Provinciales | Juan Pablo Anconetani | enfermedades

"El éxito de la reclusión obligatoria nos deja la enseñanza de cómo se transmiten las enfermedades virales"

Con los primeros fríos comienzan a aparecer las afecciones respiratorias. El neumonólogo Juan Pablo Anconetani confirmó a este medio que la mejor forma de cuidarse es vacunándose y teniendo una dieta equilibrada.

En primer lugar, el neumonólogo Juan Pablo Anconetani habló de las enfermedades que pueden aparecer en esta temporada de otoño invierno y que son comunes entre la población. “La comunidad en general que no tienen enfermedades respiratorias crónicas pueden padecer infecciones respiratorias virales, en lo que es el tracto respiratorio superior. Eso es lo más común, y se producen inflamaciones en la nariz, garganta, laringe. Eso es lo que llamamos faringitis, que son agudas en general y suelen dar síntomas irritativos, algún grado de temperatura y que generalmente tienen un tratamiento asintomático”, explicó.

Por otro lado, destacó la aparición de las infecciones relacionadas con el virus de la influenza, comúnmente conocido como gripe. “Eso sí ya es una enfermedad más complicada, potencialmente grave en las personas ‘vulnerables’, como se llaman ahora con el Coronavirus. Es decir, con este grupo nos referimos a todas las personas mayores de 65 años, todas aquellas que tengan enfermedades crónicas que puedan generar defensas bajas, enfermedades respiratorias, cardíacas, renales, y hepáticas crónicas. La gripe puede ser una enfermedad grave que puede generar neumonía. En mucha menor proporción que el coronavirus, pero la gripe es una enfermedad potencialmente grave”, puntualizó Anconetani.

“Después hay otras enfermedades virales que no son el virus de la influenza, como los adenovirus, la influenza, todo lo que son el grupo de los rinovirus y las neumonías bacterianas”, agregó.

En tanto, el especialista reveló que las neumonías bacterianas afectan de manera frecuente a la población vulnerable, por lo tanto tienen un impacto del estado general mucho mayor. Es por ello que comprometen en mayor medida el estado general de los pacientes añosos (adultos mayores) y eso lleva en algunas oportunidades a la internación en un centro de salud o en la casa.

“La neumonía bacteriana aguda es una enfermedad que tiene una alta tasa de mortalidad en la población añosa”, sostuvo.

Similitud con el COVID-19

En este punto, Anconetani habló sobre la similitud en los síntomas del Coronavirus, que presenta con otras patologías que aparecen en tiempos de temperaturas bajas.

“El coronavirus, como virosis respiratoria si comparte los síntomas con la gripe, con el virus de la influenza en cualquier de sus cerotipos, sea gripe A, gripe B. La primera fue conocida en el 2009 y la gripe B es mucho más leve”, indicó.

Asimismo, confirmó que “los síntomas son respiratorios, como tos, fiebre, decaimiento, dolores musculares, dolores articulares”.

“En general la gente le suele llamar gripe a cualquier cosa que nos genere un poco de congestión, o catarro. Pero no es así, la gripe es un cuadro distinguible para nosotros porque en general la fiebre da mucho decaimiento que hace que sean dos días que uno no se puede levantar de la cama”, develó.

En tanto, y sobre la nueva pandemia conocida a principios de este año por haber afectado a la población mundial, Anconetani explicó que “por lo que uno habló y leyó muchísimo sobre lo que ocurrió en el hemisferio norte, en España e Italia donde todos tenemos colegas que han trabajado en la pandemia, los síntomas para la población en general son indistinguibles”.

“Pero, si hubiera un brote de coronavirus, como no se ha dado por suerte, lo que dicen los médicos es que cuando lo hay no se confunde con otra cosa. Sobre todo en la población vulnerable es una enfermedad muy grave que produce neumonía, más frecuentemente que cualquier otro virus que conocemos, como por ejemplo los de la gripe A y B”, ratificó.

Asimismo, sostuvo que el trofismo del coronavirus por el pulmón es mucho mayor que cualquier otro virus respiratorio. “En la mayoría de los casos, el 80% compromete mucho más el pulmón que los virus de la gripe”.

