Provinciales |

"Desde el comienzo de la pandemia hay mucha necesidad en la gente"

Mariana Hidalgo y Pamela Quiroga están al frente de un Ropero Solidario que asiste a un sin número de familias piquenses y dialogaron con La Reforma.

Mariana Hidalgo y Pamela Quiroga están al frente de un Ropero Solidario que asiste a un sin número de familias piquenses, tratando de brindar bienestar y deseando que la propuesta se expanda para que las personas que deseen colaborar se acerquen.

Ambas mujeres son vecinas de la ciudad que vienen haciéndose eco del momento económico y social que atraviesan muchas familias, comprometiéndose a ayudar desinteresadamente a quienes menos tienen.

Durante la charla mantenida con este medio, Mariana Hidalgo contó que “hace casi cuatro años que tenemos el roperito, asistimos a mucha gente, todo aquel que necesita una prenda de vestir, se acerca y se lleva lo que le sea útil” y continuó “nosotros publicamos a través de las redes sociales y las personas ya saben que se pueden llevar todo lo que quieran, hay familias en donde hay muchos niños, y hoy por hoy se hace muy difícil comprar ropa y calzado dado que hay familias que a veces no tiene para comer”.

El Ropero Solidario funciona en calle 28 N°312 y esquina 7, en la propia casa de Hidalgo, los días lunes, miércoles y viernes de 14:30 a 17:00 horas, horario establecido acompañando las restricciones de circulación vigentes.

Si bien las necesidades de vestimenta junto a muchas otras tantas siempre estuvieron presentes en los últimos años, la llegada de la pandemia empeoró la situación económica de las personas, sobre todo de aquellas que viven del día a día; incluso por las mismas restricciones sanitarias que impiden que muchos y muchas puedan desarrollar sus tareas habituales.

“Desde el comienzo de la pandemia pudimos observar más necesidad en la gente, muchas veces lo que hacíamos era informar lo que teníamos disponible, tomar los pedidos, armarlos y de esta manera podían retirarlos sin que se junten tantas personas acá” y aseguró “desde que comenzó este año hasta estos momentos, hay mucha concurrencia, por suerte recibimos donaciones constantemente acá en el roperito y los que no pueden acercarse, nosotros vamos y la retiramos en el domicilio”.

Consultada sobre cómo comenzó con esta actividad solidaria, dijo que “en un tiempo de mi vida tuve muchas necesidades, tuve todo tipo de faltantes, cuando necesitaba vestir a mis hijos recurría a algunas instituciones que me querían vender la ropa” y agregó “con el tiempo fui pensando en cómo ayudar a los que pasaban por la misma situación que yo viví alguna vez y decidí junto a mi compañera, comenzar este camino solidario; sobre todo al ver las carencias que tenían grandes y chicos”.

Del mismo modo precisó que se mantiene en contacto con distintas entidades que también colaboran asistiendo a la sociedad, tales como Pampa Solidaria, Mesa Solidaria y Red Solidaria, “las organizaciones que juntan alimentos, muchas veces reciben donaciones de ropa y actúan de nexo entre los que donan y nosotros”.

En este momento lo que más se necesita es ropa de talles grandes para ambos sexos, ropa para adolescentes y niños, “que es lo que más piden”, calzado y abrigo. Aquellos interesados en colaborar, pueden hacerlo a la dirección antes mencionada o al teléfono 2302-565830.

Para cerrar, sostuvo que es muy gratificante poder ayudar al que más lo necesita, “aunque a veces parece que todo lo que hacemos no alcanzara, tratamos de colaborar en lo que podemos ya que todo lo que alguien no use, otro lo puede aprovechar”.

Dejá tu comentario