POLICIALES |

En menos de tres horas, la ciudad registró ocho accidentes de tránsito

Los siniestros viales fueron de distinta gravedad, y algunos de ellos requirieron el traslado de las víctimas al Hospital Gobernador Centeno. Se produjeron un plazo de tiempo no mayor a las tres horas.

Luego de un fin de semana largo en el que los accidentes otorgaron un pequeño descanso a la ciudad, como a las autoridades policiales que intervienen en estos casos, tras el feriado la indeseable estadística de siniestros vial volvió a incrementarse. En la jornada de ayer, se contabilizaron un total de cinco hechos hasta el cierre de la edición.

La primera de las situaciones a las que se hace referencia, se produjo en el horario de habitual descanso para los piquenses, minutos después de la hora 15:30. Según se pudo conocer a través de las autoridades responsables del Área de Accidentología, sólo fue un susto para los ocupantes del rodado, una Honda 250cc.

Cuando circulaban por Isidoro Brunengo, un hombre mayor junto a dos menores golpearon contra la cinta asfáltica tras reventarse uno de los neumáticos del vehículo producto de una pinchadura. Afortunadamente, detrás de los mismos no circulaba ningún automotor y se evitó así un accidente de mayor envergadura.

Los ocupantes no utilizaban elementos de seguridad al momento del hecho, por lo que la observación del personal del Sistema de Emergencias Médicas requirió mayor atención, trasladando a los mismos hasta el Hospital Gobernador Centeno. Personal policial de Comisaría Tercera tomó intervención allí.

Apenas transcurrieron unos minutos más de media hora para que los trabajadores del área idónea desarrollen sus labores en otro accidente, en este caso, en el barrio Indios Ranqueles. Fue allí donde una mujer y su pequeña hija de diez años debieron ser observadas tras impactar con su motocicleta 110cc. a un Vw Bora, en el cual se trasladaba conductora mayor de edad.

El hecho en cuestión se produjo cerca de la intersección de las calles 33 y 46, cuando el conductor del rodado de mayor porte realizó una maniobra indebida, impactando contra el menor de los vehículos. La situación preocupó a vecinos del lugar que se acercaron para conocer la situación de salud de las víctimas, sobre todo de la joven.

En otro de los eventos referidos al tránsito que engrosan los lamentables números al respecto en la localidad de General Pico, volvieron a estar involucrados un auto y una motocicleta, en calles 502 y 535. Las consecuencias producidas por este hecho particular, darían lugar al evento más grave de ayer.

En oportunidades, las calles de tierra parecen aportar ciertas libertades para quienes las transitan. La falta de semáforos, líneas demarcatorias que se observan en el asfalto,y hoy más, no son posibles en este tipo de arterias que se observan primordialmente en los barrios periféricos.

Tal vez, ello fue argumento para que una motocicleta de gran cilindrada impacte en el lateral derecho de un Fiat Uno, generando daños no sólo en las puertas, sino también destruyendo las ventanas del mismo lado. Según testigos presenciales, el motociclista habría sufrido una fractura en una de sus extremidades inferiores, debiendo ser trasladado al hospital local.

El paso, ¿de quién?

El ceder el paso es en General Pico una cuestión de caballerosidad, más que una cuestión de cumplimiento de normas. Las dificultades para interpretar o respetar las normativas impuestas, derivan en accidentes que, en muchos casos, podrían ser evitables.

Minutos después de la hora 16, un hombre mayo fue embestido por una motocicleta que era conducida por una mujer, en calles 3 y 32. Pese a las dificultades del hombre por trasladarse, pudo retirarse caminando del lugar luego de haber sido atendido por el personal médico que arribó al lugar.

Tal vez, uno de los accidentes más preocupantes que se produjeron en la jornada de ayer, fue el suscitado en el cruce de calles 2 y 13. Aunque el lugar parezca no ser propenso para que allí se produzcan este tipo de situaciones, en especial por la arteria doble mano y las hendiduras al llegar a la intersección por la calle impar, la colisión igualmente se produjo.

En este caso, un Chevrolet Corsa utilizado como transporte de pasajeros afectado a una base de taxis, fue colisionado en su lateral derecho por un Peugeot 207 gris. Éste último circulaba por la vía doblemano cuando impactó sobre el restante automotor, que había sido contratado por una mujer embarazada.

A pesar de esta situación, la joven no resultó con heridas graves, al igual que las víctimas anteriores, pero fue derivada al nosocomio local a fin de realizarle estudios preventivos por su estado. Cabe mencionar que el tránsito fue derivado por un importante lapso de tiempo, para que el personal interviniente desarrolle sus labores con normalidad.

Sin lesionados

En comunicación con personal de División Siniestros Viales, comunicaron a diario La Reforma que más allá de los accidentes mencionados con anterioridad, se han producido tres más en los cuales no tuvieron participación. Así mismo, indicaron que afortunadamente, en ellos no se registraron lesionados.

Dejá tu comentario