Nacionales | Ministerio de Salud | Muerte | Salud

El día en que un virus sembró el terror

Hace más de 60 años, todo el país y también nuestra provincia, se conmocionaron al producirse una gran epidemia de poliomielitis; enfermedad que afectaba a recién nacidos y niños hasta los 14 años, causándoles la muerte o la parálisis de algunos miembros del cuerpo.

Esta una enfermedad causada por un virus (polio), que afecta con mayor frecuencia a lactantes y niños pequeños. Se transmite principalmente por ingestión de sustancias contaminadas con el virus y por contacto directo con personas que puedan transmitir la enfermedad.

Desde hace varios años, nuestro país quedó libre de este flagelo.

La polio nos ataca

Desde mediados del siglo XX, en nuestro país comenzaron los casos de poliomielitis que se fueron agravando en los últimos meses de 1955.

Hacía muy poco que en Argentina se había producido el derrocamiento del gobierno de Juan Perón y la asunción de las autoridades de facto de la junta militar dirigida, primero por el general Eduardo Leonardi hasta noviembre de ese año, y luego por el general Pedro Eugenio Aramburu.

Por aquel tiempo, se produjeron casi 6.500 casos; lo que implicó una tasa de 32,8 por 100.000 habitantes, 5.320 de los cuales fueron notificados en los seis primeros meses de 1956. La prensa denunció a ambos gobiernos lo que estaba pasando, pero se ocultaba información al respecto: Argentina se convirtió en noticia, en los medios internacionales, a raíz de esta epidemia.

En pleno verano de ese año, se produjo un gran avance de esta enfermedad en todo el país, lo que produjo una respuesta inmediata por parte del gobierno a través de Salud Pública, para contrarrestar este mal que estaba causando estragos en la población infantil.

Como en toda epidemia, la situación se fue agravando progresivamente y el Ministerio de Salud de aquel entonces habilitó salas especiales, para hacer converger allí los casos de niños afectados por la enfermedad.

Inmediatamente, tanto el gobierno nacional como los provinciales, aplicaron importantes medidas sanitarias. La situación sanitaria se agravó aún más y los médicos se sentían impotentes para controlar la extensión de los casos. Muchos niños murieron y otros tantos quedaron inválidos.

Las crisis de la “polio” fue tal que se postergó también el comienzo de las clases, que se iniciaron unos meses después.

Se realizaron colectas populares para la compra de equipamientos y otros elementos. También se formaron centros de rehabilitación e institutos de vacunación

Desde Estados Unidos se enviaron medicamentos y pulmotores, y de ese país llegó la flamante vacuna descubierta por Jonas Salk; que permitió controlar los brotes endémicos.

Gracias a las medidas sanitarias que se tomaron, el flagelo cedió. Los ciudadanos respiraron aliviados y la vida volvió a la normalidad.

Dejá tu comentario