Editoriales |

Esperamos que cumpla su palabra

¿De verdad Cabandié, de verdad dos meses después de haber recorrido con el gobernador Ziliotto el cauce seco del río Atuel usted cree ahora que el problema es el cambio climático? ¿De verdad en apenas 60 días cambió así de opinión y ahora cree que “estos problemas van a ser recurrentes y producto del cambio climático van a seguir sucediendo”? ¿De verdad señor Ministro?

A los pampeanos nos sigue resultado inexplicable lo que ocurre, no podemos entender y mucho menos aceptar que, contra todas las explicaciones y las razones, históricamente, una tras otra, las administraciones nacionales hayan apoyado los planes mendocinos. Mucho más ininteligible se nos hace un cambio de actitud tan pronunciado como el del ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié.

Como recordarán, el funcionario nacional visitó en marzo el cauce seco del Atuel y ahí mismo dijo que había venido a La Pampa a “visibilizar un problema de muchos años” y aseguró que “la única salida posible es la fraternidad entre los pueblos” que había que “sentarse a dialogar, siendo justos y partiendo de los principios de equidad y de protección de la biodiversidad”, al tiempo que adelantó que Nación se comprometía “a ser parte de las discusiones en el marco del federalismo, la equidad y el derecho al agua que establece la Constitución”. Y si, los pampeanos nos entusiasmamos, le creímos, pensamos que, por fin, que ahora sí, que esta vez podríamos encaminar un conflicto que nos ha quitado el sueño por años y que afecta gravemente a una parte de nuestro territorio y, por ende, la vida de muchos de nuestros pobladores. ¿Nos equivocamos?

Compartimos la pregunta de la FuChad, que una vez más denunció, refrendando su postura y lucha histórica, el intento del gobierno mendocino de apropiarse del agua del río Colorado a través de la obra Portezuelo del Viento: “por qué un gobierno nacional jaqueado por una deuda externa enorme, con una economía paralizada por la pandemia más grave del siglo, sigue apoyando una obra disparatada destinada al fracaso?” Un interrogante sin respuesta, que como la misma Fundación Chalideuvú aclara en el reciente documento, “la historia inmediata nos responderá”.

Qué cambió para que Cabandié modificara su visión y su actitud desde el día de su visita a la fecha, esa es y será una gran incógnita. “No vamos a estar impávidos ante la realidad, solo observándola, sin poner por delante nuestras obligaciones, vamos a hacer ejercicio de la responsabilidad que tenemos en el cumplimiento de nuestras obligaciones”, nos dijo el ministro cuando visitó La Pampa. Qué cambió en dos meses.

Mendoza sistemáticamente ha dado la espalda a las normas constitucionales, legales e interjurisdiccionales, Mendoza ha querido siempre hacer y deshacer ignorando lo que pasa fuera de los límites de su provincia, ha actuado como si los ríos le pertenecieran, a Mendoza sólo le importa Mendoza y Portezuelo del Viento es para ellos una obra estratégica. Si logran materializarla, se habrán apropiado de una porción muy importante del caudal del río Grande, principal afluente del Colorado, provocando una crisis hídrica gravísima, que les importa un bledo, quieren Portezuelo y los demás que se jodan.

¿Los van a dejar? ¿Contra viento y marea, los van a apoyar para seguir adelante? ¿Qué implicancias tienen las palabras del ministro cuando dice que van a “acercar posiciones” o “ser facilitadores del diálogo en búsqueda de la solución”, si luego el gobierno nacional le gira a Mendoza una cifra cuantiosa en dólares para la obra de Portezuelo del Viento”? ¿Cómo tenemos que entender lo que está pasando?

¿Cómo tenemos que decodificar las declaraciones de Cabandié cuando nos habla de los “problemas vecinales entre distintos estados que produce el cambio climático” y compara nuestra situación con la tremenda sequía de la cuenca del Paraná o el Iguazú? ¿A qué “camino de la fraternidad y la solidaridad entre pueblos vecinos” se refiere? ¿Por qué no dice también que Mendoza hace un uso personal del Atuel desde hace décadas, que Mendoza se ha apropiado del agua de La Pampa?

Con el debido respeto señor ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, una cosa son las consecuencias del cambio climático y los problemas entre jurisdicciones y otra muy distinta es la apropiación de recursos. Los pampeanos esperamos que, como usted nos dijo en ocasión de su visita a nuestra provincia, usted sea, en este conflicto, “parte de las discusiones en el marco del federalismo, la equidad y el derecho al agua que establece la Constitución”. No twitee más, no intente aclarar sus dichos, no importa si lo “malinterpretamos” lo que importa es que usted cumpla su palabra, nada más.

Dejá tu comentario

Te puede interesar