Provinciales | gimnasios | Fernanda Alonso

El gimnasio, un aliado de la salud que necesita abrir sus puertas

Luego de que la intendenta Fernanda Alonso los recibiera en su despacho municipal este último martes, referentes de los gimnasios de la ciudad comenzaron a evaluar alternativas y a sacar conclusiones de cara a continuar con las puertas cerradas. 

En cuanto a lo económico, referentes de gimnasios le plantearon a Fernanda Alonso, todos los gastos que continúan teniendo, sin ingreso alguno. Respecto a la salud, manifestaron que son muchas las personas que acuden a un gimnasio por diferentes necesidades o incluso rehabilitación.

Además, hicieron hincapié en la cantidad de días sin casos en la provincia y ejemplificaron con otras provincias que ya habilitaron actividades físicas, entre otras ideas que fueron planteadas.

Uno de los voceros del encuentro con la mandataria local, Raúl Ursino, brindó algunos detalles en diálogo con La Reforma, en representación de los 43 profesores que se agruparon desde hace algún tiempo en la ciudad, mediante whastapp, en la búsqueda de elaborar un protocolo que los habilite a trabajar prontamente.

“La intendenta nos recibió gentilmente junto a la directora de Deportes, Mariela Lera y al director de Habilitación Comercial, Gabriel Martín. De nuestra parte asistieron también Soledad Álvarez, Marcos Roig y Víctor Pozzolo. Comenzamos presentando nuestras inquietudes, y ella nos comentó sobre el DNU donde deja explícito las actividades esenciales y las que están prohibidas, donde estaríamos incluidos”.

Pero, indicó que “pese a que sabemos que a nivel nacional no estamos autorizados, sabemos de otros municipios que hicieron modificaciones a nivel provincial y habilitaron a los gimnasios, por eso particularmente a mí, no me quedó muy claro”.

Asimismo, continuó expresando. “Hablamos de la situación económica, de todos los gastos que tenemos que afrontar todos los meses con las puertas cerradas, sabiendo que por ejemplo, Corpico, nos cobra la luz comercial de la misma manera, y nos vinieron casi los mismos gastos”.

Ursino aclaró además que “en nuestro caso particular no nos interesa ningún crédito, porque si no trabajamos, no podemos pagarlo”.

Adaptación

El entrevistado se refirió a la adaptación que pueden implementar los gimnasios, reforzando de manera exhaustiva la limpieza e higiene tanto del lugar como de las herramientas de trabajo.

Hace aproximadamente 30 días que no tenemos casos de Coronavirus en la provincia, ni duplicación, por lo cual estamos en fase 4. En el gimnasio tenemos varias actividades, que incluso se pueden modificar. Por eso elaboramos el protocolo, para que no se queden con la imagen del gimnasio lleno. Hay muchas disciplinas que trabajan solo con un elemento, y pueden organizarse con distanciamiento y medidas de higiene. Todo se puede adaptar

Como parte de la problemática, Ursino comentó que “hay algunos colegas que además dan rehabilitación y trabajan con kinesiología, y como trabajan en gimnasios, no lo pueden hacer, afectando a más trabajadores del sector”.

Antes de finalizar, agradeció “por la reunión distendida, la intendenta nos escuchó y por eso estamos agradecidos. Sabemos que la semana que viene se trasladará a Santa Rosa para comunicarle nuestras inquietudes al gobernador”.

Por último, señaló que “al final de la reunión, quedamos en continuar tratando la temática con Lera -directora de Deportes local-, para que todas estas inquietudes continúen vigentes”, aseguró.

El protocolo

Tal como lo mencionó Ursino, las 43 personas propietarias de distintos gimnasios de la ciudad elaboraron un protocolo que fue expuesto ante la mandataria piquense y que, esperan les llegue al gobernador Sergio Ziliotto.

El mismo expresa que los clubes y gimnasios son agentes de salud, su rol fundamental contribuye al bienestar físico y psíquico de la población, especialmente en tiempos de aislamiento. Los gimnasios actúan como centros de salud preventiva y se convierten en aliados de la salud pública.

Este sector, como consecuencia del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio carece por completo de ingresos, se encuentra imposibilitado de generarlos -sea de la forma tradicional o mediante otros medios- y se encuentra obligado a mantener sus puertas cerradas.

La estructura de costos de los gimnasios se compone básicamente de costos fijos (sueldos, alquileres, servicios públicos e impuestos) por lo que un gimnasio cerrado exige el mismo esfuerzo económico que un gimnasio abierto. En su mayoría los locales son alquilados y han requerido altos niveles de inversión para su funcionamiento. En el contexto mencionado y con absoluta incertidumbre temporal respecto del futuro, la situación de todo el sector se ha vuelto insostenible.

En este sentido, el plan que proponen se basa en diferentes medidas como la desinfección, donde cada espacio de trabajo y de atención al público deberá contar con esquemas intensificados de limpieza y desinfección de todas las superficies de contacto habitual de los/as trabajadores/as y los clientes. La frecuencia estará establecida en función del tránsito y cantidad de personas, debiendo asegurarse la limpieza de superficie y contacto frecuente instalando estaciones de higiene en cada sector. Asimismo, se deberán desinfectar las herramientas y equipos de trabajo. En ese sentido, el personal de limpieza deberá contar con todos los elementos de seguridad necesarios para controlar y minimizar la exposición.

Además exponen medidas de ventilación y sistemas de gestión basados en la difusión de recomendaciones de los ministerios de Salud. El staff sólo se acercará a los alumnos con el equipo básico de protección personal (barbijo, guantes, antiparras o máscaras de protección).

En cuanto a la higiene, proponen la estandarización de productos, estación de limpieza cada 50 metros cuadrados, dispenser de alcohol con spray para que el socio pueda realizar su propia higiene complementaria a la aportada por el personal de limpieza del gimnasio, cartelería con indicaciones, registro de limpieza, horario y responsable.

En el acceso, se realizará el control de la totalidad del personal y de los usuarios. Se permitirá el ingreso al gimnasio exclusivamente a la población que no constituye grupo de riesgo. Al ingresar cada asistente firmará su DDJJ donde manifiesta su buen estado de salud, no obligación de cuarentena, ni vínculo cercano con persona afectada.

Sobre el distanciamiento social, establecerán una ocupación de un socio cada 4 metros cuadrados, lo que significa una reducción de más de 50% de su capacidad.

Es importante mencionar que el protocolo es mucho más explícito y extenso, y se encontrará disponible para quienes deseen sumarse y apoyar la iniciativa, contactando a los gimnasios de la ciudad mediante redes sociales.

Dejá tu comentario