Iglesia

El Padre Martín Llanos se despide de Rancul

A casi un año y medio de haber llegado a la zona norte provincial para ser el párroco de las Iglesias de Quetrequén, Chamaicó, Parera y Rancul, el Padre Martín Llanos dará hoy su última misa en la Parroquia de Rancul, ya que continuará sus tareas religiosas en la Capilla ‘La Merced’ de General Pico.

La novedad se conoció recientemente, en el marco de algunos movimientos de sacerdotes de la provincia dispuestos por el Obispo de La Pampa.<EM>Este domingo Llanos brindará su última misa en esta localidad, y antes de que eso ocurra, La Reforma quiso dialogar con quien acompañó a los católicos del norte pampeano desde el mes de noviembre de 2018, provocando un importante movimiento en la Parroquia de Rancul, en la cual se ven muchas actividades, a partir de distintos proyectos que se fueron concretando con el correr de estos meses.

Con mucha calidez, el Padre Martín nos explicó que “todos los años el Obispo de la Diócesis de Santa Rosa provoca distintos movimientos de sacerdotes en orden a una mejor y más cercana atención pastoral para toda la gente, teniendo en cuenta las dilatadas distancias que tenemos en la provincia y también teniendo en cuenta que no somos tantos los sacerdotes, así que hay que reacomodar un poco el personal para que los servicios que se presenten sean más efectivos y se pueda llegar a mayor cantidad de gente. Nuestro trabajo consiste fundamentalmente en ir formando a los laicos para que vayan asumiendo responsabilidades en la conducción de las comunidades”, acotó.

Llanos también detalló que “dentro de ese movimiento apareció también el mío que me mandan de responsable de la comunidad de La Merced en General Pico, donde siembre habrá un mate caliente y una oreja amiga para escuchar, saludarnos y darnos un abrazo porque estamos dentro del radio de influencia de un montón de actividades que se realizan en la zona, sobre todo teniendo en cuenta que nuestros pueblos están un poquito restringidos de algunos servicios entonces mucha gente acude a Pico por médicos y distintos trámites, así que espero vernos pronto en algún momento y sepan que en la parroquia La Merced habrá un amigo que los espera siempre”, apuntó.

Llegada

El Padre Martín arribó a nuestra localidad iniciando el verano del 2018 y apenas llegó se fueron notando diferentes actividades y movimientos que le dieron mucha vida a la Iglesia ‘San José’.

El Párroco recordó que “cuando llegué algo conocía a Rancul porque había andado por acá en alguna Semana Santa y había compartido Pascua con la comunidad de Rancul y Quetrequén. No así Parera, que la conocí ahora”, explicó. Además resaltó que su paso por Rancul “fue una experiencia muy linda, muy fuerte e intensa, ciertamente me llevo un montón de amigos y gente querida. Uno deja de ser el cura que está a cargo de la conducción pastoral de una comunidad, lo que no deja de ser en el corazón es el amigo de, cercano a, y esta es la idea siempre que uno llega a una comunidad”.

“Rancul me ha brindado un montón de gente querida, conocida, amiga y gracias a Dios sé que a cualquiera que le levante el teléfono y le diga que llego a Rancul, tendrá una cama y un plato de comida sin negármelo y eso es un poco el premio, si cabe la palabra, que uno ha podido cosechar en este tiempo”, observó.

En cuanto al trabajo realizado en este tiempo entre las comunidades vecinas, el Padre Martín destacó que “fue una linda experiencia compartida entre Rancul, Chamaicó, Quetrequén y Parera, de esta Iglesia que quiere ser comunidad de comunidades, es un lindo desafío el poder caminar juntos también desde la parte religiosa y poder proyectar y soñar juntos un camino cristiano a partir de nuestra experiencia de fe. Hemos podido lograr varias experiencias: las asambleas de comunidades que hicimos en Quetrequén, hemos podido compartir las fiestas patronales, últimamente hicimos la cabalgata brocheriana; gracias a Dios ojalá que los hermanos que están en las comunidades puedan seguir intensificando y fortaleciendo esos lazos pero esa es la experiencia verdaderamente de iglesia que debemos construir todos y que es el sueño también de nuestro Papa Francisco”, enfatizó.