Etapa compleja

En otro punto de la entrevista, el entrevistado aseguró que se considera el invierno como una etapa complicada porque “uno espera el pico de incidencia de las infecciones respiratorias, sobre todo virales que son de gran contagiosidad, porque la cinética de transmisión de las infecciones virales difiere mucho de las neumonías bacterianas y agudas típicas”, opinó.

El especialista indicó que las enfermedades virales por su tipo de incidencia, coinciden con las épocas donde se registra el mayor descenso de temperatura. Esto es porque son virus altamente contagiosos y el frío es un factor físico que produce la disminución de la capacidad de defensa del aparato respiratorio.

“Los mecanismos inmunológicos locales que tenemos en el sistema respiratorio, se afectan con el aire frío. Por otro lado, todos estamos mucho más hacinados porque se registra en este tiempo la circulación del virus en ambientes cerrados de circulación masiva, como pueden ser los bancos, los colegios, las dependencias públicas”, justificó.

En línea con esta información, Anconetani manifestó que “todo esto que se está aprendiendo ahora para prevenir el coronavirus aplica de la misma forma para cualquier infección viral no pandémica o no epidémica”.

Fuera de esta pandemia a nivel general, siempre en invierno es importante no viajar, sobre todo que no lo hagan los adultos mayores y que circulen lo menos posible. El éxito de la reclusión social obligatoria nos deja la enseñanza de cómo se transmiten las enfermedades virales

“La gripe mata millones de personas al año en el mundo. Creo que el número de afectados por gripe en Estados Unidos este año fueron 33 millones de personas. La letalidad no es tan alta como el coronavirus, que es casi 5% pero afecta a mucha más gente. Asique, esto tiene que dejar una enseñanza. Las personas mayores en invierno tienen que tratar de mantenerse lo más aisladas posible. Sobre todo, en aquellos lugares donde hay enfermos”, insistió.

Recomendaciones

Para cuidarse en este invierno, el doctor Anconetani recomienda en primer lugar la vacunación. Aseguró que existe un 40% de la población que las evitas, pero que eso se modificó en el marco de esta pandemia. “Los concejos son vacunarse para la gripe, en toda la población vulnerable mayores de 65 años, o aquellos que sean menores pero que tengan enfermedades. Vacunarse contra el neumococo, mal llamado vacuna de la neumonía”, dijo.

“La vacuna antineumocócica hoy en la Argentina está recomendada en el calendario de vacunación. En todos los mayores de 65 años que no se vacunaron nunca son dos dosis de dos vacunas diferentes. Hay una que se llama Prevenar 13 y la otra Neumo 23 y se da con seis meses de diferencia, por lo menos una de otra”, expuso.

Consultado sobre el consumo de complejos vitamínicos, comentó que “toda persona que esté bien nutrida y tenga una alimentación variada con frutas, verduras y una dieta balanceada tiene todos los aportes de vitaminas y todos los requerimientos cubiertos. No tiene que tomar vitamina C porque está en los cítricos, verduras y legumbres. En general es más una cosa de marketing”.

Asimismo, insistió en que estas conductas deben ir acompañadas de un lavado de manos bien hecho, de mantener los ambientes ventilados y de no automedicarse cuando aparece algún síntoma.

“Porque una gripe no es lo mismo en una persona de 45 años sano que tiene un 99% de probabilidades que sea solo fiebre y dolor a lo que puede afectar en una persona añosa”, opinó.

Además, insistió en que los abuelos que tienen dolor de garganta y fiebre alta deben consultar “porque ahí es fundamental actuar tempranamente”.

“Yo no recomiendo vitamina C a ningún paciente, como tampoco recomiendo todos esos complejos de vacunas orales, porque no está validadas y no generan inmunidad, no estimulan al sistema inmunológico para generar anticuerpos en sangre”, declaró.

“El mensaje es no gastar plata en productos farmacéuticos que tengan vitamina si usted come bien y su médico no se lo indica”, cerró.

Dejá tu comentario