Provinciales |

Formalizaron a un hombre que robó, hurtó y amenazó en distintos ilícitos

Los hechos se produjeron entre los meses de marzo y abril del corriente año. Le imputado será sometido a una rueda de reconocimiento por las víctimas pese al pedido de la defensa.

El juez subrogante Alejandro Gilardenghi formalizó esta mañana a un hombre acusado de haber cometido una serie de delitos por los cuales permanecerá en prisión, hasta que el procedimiento investigativo arroje pruebas contundentes. La fiscal María Soledad Forte, fue quien presentó los alegatos por parte del Ministerio Público Fiscal.

Desde la hora 12, la audiencia tomó lugar en la Sala II del Palacio de Justicia donde el implicado fue notificado y escuchó las acusaciones que pesan sobre él: ‘robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser comprobada’, ‘amenazas agravadas por el uso de arma de fuego’ y ‘hurto simple’, en concurso real.

El primero de los hechos ocurridos y mencionados por la representante del MPF responde al día 27 de marzo, cuando minutos después de las 10 horas el imputado ingresó a un terreno sin ejercer fuerza ni violencia. Allí sustrajo diez bolsones de arena vacíos, que fueron devueltos tras allanamientos y su posterior secuestro.
Indagado el día martes, el implicado debió responder por otra situación delictiva ocurrida el pasado día 4 de abril. “Cuando el damnificado llegó a su domicilio en calle 36 vio, presumiblemente, al imputado con otros dos masculinos intentando abrir la puerta de su casa”, comenzó narrando Forte.

Inmediatamente agregó que el damnificado estacionó la camioneta en la que se trasladaba frente a su hogar y al percatarse de ello dos sospechosos se subieron a un vehículo Peugeot. El restante, que sería la persona formalizada ayer, se acercó a la camioneta motivado por la violencia.

“Junto a la puerta del conductor le esgrimió un arma de fuego, tipo revólver de cañón largo, mientras le manifestó: ¡Tomátelas de acá porque te cagamos a tiros! Seguidamente, la persona se retiró marcha atrás en su rodado dando lugar a la huida de los delincuentes”.

La calificación legal provisoria por este hecho particular es la de ‘amenazas agravadas por el uso de arma de fuego’, una de las más gravosas que deberá enfrentar el implicado en la investigación que se sigue en su contra. Aunque esta no sería la única oportunidad en la que esgrimió un arma para amedrentar a una víctima.
En el hecho más reciente en el que habría participado la persona procesada está relacionada con un llamativo robo en calle 103: ‘El día 5 de mayo a las 22 horas ingresó con otros masculinos no identificados al patio trasero de una familia. Una vez en el lugar y empuñando un arma le sugirió a una mujer que se tire al piso.

La víctima ingresó a su domicilio desde donde logró oír el diálogo de las personas que irrumpieron en su propiedad privada: “Vamos que no hay nada”, dijo uno de ellos, mientras que otro respondió “pará, pará que acá hay olor”. Tras ello, se llevaron una planta de marihuana tras saltar el patio y amenazar a una vecina.

Forte puso en conocimiento y Gilardenghi explicó al imputado que la carátula es la de ‘robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser comprobada’. Ello es debido a que no pudo ser hallada y debe comprobarse el eficaz funcionamiento de la misma.

Alegatos

La fiscal que atendió en la causa solicitó como prueba irreproducible y única una rueda de reconocimiento de persona en contra del imputado, debiendo participar dos de los damnificados en cuestión. Ello debido a la vinculación que se podría lograr de los hechos más gravosos.

La mujer que sufrió el robo del mencionado robo, dice conocer al autor del delito nombrándolo por nombre y apellido, como así también por su apodo, el cual remite a su lugar de procedencia. “A su vez, surge la presencia del rodado que fue captado por las cámaras de seguridad de una vivienda colindante”, destacó la abogada al informar que el mismo tiene pedido de secuestro.

En este mismo sentido, indicó que si bien el implicado se presentó en tiempo y forma a prestar declaración, consideró pertinente la aplicación de la prisión preventiva por un plazo estimado en 90 días. La consideración para esta solicitud se basa en dos pautas en particular.

Por un lado, la pena que podría caberle al sospechoso por la acumulación de las causas junto a su condición de reincidente, justificarían una alta condena efectiva. Ello podría ser argumento para considerar el peligro de fuga. El peligro de obstaculización refiere al éxito o no del reconocimiento que podrían hacer las víctimas, por lo que la libertad del implicado sería un inconveniente a tal fin.

El abogado defensor, Guillermo Constantino, mostró su rechazo al reclamo solicitado indicando que ‘no tendría lógica’. Argumentó su posición al mencionar que la víctima del robo lo reconoció por nombre y apellido, sindicándolo por un anterior delito sufrido en manos del mismo implicado.

Así mismo, requirió que se lleve a cabo una medida de coerción sustituta a fin de alivianar la pena que deberá purgar su pupilo. La misma estaría relacionada con la prohibición de acercamiento, comunicación y contacto con los damnificados por el accionar del sospechoso.

Dictamen

Gilardenghi procedió al ordenamiento de los legajos presentados por la fiscalía, según la gravedad que estos implican. Por otra parte, dio lugar a la unificación de la defensa a la que tiene derecho el presunto delincuente, puesto que en un principio fue representado por Elba Pozze.

Con respecto a las peticiones del Ministerio Público Fiscal, dio lugar a la rueda de reconocimiento entendiendo que ‘puede ser favorable’ al detenido. En tanto, dio lugar a la prisión preventiva por un plazo de 30 días, sosteniendo los argumentos esgrimidos por Forte.

Dejá tu comentario