Provinciales | Trenel

El carnaval en familia: Una pasión que se lleva en la sangre

Cada vez falta menos y Trenel lo sabe. La localidad palpita con ansiedad la llegada de los Corsos Trenelenses, un evento con más de 53 años de historia que llena las calles de música, alegría y color.

Trenel (Corresponsal) - Una de las características del Carnaval Auriazul es que se vive en familia. Detrás de cada pasista, músico y carrocero, está la familia apoyando, colaborando y viviendo la pasión de ser protagonista de la máxima fiesta del verano.

Si las paredes del galpón carrocero hablaran y las calles del corsódromo de Trenel pudieran dar testimonio, seguramente contarían la pasión que vive, en este caso la familia Espir, con una vida marcada por el carnaval.

Con aromas a soldaduras y adhesivos, en el Galpón Carrocero, situado en terrenos del Ferrocarril, se trabaja a todo ritmo para cumplir con el Rey Momo. Allí se moldean las enormes figuras de fantasías del carnaval. Como portales mágicos, el galpón artesanal conserva en su interior mundos de fantasías donde listas para ser creadas o reparadas, enormes carrozas alegóricas que ilustrarán con asombro el desfile de las comparsas y agrupaciones de la fiesta de momo.

Por estas horas y faltando apenas 10 días para el inicio del Carnaval Auriazul de All Boys de Trenel, tradición que sigue más vigente que nunca, que tendrá su primera noche el sábado 1 de febrero, la ansiedad, abunda en la fábrica de carrozas, un lugar sorprendente donde el trabajo, el ingenio y la creatividad son valores característicos de esta actividad artesanal.

Allí, hermanos, cuñadas, sobrinas, nietos, convertidos circunstancialmente en diseñadores y artesanos, encargados de tallar los bloques de telgopor para lograr figuras imponentes que se empapelan con papel y cola vinílica que luego se pintan y se decoran con diferentes materiales, desde telas, brillos, lentejuelones y todos los materiales necesarios para dar el efecto deseado, utilizan muchas las horas de su tiempo para armar, moldear , reformar y crear verdaderas obras maestras de la artesanía carnestolenda.

Las enormes figuras van adquiriendo sus formas, confecciones de rostros, máquinas, animales, es decir eso que la imaginación permite, todo con un despliegue de luces y colores sumamente llamativos, todos abocados a dar los retoques finales a las carrozas, uno de los motivos que genera mayor impacto visual en cada edición de la fiesta popular .

Temas

Dejá tu comentario