Provinciales | escuela | pampeanos | maestra

Pampeanos llevarán donaciones a escuela de montaña en Catamarca

Un grupo de 13 pampeanos iniciaron ayer una travesía solidaria que los trasladara hasta la escuela del pueblo "El Tolar", una comunidad rural de Catamarca, con donaciones para los alumnos y el personal que trabaja en el lugar.

Manuel Benéitez, uno de los viajeros, explicó que la iniciativa se gestó a partir de conocer el reclamo público de la directora/maestra Amalia Agüero pidiendo la construcción de un camino para el lugar, ubicado a 3200 metros sobre el nivel del mar, en plena Cordillera de los Andes. “Sólo se llega a través de caballos o burros. La maestra, por ejemplo, tiene que hacer 10 horas de camino”, contó, y detalló que el desafío pampeano será cubrir los 25 kilómetros que separan El Durazno –el último paraje al que se puede acceder con vehículos- y la escuela en cuatriciclos, lo que insumirá un lapso de “entre 8 y 10 horas”.

La postergación del viaje que generó la pandemia permitió, contó Benéitez, “organizarlo mejor. Nos contactamos con la maestra, le pedimos los números de calzado de los 27 alumnos y compramos zapatillas para todos. Y después, con el boca a boca, terminamos juntando mochilas, pelotas, juegos didácticos… de todo un poco, además de los alimentos”.

Además de la compra de lo que llevarán y los demás gastos que insume el viaje, los pampeanos contrataron los servicios de los burros para que transporten la mercadería ya que “no la podemos llevar por el camino y porque, por suerte, son bastantes cosas: cada burro lleva cargas de hasta 50 kilos”, graficó.

Una vez en El Tolar, la idea es compartir momentos con los alumnos y la comunidad educativa. “Conseguimos unos chivos para comer todos juntos, con los chicos, la maestra, los porteros, todos… porque nosotros hacemos esto por placer, pero esa gente hace patria de verdad”, precisó, y adelantó que la estadía también incluirá “paseos en cuatri para los chicos que quieran, porque por ahí es una cosa que no puedan hacer más en su vida”.

Benéitez se esperanzó con que el viaje “sirva para darle un empuje al reclamo por la construcción de un camino, sería maravilloso… Viendo como vive esa gente te das cuenta de que es tan necesario… Hace unos meses un chiquito se golpeó la boca y para que lo atiendan improvisaron una camilla con una cama y entre 8 personas hicieron postas de dos horas cada uno para bajar los 3200 metros…”.

Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario