DEPORTE | Ferro | jugador | fiesta clandestina

Ferro separó al jugador que organizó la fiesta clandestina

Ferro de Pico separó de la institución al joven de 18 años que organizó una fiesta en la residencia en la que se albergan deportistas que representan al Verde.

En la madruga del domingo, la Policía había sido advertida de una fiesta clandestina en la residencia dedicada al plantel de Básquet que juega el Torneo Federal. Este encuentro fue organizado por el único jugador que todavía allí vivía, pese a que la temporada para el Verde ya terminó.

La información fue confirmada ayer por el responsable del básquet del club, José Luis Sánchez, quien explicó a un periodista de La Reforma lo ocurrido en la madrugada del domingo y las medidas tomadas en consecuencia.

El dirigente contó que el albergue de Ferro es utilizado fundamentalmente por basquetbolistas que representan al Club en el Torneo Federal. El equipo del Barrio Talleres terminó su participación en el certamen hace ya algunos días, por lo cual siete de los ocho jugadores que allí se hospedaban habían regresado a sus hogares, quedando solamente uno, que había permanecido en la ciudad para terminar el colegio secundario, habida cuenta que aún debía rendir algunas materias.

El ese marco, el basquetbolista contaba con las llaves para ingresar a la residencia y la de su cuarto, por lo que aprovechó la situación para invitar a algunos amigos y amigas, aún cuando los encuentros sociales están expresamente prohibidos por las autoridades provinciales a partir de la situación de pandemia generada por el Covid-19.

Sánchez reveló que “me avisaron de lo que estaba ocurriendo en ese mismo momento, en la madrugada del domingo, y rápidamente decidimos que el deportista se alejara de la institución a partir de la gravedad de los hechos que había protagonizado. El reconoció su error y se mostró arrepentido, pero la decisión está tomada y no volveremos para atrás. Seguramente en las próximas horas quedará fehacientemente definida la expulsión del jugador, a partir de una determinación de la Comisión Directiva”.

Además, explicó que “en el área también vive un utilero, que no tiene la función de conserje, sino que fundamentalmente su presencia apunta a solucionar problemas que pueden ir apareciendo como, por ejemplo, si no hay agua caliente”.

Como se informó en nuestra edición de ayer, la Policía de La Pampa intervino en el lugar minutos antes de las 4 de la mañana del domingo, alertados por la música alta que se escuchaba desde afuera. Una vez que ingresaron, observaron la presencia de 18 personas, de los cuales 9 eran menores. Los mayores fueron notificados por infracción al Artículo 205 del Código Procesal Penal, mientras que los menores entregados a sus padres tras la intervención de la Comisaría Cuarta.

Dejá tu comentario