POLICIALES | fiscal | Pellegrino | Alcaidía

El fiscal Pellegrino formalizará a doce presos por la batalla en la Alcaidía

Los testimonios recabados a lo largo de esta semana, más los aportes de la tecnología llevará hoy al fiscal Juan Pellegrino a formalizar la imputación correspondiente a doce reclusos sobre los que estaría probada su participación en los gravísimos incidentes

Los testimonios recabados a lo largo de esta semana, más los aportes de la tecnología (cámaras) con que cuenta el interior de la Alcaidía de la Unidad Regional II, con sede en nuestra ciudad, llevará hoy al fiscal Juan Pellegrino a formalizar la imputación correspondiente a doce reclusos sobre los que estaría probada su participación en los gravísimos incidentes ocurridos en la medianoche del pasado domingo y las primeras horas del día lunes.

La batalla desatada en uno de los pabellones de esta sede policial pampeana tuvo el saldo fatal de un preso muerto y varios heridos, entre ellos dos policías de dicha dependencia.

Pellegrino les tomó, a lo largo de las últimas jornadas, declaración indagatoria a varios detenidos y en la mañana de este viernes "formalizará" a una docena de ellos, acusándolos -entre otras cosas- de "homicidio en riña", por la muerte de Luis Miguel De Titto.

Luego de este acto formal en los tribunales piquenses, la causa continuará hasta llegar al juzgamiento de los imputados donde se le aplicaría una pena importante, no tan dura como la de un homicidio simple o agravado, pero sí con coautores a todos los que se le formalice.

También te puede interesar: Reyerta en la Alcaidía de General Pico: habló el Fiscal Armando Agüero

La posibilidad de que la carátula cambie, puede darse por la incriminación o autoincriminación que se haga sobre un individuo en particular, algo que todavía no pasó y hay pesimismo en que eso ocurra por temas códigos o reglas internas. Por lo tanto la docena de presos que ya están en el banquillo quedarán expuestos a la condena antes mencionada.

El desarrollo de los hechos

Desde conocido lo sucedido en la Alcaidía, al día de hoy en que se hará la audiencia de formalización, fueron conociéndose detalles de la gravedad de los hechos. En principio se confirmó la muerte de De Tito, luego se supo que los heridos eran más de uno, entre ellos un hermano del muerto y también que un par de policías no la habían pasado nada bien.

Esos dos policías, ya en el terreno de la versión periodística, fueron llamados por los presos en la medianoche del domingo, con un pedido habitual de agua para beber. Fue así que en un descuido o simplemente al quedar en notable inferioridad numérica, los efectivos fueron reducidos por los presos de uno de los pabellones, le quitaron las llaves de la otra dependencia a la que estaban decididos a acceder, encerraron a dichos custodias mientras los agredían, le rompían los uniformes y así se lanzaron en búsqueda de los presos que estaban en otros calabozos.

Esta versión sería la que maneja la Fiscalía, apoyado en lo que luego pudieron contar los policías y en lo que quedó grabado por las cámaras. En ellas habría quedado filmado escenas tremendas con presos portando armas blancas denominadas "facas" y también típicas "lanzas tumberas" hechas con parte de palos de escoba (afilados en los extremos) que será tarea de investigación, como las tenían o cómo las fabricaron.

El ingreso de un grupo de unos siete presos a las celdas del otro pabellón generó el momento más violento con el saldo antes mencionado.

¿En qué pabellón estaba De Titto?

Minutos después de confirmarse la identidad del preso fallecido, Luis Miguel De Titto, una de las preguntas que surgieron fue a qué pabellón pertenecía este recluso, cómo su hermano y también otro preso herido de apellido Pérez.

También te puede interesar: ¿Quién era De Titto, el recluso fallecido en la Alcaidía?

Para sorpresa de más de uno se confirmó que los tres mencionados fueron parte de los presos que redujeron a los guardias y al quitarle las llaves fueron en búsqueda de otros detenidos portando "armas tumberas", a las que antes nos referimos.

La premeditación que existió en todo esto, es total siguiendo los detalles de la versión a la que accedimos y estamos contando. No sólo en la actitud de los presos que llamaron a los guardias policiales, los redujeron y encerraron, sometiéndolo a un momento muy difícil, sino que en el otro pabellón estaban sabiendo de lo que podía suceder, porque evidentemente los esperaron a De Tito y compañía con un "armamento" similar, o superior teniendo en cuenta que el muerto y los heridos correspondían a las otras celdas en donde definitivamente se generó la batalla con las consecuencias lamentables ya marcadas.

Con todo lo comentado se descarta la definición de "motín" para lo sucedido o de intento de fuga con este final, porque está claro que esa no fue la intención de los protagonistas de estos incidentes ya que, si hubieran querido fugarse, es muy probable que lo lograban ya que en un momento contaban con las llaves de toda la Alcaidía, con los guardias reducidos en una de las celdas y en un horario avanzado de la noche que podría haber favorecido ese objetivo muy común en ese tipo de situaciones.

Queda como algo anecdótico, pero que confirma lo antes mencionado, no sólo que nadie se intentó fugar, sino que algunos de los detenidos fueron los primeros que socorrieron a los policías víctimas de parte de todo lo grave que pasó en dependencias de la Unidad Regional II. Después llegaron otros efectivos, integrantes del Grupo Especial y demás autoridades policiales, pero ya con los sucesos cometidos y el saldo fatal inevitable.

Dejá tu comentario