DEPORTE | Ferro | Fútbol

"Fue especial volver a jugar todo un partido"

Ezequiel Riera no sólo volvió a ser titular en Ferro de Pico, jugar 90 minutos, sino que fue pieza clave en un equipo que tuvo que luchar con un trámite adverso en Sansinena y logró rescatar un punto de visitante.

Remarcamos lo de Ezequiel, porque decididamente el de la fecha pasada, por el Torneo Federal de Fútbol, no fue un partido más.

Este talentoso zurdo, que alguna vez desembarcó en el fútbol de la Pampeana desde Pacífico de Mendoza y no paró de tener logros significativos con la camiseta de Unión Deportiva Vértiz, Estudiantil y el mismo Ferro y otros clubes del Federal, arrancó el año complicado.

Un estudio médico lo llevó a una delicada intervención quirúrgica que, por suerte, fue totalmente exitosa. Pero por la complejidad de la misma lo obligó a una lenta recuperación que fue respetando a pleno y hoy le permitió volver a hacer lo que más quiere, jugar al fútbol a un muy buen nivel competitivo.

De todo esto hablamos con Riera al regreso con la delegación verde desde Sansinena, en principio analizando el empate en un tanto ante este rival del fútbol bahiense.

"Este punto vale -aseguró- porque nos permite mantenernos en la zona campeonato con una diferencia a favor, por el hecho de tener un partido menos".

Al preguntarle por el hincapié en este empate, Ezequiel dijo: "si lo comparamos con el que se dio ante Huracán Las Heras, uno concluye en que los puntos siempre suman lo mismo, pero en las circunstancias de partido en que se dan, hace que uno diga que un punto vale mas que otro".

"Sansinena es una cancha muy complicada. Las estadísticas marcan que es difícil para cualquiera sumar allí y eso quedó en claro también en este partido". "Ellos saben cómo jugarle al rival partiendo de una altura física importante y conocen a la perfección cada metro de esa cancha. De todos modos nosotros fuimos con la idea de siempre, que es hacer nuestro juego y tratar de ganar", insistió.

"En el primer fueron todas complicaciones, desde el gol de ellos, una cancha que no estaba bien el piso, y nosotros decididamente no estuvimos bien. Pero en el segundo fuimos ampliamente superiores, apostamos a nuestro juego por abajo, y desde el cuerpo técnico se mandó a cancha un equipo muy ofensivo, que funcionó como tal y de esa forma logramos el empate y entiendo que podríamos haberlo ganado como era la idea inicial".

Al preguntarle si ante el gol de Sansinena y el hecho de venir de un empate doloroso ante Huracán Las Heras, las dudas podrían haber aflorado sobre el rendimiento verde, el volante entendió la pregunta pero aseguró que "nada de eso pasó por la cabeza de nosotros. Porque en la semana anterior a este partido se analizó lo que había ocurrido ante Huracán, se trabajó para corregir los errores y el grupo asimiló muy bien el impacto negativo y salió con mucha decisión a cambiarle la cara a ese momento".

"Este es un grupo muy bueno en muchos aspectos -comentó- pero se caracteriza por hacer autocrítica y hay una voluntad de corregir errores, levantarse ante la adversidad y seguir creciendo. Lo de Huracán dolió pero hemos tenido otros partidos raros, donde te queda la sensación de las manos vacías, pero siempre hemos reaccionado y esta vez va a pasar lo mismo", anticipó.

Un partido especial

Analizando su actuación individual, donde volvió a ser titular luego de mucho tiempo y a la vez jugando todo el partido, Ezequiel coincidió que "fue un partido especial"."Me hubiera gustado que todo se diera con una victoria, pero uno queda con la sensación de que entregó todo lo que tenía y el punto reconforta". "Uno físicamente se siente bien, el técnico confió y me puso, pero se que no hice pretemporada, que antes de este partido había jugado unos minutos ante Olimpo y algo parecido ante Huracán, pero entiendo que debo seguir mejorando porque el ritmo de competencia es exigente y me falta estar a ese nivel", confesó.

"Yo sabía que en los minutos con Olimpo y especialmente cuando entré con Huracán no lo hice bien y tenía como una espina clavada. Bueno, hoy la sensación que tengo es de más tranquilidad, pero igual debo mejorar", insistió.

Ezequiel, en sus respuestas sobre la parte individual, insistió con el grupo que integra. "Yo me defino como un jugador de equipo, y a mi me potencia el juego colectivo. Pero ese grupo es muy compacto en todo sentido, en lo futbolístico y en lo anímico y eso entiendo que me ayudó mucho para poder estar de nuevo jugando".

"Soy una persona muy creyente"

La charla se instaló en lo que tuvo que atravesar en los primeros meses de este año, cuando tuvo que someterse a una intervención quirúrgica en su cabeza, sobre lo que -justamente- pasó por su pensamiento ante semejante decisión "Eze" confesó: "soy muy creyente". "No sólo es una fe religiosa, sino en la confianza que siempre tuve para todo. Además, el haber estado rodeado de la familia que tengo, de los amigos que he cosechado a través de fútbol, todos me transmitieron muy buena energía y confianza que hizo que todo lo transite con tranquilidad".

El saber de una operación compleja, la pregunta fue si pensó que su carrera futbolística se podía terminar. "Todo lo contrario -enfatizó-, si decidí aceptar operarme es porque lo que más quería era seguir jugando al fútbol y de esa forma lo iba a lograr. Bueno, todo se superó y hoy estoy volviendo hacer lo que siempre me apasiono, jugar a la pelota".

"Hoy -agregó- ya recuerdo todo eso como un anécdota, que en ese momento me impidió seguir entrenado y jugando, pero a la vez me fortaleció porque lo superé y recibí tanto afecto, tanto acompañamiento que uno nunca llega a imaginarse que lo tiene y eso si es inolvidable", remarcó.

Dejá tu comentario