Editoriales | clases presenciales | establecimientos educativos | herramientas

Garantizar la educación igualitaria

Muchos territorios, incluida La Pampa, decidieron nuevamente la suspensión de la presencialidad educativa.

Estamos en un momento crítico, tal como expresó el ministro de Salud de nuestra provincia: “no sé si estamos en el peor momento de la pandemia, pero estamos en un mal momento, el aumento en el número de casos que se sostiene es una característica”. Los picos de contagio crecen diariamente, el personal de salud está agotado y aun así, una porción de la comunidad hace caso omiso de los protocolos y la conducta social que amerita semejante situación. En ese contexto, muchos territorios, incluida La Pampa, decidieron nuevamente la suspensión de la presencialidad educativa.

El principio general ha sido priorizar las clases presenciales bajo condiciones de seguridad sanitaria y determinar el cierre de las escuelas sólo como última opción, dado que los establecimientos educativos son lugares seguros, no son espacios de aumento del peligro sanitario. Eso está absolutamente demostrado, lo han expresado de manera contundente UNICEF, la Sociedad Argentina de Pediatría, y lo ratificó, en nuestro caso específico, la investigación epidemiológica del Ministerio de Salud de La Pampa. La suspensión de la presencialidad obedece en el caso de la provincia, a la necesidad de disminuir la circulación de personas.

Es fundamental es no perder de vista que el cierre de las escuelas por un extenso período durante el 2020, tuvo un efecto devastador en la educación, sobre todo en las niñas, niños y adolescentes que viven en situación de vulnerabilidad. No es lo mismo tener acceso a la conectividad, que no tenerlo; no es lo mismo tener un dispositivo personal, que carecer de esa herramienta fundamental; no es lo mismo tener una familia o un referente afectivo que contenga y acompañe el trayecto educativo digital, que no tenerlo. Son todas cuestiones que no es posible desatender, porque de eso depende la continuidad educativa.

Si se suspende la presencialidad, hay que garantizar que esa excepcionalidad no ponga en riesgo el derecho a la educación y para que eso no suceda, la desigualdad en el acceso a la conectividad es crucial. Determinante en momentos de presencialidad, en momentos de alternacia entre presencialidad y virtualidad y muchísimo más en los lapsos como el que atravesamos, en los que sólo la digitalidad sostiene el vínculo educativo. Es por eso que el Estado, nacional y provincial, debe reforzar las medidas tendientes a cerrar la brecha digital, porque de eso depende que la educación sea igualitaria y no sólo un privilegio para los que tienen y pueden.

¿Están localizados los estudiantes sin recursos o con menos recursos digitales, se les proveyeron computadoras, tienen conexión de internet en sus hogares, tienen crédito telefónico, tienen 4G, tienen datos, tienen disponiblidad para navegar páginas con contenido educativo? El acceso a una conectividad adecuada no es un tema menor, tiene un impacto directo en las trayectorias educativas, la pandemia puso de relieve y profundizó las desigualdades en relación a la falta de conectividad y de dispositivos tecnológicos en muchos hogares y eso perjudicó a muchos estudiantes durante el primer tramo de la virtualidad educativa.

Lo que ocurrió el año pasado nos interpela, esa experiencia debió ser lo suficientemente instructiva como para enmendar errores. Hoy, en esta nueva etapa de virtualidad educativa, ¿todas nuestras niñas, niños y adolescentes tienen disponibilidad de dispositivos adecuados desde donde acceder a las clases y los materiales, todos tienen garantizado el acceso a la red? ¿Aprovechamos este tiempo para capacitar a los docentes que necesitaban reforzar su acercamiento al uso de las TICs (Tecnologías de la información y la Comunicación), acercamos a las familias más vulnerables programas de alfabetización digital para ayudarlos a usar las herramientas y potenciar la contención parental de los alumnos?

Estamos en un momento crítico, se han sostenido las clases presenciales todo lo posible, se determinó el cierre de las escuelas como última opción, a sabiendas del impacto que tiene la medida. Ahora bien, es decisivo que se refuercen todas las políticas educativas en pos de cerrar la brecha digital y garantizar, en un contexto en todo sentido desfavorable, una educación igualitaria.

Dejá tu comentario