Del mismo modo, el sacerdote que ahora cumplirá funciones en la ciudad de General Pico remarcó que “es tan importante soñar y proyectar con ilusión, con alegría, con ganas, y como muchas veces repetí a lo largo de todo este año, superar el pesimismo del no se puede. Hay muchas cosas que a la iglesia siempre nos hace mucho daño, el ‘siempre se hizo así’ y el ‘no se puede’, con el auxilio de Dios uno puede llegar a muchas cosas, puede soñar mucho y puede concretar esos sueños. Nosotros gracias a Dios hemos podido caminar juntos con los hermanos de las distintas comunidades pero también hemos podido caminar con las Instituciones, con las autoridades, nos tocó justo ahora el cambio de autoridades en los distintos pueblos y siempre con una mano tendida, disponibilidad, cercanía, cordialidad, creo que uno de los grandes desafíos que nos quedan pendientes es seguir fortaleciendo el dialogo, cada vez más dialogo, menos enfrentamiento, menos confrontación, siempre el dialogo sana, enriquece, fortalece, hay que seguir trabajando en eso”.

Vocación sacerdotal

En este último tiempo se conoció que un joven de nuestra localidad seguirá los pasos del padre Martín y se iniciará en el seminario para estudiar y concretar su vocación de ser sacerdote. En tal sentido, Martín Llanos resaltó que “siempre que aparece una vocación sacerdotal, como es el caso de un joven de Rancul que ingresará al seminario ahora el 1° de Marzo, Juan Cruz, yo creo que lo importante es estar cerca de los jóvenes, acompañar sus búsquedas, acompañar sus sueños, creo que el trabajo más grande que hace el sacerdote es el de estar cerca. Juan Cruz ahora ingresa al seminario para seguir confirmando esas señales que Dios va mostrando en el camino de la vida para que uno pueda decir ‘esto es lo mío’ y seguirlo firmemente porque seguir ese camino es seguir el camino que nos lleva a la felicidad. Yo creo que el señor nos hizo ese regalo a todos, tenemos que seguir acompañando a Juan Cruz y ojalá Dios quiera que a medida que vaya avanzando en su camino formativo y de discernimiento pueda alcanzar a ser sacerdote”.

Iglesias evangélicas

Hace varios años que en Rancul se instalaron numerosas Iglesias Evangélicas y todas ellas cuentan con un gran número de fieles que asisten casi a diario a las celebraciones que realizan sus pastores. Consultado sobre su relación con ellas y el terreno que fueron ganando, el Padre Martín destacó que ‘no competimos, cada uno tiene lo suyo y cada persona lo busca a Dios y ya ese hecho es muy grande y muy lindo y hay que seguir buscándolo, el que lo busca a Dios en algún momento encuentra la verdad. En estos pueblos hemos tenido unas muy lindas relaciones con algunos hermanos de otras confesiones y quisiera aprovechar para agradecer a alguien en particular, al Pastor Adán Pereyra, un gran hombre que busca a Dios, un hombre bueno, un hombre santo y la verdad que hemos podido trabajar juntos y cada vez que nos encontramos nos damos un fuerte abrazo y se siente ese deseo interior del corazón de poder estar cerca de Jesús y eso es muy grande‘.

Asimismo, el párroco agregó que “me permito aprovechar este espacio para decirle gracias a todos los hermanos de las comunidades evangélicas y de otras confesiones que convivimos en los pueblos y que hemos podido caminar bien, vuelvo a insistir, unidos nos fortalecemos, divididos nos debilitamos. Ese trabajo por la unidad tiene que aparecer permanentemente, no solamente en las cuestiones de la religión sino en todos los aspectos de la vida, no puede haber ninguna cosa que sea más poderosa que el deseo y la búsqueda de la unidad”.

