LA PROVINCIA | Dólar | Bolsa | Economía | Elecciones

Empresas de Pico paralizadas por "falta de precios"

Varios comerciantes y empresarios de la ciudad coincidieron en afirmar que se está viviendo una situación de mucha incertidumbre, motivo por el cual decidieron suspender las ventas hasta que la situación se normalice.

Todos coincidieron en que habrá aumentos de precios, que van a ir más allá de los porcentajes de los últimos meses.

Los empresarios piquenses, como en el resto del país, se encuentran en una situación compleja a partir de la nueva devaluación del peso, ya que “el aumento del dólar” los dejó “si precios de referencias” y no quieren vender por temor a perder dinero a la hora de reponer.

En el marco de un sondeo realizado ayer por periodistas de La Reforma, hubo quienes trataron de llevar tranquilidad a sus clientes y empleados, señalando que todo está normal, se mantienen todas las promociones y promociones (hasta ayer) no hubo remarcaciones.”Si bien es muy pronto, porque la crisis se profundizó el lunes, no hemos tenido ningún tipo de problemas con el abastecimiento de mercaderías”, reveló una de las fuentes consultadas, del rubro de los supermercados.

Distinta es la situación, por ejemplo. en el rubro automóviles y motos, ya que las que muchos de los componentes de esos vehículos son importados o, por lo menos, tienen un alto porcentaje de elementos importados.

“No estamos vendiendo motos, repuestos, ni cascos”, sostuvo otro de los empresarios consultados. Desde la empresa a que representamos nos dijeron que no había precios, que había que esperar a que transcurran los días y todo se estabilice, pero creemos que el aumento va a estar en el orden del 30 por ciento”, agregó.

En el rubro jugueterías la situación es compleja. A la falta de definición sobre cuándo es el Día del Niño (el segundo domingo coincidió con las elecciones), se le sumó esta profundización de la crisis y los comerciantes se encuentran en marco de “total incertidumbre”.

“Vemos que la gente está desorientada, es como que no sabe que hacer. Sabemos que lo nuestro no es un producto de primera necesidad, por eso consideramos que si aumentamos los precios va a ser mucho más difícil vender. El mes de agosto es muy importante para nosotros, pero nos encontramos con esta situación que no es para nada favorable. Algo muy similar nos ocurrió en el inicio del ciclo lectivo”, expresó otra de las personas consultadas.

Además, reveló que “ni los importadores, ni los fabricantes argentinos están dando precios hoy, seguramente van a esperar que la situación se estabilice y a partir de allí se empezará a ver cuales son los precios de referencia”, aunque insistió con que “somos conscientes que la gente no tiene dinero, por eso tampoco podemos aumentar la mercadería”.

Amargamente, empleados de una concesionaria de automóviles contaron que “desde el lunes no podemos vender nada, no hay lista de precios, pero nos han dicho que en las próximas horas va a salir una para que tengamos como referencia”.

Explicaron que en los últimos dos meses “la situación había mejorado un poco a partir de la decisión del gobierno de los descuentos dispuestos por el Gobierno, pero ahora nos encontramos con esta situación, que nos vuelve a poner en una muy mala situación”, explicaron.

Estimaron que “seguramente la nueva lista de precios va a venir con aumentos, pero no creo que acompañe porcentualmente a la devaluación, porque sería muy difícil vender un auto un 30 por ciento más caro”.

En el mismo sentido se pronunció el representante de un corralón de materiales. Nadie tiene muy en claro cuáles serás los precios en las próximas horas, motivo por el cual han preferido restringir las ventas al máximo.

Este medio gráfico también consultó ayer a un panadero de esta ciudad, quien estimó que la harina también sufrió un importante aumento en las últimas horas. “La verdad es que todavía no he comprado, porque hago el pedido cada 15 días, y recién este jueves (por mañana) voy a volver a comprar. Hoy (por ayer) no tengo idea de los precios, pero seguramente con esto del dólar la harina debe haber subido, y cuando me digan me voy a caer de espaldas”.

“En el último pedido pagué 850 pesos la bolsa, y ahora calculo que debe estar alrededor de mil”. añadió.

Asimismo el trabajador lamentó que “sea lo que sea el aumento, no se puede trasladar al mostrador, porque las ventas ya están en baja”.

Cabe apuntar que a partir de la importante suba en el valor del dólar que se produjo el lunes, la mayoría de los molinos harineros del país no entregaron mercadería a las panaderías, y ayer se hablaba de un aumento estimado en un 20%, lo que podría provocar un incremento en el precio del pan en las próximas horas, dependiendo esto de cada empresario del rubro de los panificados y también si el gobierno nacional logra o no la difícil misión de estabilizar la economía en la Argentina.

Lo concreto es que vastos sectores del comercio están muy preocupados, tienen la mirada puesta en las medidas económicas que se anunciarán en las próximas horas y esperan que sus proveedores definan las estrategias y, fundamentalmente, que aparezcan las nuevas listas de precios.

Dejá tu comentario