Agropecuarias | Cooperativa Apícola Patagonia

Cooperativa Apícola Patagonia: A ritmo intenso pese a las dificultades

La Cooperativa Apícola Patagonia, concesionaria de la sala de extracción instalada en el Parque Agroalimentario de General Pico, sumó socios y usuarios, proyecta nuevas líneas de trabajo y de gestión comercial y, además, afianza iniciativas de formación continua para su personal y para eventuales interesados en sumarse a la actividad.

Durante una entrevista con La Reforma, el presidente de la entidad, Alberto Marchesi, y el secretario, Hugo Quitllet, hicieron un diagnóstico de la actual zafra melífera. Luego analizaron la situación de costos y rentabilidad del sector y, además, destacaron la “muy buena relación” que une a la cooperativa con el Ministerio de la Producción de la provincia. “Cuando se habla de apoyo a las instituciones generalmente se piensa solo en recursos económicos, pero el ministerio, además, nos ha vinculado con otras instituciones, asesores y empresas”, reconocieron ayer los directivos piquenses.

La cosecha 2019-2020 “arrancó muy bien con la miel de caldén, hoy la más importante en la provincia. Pero la continuidad que generalmente se da con la miel de la zona de pasturas se cortó por la sequía”, resumió Quitllet. “Eso se frenó muchísimno y prácticamente se pierde un tercio de la producción que podría haberse dado en otras condiciones. Luego hubo lluvias pero las colmenas tardan un tiempo en recuperarse”, añadió.

“Veníamos de una sequía muy larga. El alza (cajón) de miel que puede lograrse en diciembre se perdió, recién empezó a haber buena entrada de néctar en enero. Después hubo lluvias pero ya vinieron días fríos durante las mañanas. Eso corta la postura (de la reina) y corta la entrada de néctar, porque empieza a haber buena temperatura a las 11 de la mañana y se termina a las 4 de la tarde. Lo que está entrando ahora a las colmenas es para la reserva de las abejas en el invierno”, describió detalladamente Marchesi.

De extensa trayectoria en el rubro, el presidente y el secretario de la cooperativa estimaron que este año, en promedio, la producción de miel en el norte pampeano “no va a superar la franja de entre 15 y 20 kilos. El año pasado fue de 25. Pero, en general, venimos ya con dos años muy castigados con cuestiones de clima”. Este año se sumó también, agregaron los entrevistados, “mucha pérdida de abejas por fumigaciones. Y además, debe haber algún producto inoculado porque algunas variedades de girasol y de alfalfa no son visitadas por las abejas. Para completar, también este año, de la mano de una mayor siembra de maíz, reapareció el Moscardón (Cazador de abejas). Todo suma para hacer más complicada la cosecha”, lamentaron.

En cuanto a las condiciones económicas de la coyuntura, “hasta la semana pasada en esta zona se estaba pagando entre 105 y 110 pesos por kilo (de miel a granel, en tambores de 300 Kg)”. Y un tambor nuevo (que no se recupera porque los acopiadores y exportadores no los devuelven a los productores) cuesta casi un 10 por ciento de toda esa miel. “Hoy un tambor cuesta 38 dólares más IVA”, precisó Marchesi. A ese primer costo se le suman otros, que merman considerablemente la rentabilidad de la cosecha melífera. “Combustibles y personal son dos puntos muy importantes”, señaló Quitllet.

La nota completa saldrá publicada en la edición papel del 11 de febrero de 2020.

Dejá tu comentario