Papa Francisco

Otro de los puntos de diálogo con el Padre Martín por supuesto que fue su visión sobre las polémicas o los cuestionamientos que todos los días escuchamos al Papa Francisco y en ese aspecto, el sacerdote recalcó que “creo que el Papa está cumpliendo con su misión, que no es sólo para los argentinos, tiene la misión de conducir la Iglesia que está en todo el mundo. Yo creo que tenemos que sacarlo al Papa de las problemáticas nacionales, no meterlo en el medio de las roscas nuestras, creo que tiene otra misión, le toca en este momento a un argentino, será en otro momento alguien con otra nacionalidad como ha sido antes de Bergoglio y nosotros tenemos que tratar de desmarañar un poquito toda esa maraña que se arma en torno al Papa porque no nos hace bien a ninguno y además el papa vive en Roma, a miles de kilómetros de distancia de Argentina. Nosotros tenemos que ser protagonistas y constructores de una nueva argentina en nuestra tierra”.

“Siempre aparece la intencionalidad de alguno que a uno lo quieren meter en roscas que no está metido, entonces el tema está en la madures de cada uno de subirse a esa rosca o no, yo creo que nunca hay que perder de vista que el Papa tiene una misión de paz, de unidad, religiosa en el mundo entero, Argentina es un puntito en el mapamundi y el resto del mundo es mucho más grande, hay que siempre mirar con mirada más amplia, abarcativa, el que mira estrecho, mira poco, en cambio el que mira a lo grande ve un poco más”, añadió.

Balance

En sus últimos días como Párroco de esta localidad, preguntamos a Llanos sobre actividades o tareas pendientes que dejaba en esta comunidad y nos explicó que “cuando uno tiene que salir para otro lado empieza a hacer una suerte de balance y siempre digo que el sacerdote esta para cumplir la voluntad de Dios, y la voluntad de Dios pasa por la voluntad del Obispo que es quien ve el mapa grande de La Pampa y él sabe dónde tiene que poner a sus sacerdotes para que la Iglesia este presente. Nosotros obedientes al Obispo tenemos que saber que a donde él nos va pidiendo que estemos, es donde él ve que nos necesita porque es él quien hace el discernimiento de la voluntad de Dios para cada sacerdote. Siempre a uno le quedan ganas de un poco más, siempre las cosas tienen sabor a poco, pero es la voluntad de Dios, humildemente uno la acepta porque para eso se hizo Cura”, precisó.

Mensaje

Por último, el ‘Padre Martín’ como lo llamamos en Rancul, dejó un mensaje para las localidades vecinas que lo albergaron en este tiempo y pidió que “sigamos trabajando por la unidad, que las divergencias domesticas no nos separen, todavía tenemos como pueblo, como nación una deuda que es la deuda de la desunión, no la hemos podido saldar todavía y eso nos hace mal. Trabajemos por la unidad, por estar juntos, que nadie se crea superior a nadie, evitemos cualquier forma de empoderamiento, de querer ser dueños, de pretender manejar las cosas desde la prepotencia, la altanería, tratemos de ser humildes, sencillos, y sobre todo siempre y en todo momento buscar el bien para todos, que el egoísmo no domine nuestras vidas ni nuestras opciones, entonces que siempre cuando trabajemos busquemos el bien de todos. Cuando todos estamos bien, también uno individualmente lo está y es feliz. Más diálogo, más unidad y agarremos todos la bandera de nuestra patria que es la de todos. Salgamos de posturas individuales, de partidismos, saquemos del medio la prepotencia”, señaló.

“Además le pido a Dios la gracia para ustedes de poder caminar cada vez más cercanos, unidos y fraternos, ahí empieza la reconstrucción de nuestra patria”, completó.

FUENTE: Agencia Rancul

Temas

Dejá tu comentario