Provinciales | Mesa Solidaria Pampeana | donaciones

Campaña de donación de leña: "Hay gente que duerme con un colchón sobre el piso"

La continuidad de la pandemia profundiza los problemas sociales. En General Pico es cada vez mayor la cantidad de hogares que necesitan asistencia para cubrir sus necesidades de alimentación, abrigo y calefacción de ambientes.

Ani Pascual, integrante de Mesa Solidaria Pampeana, informó sobre la campaña de donación de leña que lleva a cabo un numeroso grupo de personas altruistas. Además señaló que “hay mucha gente con muchas necesidades. Faltan camas, hay gente que duerme con un colchón sobre el piso. Y con la comida no damos abasto”, relató hoy en una entrevista con La Reforma.

En la recolección de leña para estufas, la Mesa Solidaria cuenta con la colaboración de la Sociedad Rural de General Pico, que brinda generosamente su predio ferial para que allí sean trozados los troncos. Luego, además de la distribución que pueden hacer los miembros de la organización, también se suma el grupo “De las F-100”, comentó Pascual en diálogo con el cronista.

No obstante esa sumatoria de colaboradores, faltan personas que puedan aportar trabajo para utilizar hachas y motosierras. (Los vecinos que quieran contribuir en ese sentido podrán comunicarse con los voluntarios solidarios a través del perfil de Facebook, Mesa Solidaria Pampeana).

Donaciones

“Nos han donado troncos para cortar leña y la gente de la Rural amablemente nos presta el predio para descargar y trabajar ahí. Ayer (por el domingo) fue a ayudarnos una de las familias a las que asistimos. El señor y su hijo tienen motosierra y cortaron bastante. La leña es hoy, para mucha gente de Pico, la única posibilidad de calefacción que tiene para usar en su casa. También contamos con el Grupo de las F-100 que nos ayuda a repartirla”, expresó la voluntaria piquense.

Afirmó Pascual que “queda mucha leña para cortar” y amplió su llamado a la comunidad local para que done “frazadas y ropa de abrigo para poder asistir en este tiempo en el que hace tanto frío. Recibimos muchos pedidos de garrafas y de otros equipos para calefacción pero no tenemos donaciones de esos elementos. Entonces la gente sigue cubriendo esa necesidad con el uso de leña”, añadió.

Por otra parte, “hay muchas casas que son muy precarias, y allí cuesta más todavía poder calefaccionarlas”, planteó.

La mayor demanda de leña se hizo notar en los últimos dos meses. Pascual resaltó la decisión de la comisión directiva del Hogar de Ancianos “Don Bosco” porque “facilitó su predio para que fuéramos a buscar troncos y ramas. Ellos tienen muchos árboles que han caído en distintos momentos y hay leña seca. Entonces nos permitieron ir a cortar y, de paso, contribuir a la limpieza del lugar”.

Demanda creciente

Remarcó, en distintos momentos de la entrevista, que es creciente la cantidad de personas que necesita asistencia para sobrellevar la situación de cada día. Desde que comenzaron las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus, Mesa Solidaria llegó con su ayuda, en diferentes momentos y con distintos elementos –sobre todo con alimentos- , “a más de trescientas familias. Con la cuarentena la demanda se incrementó muchísimo”, añadió Ani.

Reflejo directo de la intensa actividad que desarrolla la entidad en su conjunto es la notable cantidad de mensajes que cruzan sus integrantes todos los días, sin excepciones ni descansos. La tarea que llevan a cabo se transforma, también, en un criterio de análisis sobre la situación socio-económica de buena parte de la población piquense. Y a esa labor intensa hay que sumarle, en una visión de conjunto, la que lleva a cabo el municipio a través del área de Desarrollo Social.

“Nosotros no damos abasto con lo que nos piden. No llegamos a satisfacer a todos. Pico es una ciudad muy solidaria pero en este momento faltan donaciones. Ahora tenemos pedidos, varios, de colchones y de camas. Hay mucha gente que duerme con un colchón en el piso. Por eso puede verse en las redes sociales que hacemos flyers (volantes o afiches) pidiendo cosas puntuales, que responden a lo que nos piden a nosotros y que a veces no podemos responder porque no las tenemos”, reconoció la voluntaria piquense.

“Con los alimentos, ni hablar, porque nunca damos abasto. Como entran así se van. Repartimos muchas cajas, somos muchos voluntarios, pero el pedido es constante”, amplió.

Estufas solidarias

En forma muy reciente, el grupo solidario piquense recibió una propuesta para explorar posibilidades de producción de estufas económicas, a leña, con un diseño desarrollado a partir de la reutilización de llantas de camión. A partir de allí, adelantó Ani Pascual, se compartió esa propuesta con el Taller Politécnico de General Pico, en el que ya hay un docente dispuesto a trabajar en ese proyecto. “Ojalá podamos llegar a tiempo este año, si no quedará para el invierno del año que viene”, consideró finalmente.

Dejá tu comentario