantar la mirada, hace una vez más su trabajo.

Debajo de la lluvia fría, en un miércoles gris de duro invierno pampeano, toma la imagen de Leo, quien junto a su compañera de vida Patricia, todos los días a las 4 de la madrugada se levantan a amasar y a preparar exquisitas rosquitas, tortas fritas, bolas de fraile.

El aguacero helado, para muchos bendito y necesario, a Leo le juega una mala pasada, por lo que trata de defenderse de su embate como puede, abrigado y protegido a medias con algunos nylons y una sombrilla. Igual, son estos días donde muchos clientes más se acercarán a buscarle compañía a la tibieza del mate o café mañanero para comenzar la jornada.

venta en la calle general pico.jpg

A las 7:30 aproximadamente, los manjares que preparan están calentitos junto a él en la calle. El punto de encuentro con los clientes es en la esquina de 2 y 19 en General Pico.

Y ayudarán, mucho, para poder sustentar la vida de los seis integrantes de su familia.

Leo irradia buena energía. "Yo estoy feliz con mi laburo, lo agradezco, porque gracias a nuestro trabajo podemos vivir la familia", dice con dignidad y orgullo.

Agrega que junto con una pensión que recibe su pareja, "vivimos bien".

De lunes a lunes Leo atiende con afecto, con el mismo que entrega a LA REFORMA para contar su historia.

Luego tomará su motito roja (ojalá con todos los tapers vacíos) y llegará a su casa satisfecho de que sus manos y las de su compañera lo hicieron de nuevo. Porque le ganaron una nueva batalla al desafío diario.

Los invitamos a pasar por la 2 y 19, serán muy bien recompensados. Deliciosamente recompensados.

Dejá tu comentario