LA PROVINCIA | coronavirus | aislamiento social | caminatas

Coronavirus: Con poca prevención, piquenses disfrutaron de una agradable jornada

En medio del aislamiento social por el coronavirus, para satisfacción de la población en general, este domingo podría ser utilizado para el esparcimiento.

En medio del aislamiento social por el coronavirus, el gobernador de La Pampa dispuso días atrás que este domingo pueda ser aprovechado por todos los piquenses para la recreación. Caminando, en bicicleta o en patines, muchos vecinos disfrutaron de una tarde primaveral.

Con casi la totalidad de contactos estrechos hallados y aislados, algunos voluntariamente, otros por solicitud de Epidemiología, el Gobierno de La Pampa logró rápidamente aislar el brote de coronavirus que se produjo en la localidad de Catriló. La reducción de contagios pudo apreciarse gracias a esa labor y la confirmación de nuevos contagios cuando estos ya estaban aislados.

Ante la mejoría del status sanitario y el reclamo de distintos sectores que requerían de una mayor flexibilización de la cuarentena, el gobernador Sergio Ziliotto estableció que desde este lunes se habilitarán las actividades comerciales entre otro tipo de rubros que se vieron afectados por la vuelta a la Fase 1 del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Pero para satisfacción de la población en general, este domingo podría ser utilizado para el esparcimiento. Un momento de relajación en medio de un agobiante confinamiento que no debe señalar a presuntos responsables más que al coronavirus mismo.

caminata trote ok

“El próximo domingo 9 de agosto se habilitarán de 8 a 20 las caminatas, el trote y el ciclismo recreativo. Ninguna actividad deportiva en espacios cerrados podrá practicarse hasta que se disipen los riesgos de contagio del virus”, había mencionado el mandatario el último miércoles.

El anuncio fue muy bien recibido y aprovechado de mejor manera. Con una jornada primaveral y temperaturas que superaron los 20 grados, los piquenses acudieron a los principales espacios verdes de la ciudad para disfrutar de un domingo que muchos esperan vuelva a repetirse a corto plazo.

Durante la mañana de esta jornada, parecía que ése impulso no iba a ser tal, puesto que las calles se observaban sumamente vacías, sólo con algunos pocos runners, ratificando esa vuelta atrás en la cuarentena. Sin embargo, fue en horas de la tarde, poco después de las 16, que el boom se hizo notar en diferentes arterias y sitios de General Pico.

La Plaza San Martín lució despoblada al igual que el Paseo Belgrano, que alojó en sus bancos y pequeñas áreas de circulación a familias tanto como a caminantes en solitario. Pero el recorrido cambió su paisaje en la Avenida Isidoro Brunengo, con un tránsito que recordó a los ardientes domingos de verano y el molesto, pero no menos característico, acelerar de las motocicletas.

En las banquinas, grupos familiares pasearon junto a sus mascotas, amigos disfrutaron de intensas carreras y otros compartieron la tarde en pequeñas juntadas de no más de tres o cuatro personas. Bicicletas y rollers también dijeron presentes.

Pero no todo podía ser perfecto, las infracciones a la normativa fueron sorpresivamente visibles: escasa distancia, pocos barbijos y mates. En el peor de los casos, las cervezas desfilaban entre motociclistas.

Se puede entender, entonces, que la preocupación que generó la intempestiva aparición de casos en la ciudad fue perdiendo intensidad conforme pasaron los días. O bien, la necesidad de aire fresco y de calidez humana fue más convincente que la prevención que debe sostenerse por estos días.

Ello puede sostenerse por la imagen que muchos demostraron en el mencionado lugar, pero también en la Avenida San Martín, donde no existió franja etaria que comprendiera la peligrosidad de la situación. En algunos casos, haciendo caso omiso a las advertencias de las autoridades sanitarias provinciales, quienes aseguraron que una de las vías de mayor transmisión bacteriana que se produce al compartir la infusión que caracteriza a la Argentina.

A un día de lanzarse el Sistema de Trazabilidad Ciudadana, el llamado a la responsabilidad social no ha llegado a oídos de todos. Aunque fueron los menos, algunos inquietos por la situación elevaron su reclamo a la redacción de diario La Reforma: “En el Paseo de los Inmigrantes, se vio gente compartiendo el mate. Hay cuestiones que no se entienden”, aseguró uno de ellos.

Otro de ellos apuntó contra la falta de controles y aseguró que, pese a que en calle 21 y Avenida se había apostado un operativo, a pocos metros dos mujeres infringían la normativa de la misma manera que los anteriores. Aún así, debe entenderse que los recursos no resultan suficientes para alertar a cada ciudadano en particular, por lo que la conciencia individual debe primar por sobre cualquier aviso de infracción.

Dejá tu comentario