Copa Libertadores | Ecuador | Independiente de Avellaneda | Pablo Moyano | Racing | River | Sebastián Beccacece | TyC Sports | Defensa y Justicia

Un fanatismo que no tiene techo: "vivo viendo infinidad de partidos"

Diego llegó tiempo atrás a nuestra redacción, como alguna vez cada uno de nosotros lo hicimos. Sus estudios de periodismo deportivo estaban culminando, pero él no quería esperar más. Y con la decisión que tomó, cada paso posterior en su carrera, se sentó frente a la 'compu' y empezó a escribir sus primeras notas.

Los más experimentados no tardamos en ver las ‘uñas de guitarrero’, como se define vulgarmente cuando uno ve capacidad singular en un nuevo proyecto, en este caso de convertirse rápidamente en un respetado colega.

Pudo quedarse con nosotros, pero eligió el desafío de las ‘grandes ligas’ (siempre utilizando frases hechas) y así buscó su lugar en el mundo deportivo, futbolero ante todo, para llegar a ser hoy un respetado productor en las casas grandes de la televisión nacional. Caso concreto TyC Sports, programación de DirecTV, que le dio posibilidades de estar en históricas transmisiones, ni más ni menos, que en mundiales de fútbol o copas continentales.

Su inquietud, su fanatismo, pero ante todo su capacidad, lo llevaron a vivir experiencias impensadas, como una muy reciente que fue ser parte del cuerpo técnico que encabezó Sebastián Beccacece en Independiente de Avellaneda.

Decididamente, Diego es una ‘maquinita’ de encarar cosas interesantísimas, por eso disfrutamos mucho este reencuentro y obviamente todo lo charlado.

Se me ocurre empezar por lo último, ¿cómo se cruzó Beccacece en tu camino o vos en el de él?

El primer contacto se dio en el Mundial de Rusia, pero fue sólo un cruce laboral donde yo estaba como productor televisivo y él era el ayudante de Sampaoli.

El contacto mayor se dio cuando estaba coordinando actividades en la carrera de periodismo deportivo, donde lo convoqué para un congreso y participó en gran forma como entrenador del siglo 21, donde sabemos que todo es muy distinto a otra épocas.

El contacto se hizo más fuerte, a él le estaba faltando un videoanalista, algo que yo exactamente no soy, pero le interesó mi trabajo en Torneos y Competencias donde analizaba partidos, tácticas y se armaban programas.

En realidad, primero habla con Juan Pablo Varsky, quien le da mi nombre y así me convocó a una entrevista en Bosques donde entrenaba Defensa y Justicia. Ahí me contó lo que él quería que hiciera. Le mandé algunos trabajos por witransfer de partidos de acá y de Europa y sobre fines de diciembre del año pasado me confirma en su cuerpo técnico.

Recuerdo que con esa buena noticia me viene a pasar las fiestas con la familia acá en Pico y empezamos a trabajar para el primer partido de este año que fue ante River, en el Monumental, que fue en enero donde Defensa gana, se prende definitivamente en la lucha por el campeonato con Racing y así hasta el final del torneo.

La campaña en Defensa fue inolvidable...

Sin dudas. Además fue mi primera experiencia, en un club chico, que tampoco había vivido algo así. Porque recuerdo que en los primeros seis partidos ganamos todos, no lo podíamos creer ya que terminamos subcampeones y por primera ver Defensa y Justicia clasificó a Copa Libertadores.

Después vino la chance de Independiente, todo muy distinto ¿no?

Yo lo tomé como lo que fue, una enorme oportunidad y todo un aprendizaje. Independiente es un grande, donde nos encontramos desde el vamos con un panorama complicado, desde la interna en el club, con una comisión fragmentada, donde también estaba el proceso político nacional, que influía, porque los dirigentes se ocupaban de todo eso.

Recuerdo que en el viaje a Ecuador por la Sudamericana nos acompaño Pablo Moyano, que es el más representativo del club. En el segundo viaje, donde quedamos eliminados ya no vino ni Pablo ni dirigentes importantes.

Está claro que los que entran a la cancha son los jugadores, el cuerpo técnico hace lo suyo, pero el respaldo dirigencial es importante siempre.

De todos modos los resultados fueron determinantes, especialmente la pronta eliminación de la Sudamericana, que fue un golpe muy duro. Después también no tuvimos un buen mercado de pases y se hizo un cúmulo de cosas, y todo terminó como no queríamos, poniéndole fin al ciclo mucho antes de lo pensado.

Y ahora ¿que hacés?

Vuelvo a Torneos, donde se portaron muy bien conmigo, ya que me permitieron aprovechar esa experiencia de vivir de adentro de un plantel el fútbol profesional, ya que fui uno más del cuerpo técnico, viajé y concentré con el plantel, donde insisto que todo fue un gran aprendizaje que creo que me va a servir para continuar con lo mío que es la producción.

La relación con Sebastián sigue estando y se verá en el momento en que él tome otro club qué puedo hacer. Si es en el país para mí todo sería más fácil de seguir, sumado a su cuerpo técnico, pero si es afuera se va a complicar ya que está mi esposa, el trabajo mismo y otros aspectos que obligarán a analizarlo en su momento.

¿Te gustaría ser técnico de fútbol?

Me gustaría y no lo descarto, pero hoy por hoy no me siento capacitado. Me encanta ver fútbol, analizar partidos, ir a las prácticas, lo que sumado al estar en concentraciones, charlas técnicas de Sebastián, me sumó conceptos y un bagaje de conocimientos que seguramente me servirán si algún día se da esa opción.

Tengo pensado hacer el curso de entrenador, pero evidentemente para llegar a ser técnico de fútbol falta.

No quiero apurarme, porque me gusta lo que hago actualmente, donde siempre recuerdo palabras de Sebastián que definió lo mío como un técnico virtual, analizando rivales y trayendo al plantel cualquier concepto que vea en otros equipos de cualquier parte del mundo.

De hecho vivo viendo fútbol. Desde hace meses que vengo viendo infinidad de partidos, copiando tácticas en ataque en defensa algo que siempre me apasionó y ahora lo puedo desempeñar profesionalmente.

Dejá tu comentario