Provinciales | Universidad Nacional de La Pampa | Facultad de Ciencias Humanas | Facultad de Ciencias Veterinarias | Facultad de Ingeniería

¿Cómo influye la compra de los estudiantes en los almacenes de barrio?

La incidencia de los estudiantes de nivel universitario en el consumo local es una variable muy importante a la hora de realizar un balance en las despensas y mercados de barrio.

Durante el período de verano, este aspecto de la economía se reduce notablemente entre un 30 y un 40% teniendo en cuenta que es la época donde la mayoría de los universitarios regresa a su casa de descanso.

En un recorrido por los diferentes comercios ubicados en inmediaciones de las sedes de la universidad, La Reforma pudo saber que gracias a la compra diaria de productos esenciales o para el día por parte de universitarios, los vendedores han logrado permanecer en el medio, a pesar de las inclemencias económicas como la inflación, la baja en el consumo, y el aumento desmedido de precios.

Se trata de un fenómeno que se repite a lo largo de los años y que se registra en polos educativos como es el caso de esta ciudad. En diálogo con el representante de la Cámara de Comercio, Roberto Gutierrez, se pudo conocer que si bien la compra diaria del estudiante es ‘bastante gasolera’ porque el 90% de ellos son sustentados económicamente por sus padres, igualmente es un factor importante para los negocios de barrio. Muchos padres optan por pagar el alquiler, la comida, y otros gastos, mientras que algunos universitarios optan por trabajar para sustentarse.

“Yo estuve hablando con un par de almaceneros que en sus comercios tienen mucha variedad de productos, y permanecen abiertos todos los días, e inclusive los domingos y para ellos el consumo baja en época de verano, entre un 30 y un 40% por la baja la concurrencia de clientes. Si bien el consumo no es excesivo, influye en el recuento final”, acotó el entrevistado.

La compra mínima es de cien o doscientos pesos. Teniendo un cuenta el 30% menos de ventas en el día, al final termina influyendo.

La reducción del consumo se da en concordancia con la crisis económica que hay. Si un padre manda determinada cantidad de dinero al hijo, hoy por hoy ya no le sigue mandando lo mismo, o eso tiene un valor menor porque la inflación subió. También es cierto que hoy en día la reducción del consumo estudiantil se ve influida porque los alquileres aumentaron, y se va complicando sostener una casa. Estamos hablando de alquileres baratos en 7 mil pesos, se complica porque a eso hay que sumarle el vivir, estamos hablando por lo menos de 20 mil pesos por mes que consume un estudiante a la familia”, describió sobre la influencia de la situación económica actual en el consumo estudiantil.

Consultado sobras las estrategias de los comerciantes para generar mayores ventas, Gutierrez dijo que “los comercios de barrio pueden tener un horario más amplio, pero los grandes no. Lamentablemente mucho no se puede hacer al no haber dinero, haber bajado el consumo, la inflación. Se avecina un panorama complicado para las fiestas”.

Por último, reflexionó sobre cómo podría encontrarse la economía argentina y piquense luego de que el 10 de diciembre se produzca el cambio de Gobierno.

“La realidad es que a partir del 11 de diciembre tenemos un nuevo gobierno, no tenemos nada proyectado a futuro porque tenemos que ver a ver como arranca la nueva gestión y cuales son las condiciones a nivel nacional. Sabemos que la idea del próximo Gobierno es inyectar dinero al consumo interno y eso para el comercio es muy bueno asíque esperamos que sea así. Con respecto a lo local, desde la Cámara de Comercio vamos a gestionar una reunión con la intendente electa, Fernanda Alonso para ver como podemos trabajar entre lo público y lo privado para ver que podemos generar para que la gente pueda volver a consumir”.

Dejá tu comentario