DEPORTE | Ferro de Pico

Ferro de Pico se rearma para visitar al líder

La caída ante Villa Mitre sin dudas que ha sido un golpe muy duro para Ferro de Pico. Porque fue en su cancha, ante un rival que lo tiene de 'hijo', en la despedida del año con su gente y, más aun, porque un triunfo lo hubiera puesto entre los cuatro mejores de la zona 2.

Pero el resultado ya está puesto y ahora no queda otra que levantarse rápido y armar el último viaje del año que es, ni más ni menos, a Mendoza donde lo espera el líder absoluto que tiene el grupo, Deportivo Maipú.

Ferro quedó séptimo en las posiciones, lo que significa que, hoy por hoy, no clasifica al hexagonal final.

En definitiva, de una previa ante Villa Mitre donde todo era ilusión y optimismo, se pasó a un arranque de semana con todo lo dicho en contra, pero sin margen para para planificar con tiempo el próximo compromiso que, como indicamos antes, tendrá al sólido puntero enfrente.

Villa Mitre le ganó bien, le hizo tres goles (que pudieron ser más) y, más allá de que no se acaba el mundo por un traspié en este tramo de la competencia, no hacer una buena lectura de la forma en que se perdió puede traer complicaciones peores.

Ferro no fue el de otras tardes, y eso ayuda a pensar que todo quedará limitado a los 90 minutos con los bahienses. Pero no se trata de aferrarse a posibilidades sino a saber que a la llamativa falta de gol que este equipo tienen solo ante Sol de Mayor sacó una luz de más de un gol de diferencia, el domingo ante Villa Mitre mostró problemas muy graves para evitar que el rival el haga mucho daño en cada ataque hacia el arco de Del Riego.

“No paran a nadie”, escuchamos decir desesperadamente a un plateísta ya con los tres goles baheinses convertidos. Y eso preocupa, más que todo porque ahora hay que ir a poner “la cabeza” en el terreno menos deseado, el del líder que, aunque no lo fuera, igualmente es sabido lo complicado que es hacerse fuerte en terrenos mendocinos.

Habrá que ver que ‘mano’ puede meter ‘Buli’ en el equipo. Porque ir a Mendoza con un medio juego con tan poca marca como el que mostró el domingo, sumado a la vulnerabilidad que mostró por los costados, es exponerse nuevamente al fracaso y, más allá de que después se cerrará el año, vendrá el parate y tiempo para barajar y dar de nuevo, los números quedan en la fría tabla y esos son los que mandan cuando la competencia regrese.

Tal vez en ese tiempo se analice la posibilidad que da el reglamento de traer dos o tres refuerzos o se puedan poner a punto los que están dando ventaja en la parte física, fundamentalmente los que no han podido debutar.

Insistimos, la derrota no es una más, pero tampoco se termino la historia. Será cuestión de ‘inflar el pecho’ para el desafío del próximo viernes y luego, con el resultado puesto, sacar una conclusión mayor de lo que dejó esta primer tramo de la temporada.

Dejá tu comentario