Provinciales | Colegio Santa Inés | Gerardo Rossi Ferrari | clases

Colegio Santa Inés: La tarea de construir comunidad a pesar del aislamiento

Atravesar la cuarentena -de duración aún indefinida- expone a las personas y a las organizaciones a una tensión en la que confluyen la sorpresa y la incertidumbre, por una parte, junto con la capacidad de adaptación y la necesidad de crear nuevos modos de relación, por otra parte.

El Colegio Santa Inés supo anticiparse, a mediados de marzo último, al escenario de interrupción de clases presenciales e inició un proceso de contingencia que redundó en un rápido reajuste a las nuevas coordenadas de la realidad. “Buscamos otras maneras de mantener unida a la comunidad y esto nos ayuda a ser positivos, a tener fe y esperanza. Y este es el mensaje a compartir”, afirmó Gerardo Rossi Ferrari, representante legal de la institución

Cambios

El colegio no escapa a la realidad compartida por todos, con incertidumbre, con cierta angustia y también con días más positivos. Este es un poco el sentimiento compartido por todos en este tiempo de cuarentena. En lo estrictamente pedagógico, estoy orgullo de los docentes y los directivos de esta institución porque incluso antes del inicio de la suspensión de clases, que fue el 16 de marzo, y ya el 20 se definió la cuarentena obligatoria, mientras se comentaba lo que se venía, ya hubo preparativos. Esos días previos fueron fundamentales para empezar a pensar en qué se podía hacer si efectivamente se suspendían las clases. Por lo tanto, apenas empezó la cuarentena los directivos ya tenían Classroom y la plataforma que anteriormente se usaba para los comunicados enseguida fue adaptada para empezar a enviar los trabajos”, resumió Rossi Ferrari.

Cabe precisar que, este año, la matrícula del colegio totaliza 752 alumnos, en tres niveles

Todos conectados

A esa fase inicial le siguió otra en la que se confirmaron otras mediaciones virtuales. “Hacemos reuniones con los padres y las madres a través de zoom y también por meet. Así podemos escucharlos, saber si están conformes con las actividades que se van desarrollando. Estamos muy pendientes de la llegada de los materiales y hemos comprobado que lo que se envía le llega al ciento por ciento del alumnado. Todas las familias del colegio tienen acceso a la virtualidad, aunque sea a través de un teléfono, así que no hay un solo chico al que no le llegue la propuesta por medios virtuales. También se recurrió a prestar 10 computadoras que había en la Sala de Computación, a través de los correspondientes comodatos. Eso nos da tranquilidad, están todos conectados”, afirmó el representante legal del colegio.

A ese grado de recepción alcanzado con el envío de materiales y actividades para que sean resueltas y procesadas en los hogares, le corresponde también un muy buen nivel de respuesta. “Hacemos muchas reuniones virtuales para ir siguiendo esta situación. En la última, con las directoras, se informó que el 90 por ciento de los alumnos responde a las tareas virtuales. Hay un 10 por ciento que demora en la entrega, o no hace los trabajos, o no interactúa. En general, el porcentaje de respuesta es muy bueno”, reafirmó Rossi Ferrari.

colegio santa ines ok
El patio del Santa Inés, hoy sin risas ni canciones, a la espera del regreso del alumnado.

El patio del Santa Inés, hoy sin risas ni canciones, a la espera del regreso del alumnado.

Continuidad

“Es un momento de aprendizaje, que implica adaptarse a una nueva realidad. Obviamente extrañamos muchísimo la presencialidad, y más en un colegio como el nuestro, en el que una de sus características más notables era la actividad de intercambios, con muchas vivencias en el patio. Ese fue siempre un espacio fundamental para los niños y los jóvenes. Entonces tuvimos que adaptarnos. Y si la cuarentena siguiera nosotros también vamos a seguir atentos a lograr la mejor forma de continuar con todas las actividades posibles, tratando de acompañar en lo académico y contener en lo humano”, definió.

“Esta semana -prosiguió- se hizo una nueva reunión virtual del cuerpo directivo, con el objetivo de evaluar después de poco más de dos meses de esta modalidad, qué se hizo, cómo nos adaptamos, junto con el compromiso de no quedarnos solo con los realizado hasta acá. Además de los contenidos pedagógicos, cómo podemos llegar a las familias y al alumnado, de todos los niveles, un poco más. En breve organizaremos otro encuentro, también virtual, e invitaremos a una psicóloga para que escuche a la familias y las ayude a entender y sobrellevar la situación”, adelantó el docente.

Entre otras ideas queremos impulsar algo así como recreos virtuales, como otra forma de favorecer el sostenimiento y el fortalecimiento de los vínculos, más allá de cumplir con lo pedagógico. Antes hacíamos fiestas, actividades grupales, celebraciones. El desafío es construir comunidad a partir de la virtualidad. Es difícil pero trabajamos en ello, más allá de las limitaciones que impone la situación general de aislamiento social obligatorio

En ese camino de reforzar acciones para que la grupalidad no se resienta y sea posible la confluencia de sentimientos y voluntades en un proyecto común, en la próxima semana habrá un encuentro virtual masivo. “Somos 106 personas en total, entre docentes y no docentes.

Será el primero que nos reúna a todos. Nos entusiasma porque es otra manera de mantener unida a la comunidad. Ayuda a ser positivos, a tener fe y esperanza, y este es el mensaje a compartir. Estoy orgulloso del equipo que integra la comunidad educativa del Santa Inés, gente con muchas ganas y bien predispuesta, que siempre va hacia adelante”, elogió Rossi Ferrari.

Dejá tu comentario