Provinciales | Siniestros Viales

El 2019 arrojó la menor cantidad de muertos en siniestros viales de los últimos diez años

El informe distribuido por el Ministerio de Seguridad de la Provincia de La Pampa revela que en el año que acaba determinar fallecieron, en todo el territorio provincial, 41 personas, mientras que el en 2018 habían sido 69.

Un informe dado a conocer ayer por autoridades provinciales señala que durante 2019 fallecieron en nuestra provincia, víctimas de siniestros viales, 41 personas, lo que supone una alta disminución de los casos comparados con el año anterior, pero también es la menor cifra de los últimos diez años.

En el desglose de los números, se puede apreciar que el peor mes de 2019 fue septiembre, donde murieron nueve personas, mientras que en marzo no hubo que lamentar víctimas. Analizando mes a mes, se nota una gran diferencia entre los ‘diciembre’, ya que en 2018 hubo 17 muertos y en 2019, siete (siendo el segundo mes más trágico del año que acaba de culminar).

Prevención, concientización y controles

El Subsecretario de Seguridad Ciudadana, Agustín García, sostuvo que “lo que planteamos desde el área de Seguridad Vial, a partir del trabajo en conjunto que se hace con la Policía y los Municipios, que son partícipes de ésto, tiene que ver con una fuerte tarea de prevención, con un trabajo arduo que también tiene que ver con la concientización, manteniendo un contacto permanente con los conductores. Además, se han intensificado los controles, lo que nos lleva a tener este tipo de resultados, pero hay que decir también que si bien es importante bajar el número de víctimas fatales, no alcanza para esconder el dolor que produce que haya una víctima en siniestros viales. Los números son fríos, pero nos marcan que estamos en el camino adecuado en lo que tiene que ver con los controles en rutas, potenciando los puestos camineros, los controles de alcoholemia, el trabajo que se hace junto con las autoridades municipales en las distintas localidades. las tareas de concientización a través de hacer que todos entendamos que quien va a conducir cualquier vehículo, no debe tomar alcohol. En estas estadísticas se puede observar el fruto de una combinación de factores, que nos permite tener una baja significativa en la cantidad de víctimas, por lo que tenemos que seguir recorriendo el mismo camino y trabajando para seguir achicando esa cifra”.

Respecto a los controles de alcoholemia y sus resultados, el funcionario contó que “lo primero que hay que decir es que cada vez se hacen más controles a partir de contar mayor equipamiento, y a partir de allí observamos una reducción tenue pero sostenida en la cantidad de ‘positivos’. Esto tiene que ver con la toma de conciencia, lo que se observa muchas veces en los jóvenes que se ponen de acuerdo para que el que tiene que conducir no tome alcohol. Tanto en Pico, como en Santa Rosa, además, se nota una mayor presencia de taxis y remises circulando por la ciudad, con pasajeros que optan por no conducir luego de haber consumido alcohol”.

“Los números marcan un descenso paulatino, y creemos que es la piedra basal es trabajar el tema de la concientización, sobre todo en los jóvenes, que son la mayor parte de las víctimas fatales. Si hacemos un análisis, los fallecidos son personas de corta edad, con lo cual, el dolor es más profundo, porque estamos hablando de gente que a lo mejor tiene toda una vida por delante”. remarcó.

En cuanto a la utilización del cinturón de Seguridad, García explicó que “su uso es fundamental, por eso en los controles camineros también se hacen tareas de concientización, explicándole a los conductores el porqué es necesario su uso, sin llegar a la sanción, pero sí a la concientización. Creo que en eso, tanto como con las luces bajan encendidas, también hemos avanzado mucho”.

Subrayó que “también es fundamental el tema de la velocidad, porque en la gran mayoría de los siniestros viales los estudios determinan que al menos alguno de los conductores circulaba a una velocidad mayor a la permitida”.

Recordó que “es fundamental trabajar con las comunas, por eso los operativos se hacen en conjunto entre Policía y personal municipal, que tiene la posibilidad de la cercanía con el vecino, que tiene que entender cual es la real importancia de éste tipo de acciones y que no es objetivo del Estado causar molestias, sino prevenir situaciones desgraciadas. Es fundamental tener el compromiso de los municipios”.

Destacó que “la mayor parte de los siniestros ocurren en las partes urbanas, y muchos suman a las estadísticas pero afortunadamente no son graves para los protagonistas. En la ruta, los vuelcos y los choques suelen ser mucho más complejos en cuanto a la consecuencias personales”

Dejá tu comentario