Con reclamos y promesas, comenzó el tratamiento en Diputados

Las comisiones de Legislación General, Asuntos Agrarios, Ecología y Legislación Social, empezaron a tratar ayer con la presencia de representantes del Ejecutivo Provincial la Ley de Gestión de Plaguicidas.

El subsecretario de Asuntos Agrarios, Alexis Benini, sintetizó que se trata de “un proyecto integral que toma a los plaguicidas no sólo desde el agro, sino también desde lo urbano y los residuos, que son los bidones” y que la idea es “buscar un proyecto que nos ampare a todos”, al tiempo que afirmó que “hay que escuchar a todos los sectores para sacar la mejor ley posible”.

En este sentido, desmenuzó que la ley son tres partes, que abarcan Agricultura, Salud y Ambiente porque “la salud y el ambiente no tienen un límite entre lo rural y lo urbano”.

El funcionario reveló, también, que “se está gestando un plan de contingencia para recolectar los bidones en su totalidad” para poner una solución al problema que se ha observado en numerosas ocasiones y que fue uno de los disparadores del debate: la aparición de los envases en la vía pública sin el respectivo cuidado y el peligro de contaminación que implican.

En esta dirección habló de la trazabilidad de los bidones, y pidió que tuvieran número de serie para poder identificar a quienes los usan y después los “revolean y los tiran en cualquier lado, en una acción casi delictiva”, opinó. “Con el número de serie de cada bidón se podría saber quien lo vendió y a quien, porque al no poder determinarse eso nadie aparece como responsable”, enfatizó.

Pedidos

Uno de los pedidos de modificaciones llegó de voz de los diputados oficialistas Julio González y Oscar Zanoli, quien con respecto a las multas que prevé la ley para los infractores pidieron un porcentaje mayor al 20% dispuesto para las municipalidades (el 80% queda para la Provincia).

Lo hicieron amparados en que serán los municipios los encargados de controlar que se cumpla la normativa y que eso supone la presencia de personal capacitado. Por eso, pidió Zanoli ex intendente de Luiggi- la división debería ser 50% y 50%. La respuesta, como en los otros casos, fue que “se estudiará”.

En tanto, el jefe del bloque de la UCR, Francisco Torroba, renovó sus sospechas sobre el rigor científico aplicado para establecer los 500 metros como límite, con relación al ejido urbano, para la aplicación de plaguicidas. La respuesta, en este caso, fue que hay fundamentos “científicos, legales y sociales” para determinar ese número, e incluso jurisprudencia como el caso de Rafaela (Santa Fe) donde el radio prohibido alcanza los 800 metros.

Otros cuestionamientos surgieron de la voz de los diputados Marcos Cuelle (UCR) y Sandra Fonseca (Comunidad Organizada). El primero dijo había esperado una exposición punto por punto de la ley con explicaciones “técnicas y científicas”. Benini respondió que ”les debía el power point” pero que los funcionarios estaban dispuestos a escuchar y evacuar todas las consultas.

Sandra Fonseca coincidió con Cuelle, y también dijo que aguardaba una exposición técnica con fundamentos científicos, e hizo especial mención a su preocupación “por la falta de la educación en el tratado de la ley”. ¿La respuesta? “El proyecto debe mejorarse y tomar en cuenta la educación. Y cumplir con las leyes anteriormente aplicadas”.

El encuentro se produjo en la Sala del Pensamiento de la Cámara de Diputados, y estuvieron presentes, además, los subsecretarios de Salud, Gustavo Vera; de Medio Ambiente Fabián Titarelli; y el de Gobierno, Araldo Eleno. También la fiscal de Estado, Romina Schmidt; la directora de Epidemiología Ana Bertone; el asesor letrado de Ambiente, Gonzalo Turnes; y el ingeniero agrónomo Pedro Benéitez, entre otros.

FUENTE: Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario