DEPORTE | Castex | coronavirus | Cuarentena

Edgardo Leguizamón: "Esta pandemia nos obliga a entender que somos todos iguales"

Racing de Castex se hizo fuerte el año anterior en la escena del fútbol nuestro, quedándose con el título en la Liga Pampeana y en el Provincial.

Racing de Castex se hizo fuerte el año anterior en la escena del fútbol nuestro, quedándose con el título en la Liga Pampeana y en el Provincial. Un doblete que posicionó al albo entre los referentes de los últimos tiempos. El 2020 había arrancando bien temprano para los dirigidos por Edgardo Leguizamón, con su incursión por el Regional Amateur, y cuando transitaba la segunda fase, la aparición de la pandemia de coronavirus, y la posterior cuarentena en el país, obligó a frenar la marcha de la competencia. Lo mismo sucedió con el torneo Apertura de la Liga Pampeana, donde Racing era uno de los actores.

“Estábamos acostumbrados a vivir de una manera y a partir de ahora se cambiará la forma de pensar, de sentir. Esta pandemia nos puso en el lugar que tenemos que estar los seres humanos, obliga a entender que somos todos iguales y que lo material no vale nada. Por ejemplo, ese abrazo que hace dos meses no le puedo dar a mis hijas que están en Luiggi, o lo poco que pude ver a mis padres en Pico, para resolverles algunas cuestiones, te hacen abrir el corazón. No solo tengo fútbol, sino también vida, y siento que en este momento es donde uno tiene que ser solidario. Esta situación dejará una brecha muy grande entre el poderoso y el más humilde, y yo reniego contra esas cosas todo el tiempo. Hace más de 20 años que trabajo como DT y cada vez que me tocaba caer, me levantaba con más fuerza y salía a ganarme el dinero dignamente, a veces siendo cuestionado o castigado. Es por eso que uno puede estar doblado, pero no quebrarse jamás. Eso hay que aplicarlo en este momento”, señaló “Tuco” Leguizamón.

Quien surgiera futbolísticamente como un volante aguerrido en Pico F.Club, a quien conduciría luego como entrenador en dos conquistas liguistas y en el único Provincial que tiene el decano, comentó que “hace tres años pasó lo de mi hijo y entendí que no había ni título ni medalla ni nada que fuera más importante que mi hijo. Entregué mi vida a Dios sabiendo que estaba hecho, y que mi hijo saliera. Es lo que me pasa ahora, me sensibilizo con quienes la pasan mal, que no tienen para comer y esta pandemia afecta mucho más a esa gente. Yo dirijo un gran club, donde me respetan, me cumplen siempre y nunca me ha dejado en banda, pero sé de jugadores, entrenadores, profesores, que no la están pasando bien a partir de que el fútbol se tuvo que parar”.

Leguizamón, de exitoso paso por Ferro de Alvear -dirigió también a Costa Brava y General Belgrano-, con el albo castense venía dirigiendo esta temporada los objetivos hacia dos frentes. “Generó una lógica tristeza cuando debimos dejar de jugar. Teníamos la ilusión de hacer un gran torneo en el Amateur, habíamos clasificado a la segunda ronda y el equipo estaba muy bien, iba de menor a mayor. En la Liga nos habíamos preparado para la tercera fecha, íbamos a enfrentar al Alvear, uno de los que puso sus fichas este año. Bueno, ahora está el sabor amargo de no competir, que es uno lo que quiere. Todos deseamos que el fútbol regrese mañana, pero la salud está primero y si bien acá no existen casos, tenemos que respetar lo que dicen los profesionales”.

Finalmente, dejó en claro su convencimiento de que “acá no se puede jugar sin público, sería algo imposible. Hay gente trabajando en los clubes que con mucho esfuerzo intenta sacar a la cancha un equipo competitivo.Cuando surja la posibilidad de volver a entrenar, se hará con todos los recaudos, algo que ya hablamos con los jugadores y con la dirigencia. No hay que tenerle miedo a este bichito desconocido, pero sí respeto. En su debido tiempo se resolverá de la mejor forma. Hay un plan de trabajo trazado que el “profe” pasa al plantel todos los días, una rutina diferente, y hoy están quienes trabajan más que otros. En un primer momento lo hacían todos de la misma manera, pero es propio de la incertidumbre que ganó ahora, cuando no se sabe en qué momento se arrancará otra vez. Personalmente tengo charlas diarias con los jugadores, con quienes están afuera, no solo para saber cómo están físicamente, sino también sobre lo que sienten en el día a día con esta situación”.

Dejá tu comentario