Provinciales | Juan Carlos Marino | Ley Justina

"Fui víctima de una terrible operación política, de una canallada enorme"

El senador Juan Carlos Marino (UCR-La Pampa) eligió a La Reforma para hacer un descarnado relato sobre lo que le tocó vivir durante el proceso judicial que enfrentó a partir de la denuncia realizada por Claudia Guebel, sobre 'acoso sexual', causa en la cual resultó absuelto en dos instancias de la Justicia Federal.

El legislador no dudó en afirmar que se trató de una " terrible operación política, de una canallada enorme", y contó que vivió "un infierno".

Estamos terminando un año que no es el ideal para el trabajo en la legislatura, los años políticos son diferentes, más allá que no debería ser así. De todos modos, hemos seguido trabajando, terminamos con la Ley Justina, seguimos con la Ley de Talles y estamos trabajando con Fibrosis Quística, que se aprobó en Diputados y el año que viene la vamos a tener el en Senado. Hace un año que estamos trabajando con las asociaciones civiles que están en el tema. Además, seguimos con el programa Senadores por un Día y un trabajo muy intenso en la Biblioteca”, dijo el exintendente de Miguel Riglos.

Recalcó que “hemos trabajado mucho con la Comisión Bicameral de Inteligencia, ha sido un año muy movido por las circunstancias que son de público conocimiento, hemos recibido y escuchado a todos, en el marco de una comisión en la que soy el presidente pero estoy en minoría. Estoy contento por lo que se pudo hacer éste año”.

Sin mediar pregunta sobre el tema, Marino se refirió a la denuncia sobre acoso sexual. “El fin del año pasado y el principio de éste fueron muy duros para mi por ésta terrible operación política, de una canallada enorme, pero no bajé los brazos, seguí trabajando, me ajusté a derecho, me puse a disposición de la Justicia y, mientras tanto, seguí haciendo lo que hice desde el momento en que llegué al Senado. En Buenos Aires, nadie te regala nada, si uno no se esmera y no cuenta con un gran equipo, tenés que vivir haciendo comunicados de prensa para sobrevivir”.

-¿A esa operación política, se la adjudica a alguien?

-Estamos tratando de saber quien fue, no tenemos dudas sobre que se trata de una operación política, porque además todo fue muy burdo, tomado de los pelos. Esa noticia (la denuncia por acoso sexual) vende y por lo tanto en Buenos Aires fui durante un mes tapa de todos los diarios y pantalla en todos los canales. Cuando la Justicia me dio la razón, los títulos fueron muy chiquitos.

Hice lo que había que hacer, cuando esta mujer, Claudia Guebel, me denuncia, yo instruí a mi abogado para que me presentara en Comodoro Py, para que me pusiera a derecho. El juez me imputó, porque es lo que tenía que hacer, pero nunca me llamó a declarar.

Nosotros pusimos nuestros testigos, la señora Guebel los suyos, pero de los ocho que puso, siete dijeron lo contrario a lo que había dicho ella y el restante dijo que no sabía para que lo habían llamado.

La jueza definitiva fue una mujer, María Eugenia Capucchetti (en primera instancia había subrogado en juez Ariel Lijo), quien emitió un fallo contundente y el fiscal (Federico) Delgado, que todos sabemos que es uno de los más duros que hay, no apeló, porque evidentemente no había argumentos para eso. La señora Guebel sí lo hizo, pero la Cámara Federal ratificó el fallo de la jueza Capucchetti, y lo amplió aún más, sosteniendo que no había ningún tipo de situación que me involucre.

Así terminó una etapa en la que aprendí varias cosas, sobre la solidaridad de muchos senadores y senadoras del peronismo que inmediatamente se solidarizaron conmigo y que hasta se ofrecieron a ser testigos, pero yo les pedí que no lo hicieran, porque no quería que se transformara en una defensa corporativa.

También conocí las miserias humanas, personas, hombres y mujeres, a los que no les interesaba si era culpable o no, sino que querían ocupar mi lugar, querían mi banca. La verdad es que es muy triste que haya gente así.

En La Pampa hay algunos dirigentes, que no se si les cabe la calificación, que juegan a ser Maquiavelo y seguramente lo han leído, pero dudo que lo hayan interpretado...

-¿A quien se refiere concretamente?

-No, no voy a dar nombres porque no me interesa, gente de otros partidos y también del mío propio. Todos sabemos como fueron las cosas. De todas maneras, lo más importante que ésto me deja, es la gran cantidad de pampeanos y pampeanas que nos apoyaron durante todo el proceso.

Además, algunos van a tener que entender que en política hay que tener propuestas, hay que tener equipo, hay que trabajar y no hay que convertirse sólo una persona que hace comunicados de prensa para poder sostenerse. Hay que trabajar en serio, porque tengo el gran gusto de ser el autor de la ley que le permite a los trabajadores rurales jubilarse seis años antes, ser el autor de la Ley que le dio el plus patagónico a las empleadas domésticas, la Ley Justina y la Ley de Talles, entre otras...

Espero que Dios me de la suficiente inteligencia para poder descubrir de donde vino todo ésto, porque por ahora tengo sospechas, pero no tengo elementos, y como soy un hombre responsable... si algún día los tengo, lo diré sin ningún problema.

-¿Desde lo personal superó la situación?

-Fue realmente muy duro, muy duro, viví un infierno realmente, no solamente yo, sino mi familia, mi equipo, mis amigos, mi esposa y mis hijas también sufrieron mucho. Yo tenía la conciencia tranquila, sabía que la verdad estaba de mi lado y cuando apoyaba la cabeza en la almohada podía dormir tranquilo, pero también quiero que haya Justicia por lo que me hicieron. Esta señora tendrá que hacerse cargo, y quizá allí podamos descubrir quienes fueron los autores intelectuales de ésto.

Dejá tu comentario