Provinciales | Comisaría Primera

"Esto es un avance en inclusión muy positivo"

La instalación de una rampa de acceso en el histórico edificio de la Comisaría Primera, donde también funciona la Unidad Regional II, generó sorpresa y satisfacción. El segundo jefe a cargo, Jorge Gorjón, explicó los motivos de la implementación.

General Pico es una ciudad con importantes deficiencias a la hora de facilitar el tránsito público y el acceso a edificios, tanto públicos como privados, para personas con movilidad reducida o discapacidad. El antiguo edificio donde prestan labores el personal de Comisaría Primera tanto como la Unidad Regional II, era uno de ellos.

Sin embargo, todo cambió en las últimas jornadas con la instalación de una rampa de acceso que facilitará el ingreso de personas mayores, en sillas de rueda o con otras complicaciones para moverse. Lo más valorable de esta decisión, es que la misma partió de una iniciativa interna.

El segundo jefe a cargo por la licencia de Daniel Guinchinau, Jorge Gorjón, dialogó con La Reforma para poner de manifiesto cómo surgió la idea: “Fue el comisario general Guinchinau, quien realizó el expediente que pasó por Jefatura de Policía, por la Municipalidad y luego fue aprobado”, comenzó explicando.

En este sentido, aseguró que se pretendía una rampa tipo ‘L’ que se prolongue sobre la misma vereda para brindar mayor accesibilidad a la Seccional, aunque ello quedó descartado por la incompatibilidad con el piso. “Se formuló este expediente ya hace varios meses, se autorizó la construcción y se instaló la semana pasada”, agregó.

Gorjón aseguró que, pese a que habitualmente no se ven personas que tengan dificultades para movilizarse en la Comisaría, el personal presta colaboración para la realización de trámites. “Si una persona tiene un accidente o dificultades para trasladarse para realizar un trámite, sabe que nosotros vamos con los sellos a su domicilio, certificamos la firma o hacemos lo que necesiten los vecinos”, indicó.

Entiende, entonces, que este nuevo acceso será sumamente beneficioso para personas mayores o aquellos que deben trasladarse con algún tipo de asistencia, que hasta el momento se veían obstaculizados por los escalones allí presentes. Insistió, en este sentido, que fue una decisión propia de Guinchinau y no motivada por quejas o reclamos.

Opciones

Gorjón afirmó a este medio que se había pensado en otras posibilidades, como la que presenta el Ministerio de Desarrollo Social en Santa Rosa: “En realidad, se había ideado una rampa desplegable, pero no daban las dimensiones. De todas maneras no la pudimos conseguir en el lugar en el lugar que consultamos”, apuntó.

En este sentido, aseguró que se construyó la actual, fija y atornillada al piso debido a que las “hidráulicas necesitan una mayor amplitud, no se podía poner”. Complementariamente, informó que se trata de un edificio histórico, por lo que no cabe la posibilidad de realizar fuertes modificaciones al respecto. “Este acceso se puede quitar el día de mañana si fuera necesario pero en el caso del segundo piso se podría instalar un ascensor, ya que el hueco está”, sostuvo.

De todas maneras, el propio jefe descartó que ello pueda llevarse a cabo debido a que ya hay proyecciones con respecto a las nuevas instalaciones de la UR II: “El edificio nuevo ya se ha diseñado, se han aprobado los planos y por lo que tengo entendido, podría comenzar a construirse a la brevedad. Esta edificación quedará para la Comisaría Primera, pero no sé qué destino tendrá la segunda planta”, explicó.

El espacio exclusivo para la Unidad Regional II y sus dependencias ya tiene su lugar asignado. El mismo se construirá en la antigua sede de la Brigada de Investigaciones, en calle 103 y 12 donde, según lo informado, se abrirá una calle para tener mayores facilidades, entre las que se incluirían accesos más amigables para las personas con movilidad reducida.

Inclusión

El segundo jefe de la UR II aseguró que, “si no se hubiera aprobado este proyecto, seguramente otra iniciativa se presentaría”. A diferencia de otras modificaciones estructurales, esta rampa requirió la elevación del proyecto y la posterior aprobación de la Jefatura policial tanto como del municipio.

“Por supuesto que esto es un avance en inclusión porque si alguien quiere ir en silla de ruedas a la Comisaría, podría hacerlo sin problemas, podría subir. Hace unos meses atrás tendría que ir con alguien y los uniformados de guardia le tenían que abrir la puerta, pero no es lo correcto. Hoy, una persona con movilidad reducida puede acceder tranquilamente y eso es sumamente positivo”, concluyó.

Dejá tu comentario