Provinciales | pandemia | coronavirus | Macachín

El caso de activación de protocolo en Macachín y la ruleta rusa informativa

Por Luis Matías González

Casi como en la ruleta rusa, ese infernal juego en el que con un arma que permite cargar varios proyectiles en distintos receptáculos solo se carga con una bala y entonces se jala una y otra vez el gatillo y nada pasa, pero el dramatismo de la espera resulta tremendo porque se sabe (en este caso con certeza) que en algún momento lo peor puede pasar, desde los medios podemos estar alentando a algo similar con especulaciones constantes que generan solo ansiedades en el público que está siguiendo los efectos de esta pandemia casi como una novela de Orwell.

En algunas situaciones es inevitable. No podremos eludir las malas noticias, la actualidad llena de golpes bajos, las referencias a la muerte y a lo peor del confinamiento. Es el deber del periodista describir la realidad y hoy esa realidad es sumamente difícil y está llena de complejidades y situaciones penosamente inéditas.

Pero en otros momentos sí podemos evitar desde los medios el juego macabro con el arma en la sien. Dejando de lado las novedades sin otro cometido que aún mayores exacerbaciones sociales. Aunque también resulta cierto que parte del público necesita ciertas dosis de morbo.

En el caso de la difusión de la activación de protocolos para que se analicen casos que podrían llegar a ser de coronavirus, algo de eso ocurre. Vimos lo sucedido en Macachín.

Es que ya a esta altura debemos saber y poner en relieve que no son pocos los casos en los que se activa el protocolo por parte de los equipos de Salud de la provincia.

Cualquier neumonía hace que se disparen y eso no significa nada.

Un profesional médico de reconocida trayectoria y capacidad me dice, con claridad, que "activación de protocolo no es una mala palabra, es algo que ocurre, es una medida técnica, de procedimiento hospitalario".

Además me explica, de manera docente, que "en una situación de criterio 2 del protocolo, donde existe una neumonía y por un mecanismo de protección, tenemos la obligación de activarlo".

Y destaca lo obvio, pero interesante de recalcar: "Activación de protocolo no es un caso confirmado".

Desde la provincia, con buen criterio, no se informa cada vez que se activa el protocolo porque eso genera ansiedades y preocupaciones en una situación que de por sí ya tiene todos esos condimentos, que al mezclarse suelen ser explosivos socialmente.

Solo se informa si luego del análisis correspondiente, que demora unas 24 horas, el caso resultó positivo, como ya ocurrió en 5 oportunidades de entre más de 140 protocolos iniciados.

Entonces, eso elimina es sensación de penal a punto de ejecutarse en una superfinal deportiva, con toda una multitud a la espera de una especie de tragedia romana.

>Y no es poco, porque en este caso no estamos hablando de un juego, porque lo que está en el medio de toda esta locura, resulta mucho más importante.

Dejá tu comentario