Provinciales | Calmels | hotelería canina | refugio

"El proyecto de hotelería canina ya no existe más", dijo Calmels

El director de Zoonosis y Vectores de la Municipalidad de General Pico, Matías Calmels, dialogó con La Reforma sobre el nuevo proyecto de refugio canino para la ciudad.

El director de Zoonosis y Vectores de la Municipalidad de General Pico, Matías Calmels, dialogó con La Reforma sobre el nuevo proyecto de refugio canino para la ciudad. El mismo será trasladado a un predio de la UNLPam donde funciona el campo escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias.

Hace pocos días, la intendenta de esta ciudad recibió en manos del Gobernador de la provincia, Sergio Ziliotto, el aval para otra inversión millonaria que tendrá como destino tres nuevas obras en Pico. Entre ellas, se encuentra el traslado del refugio y una nueva obra que asegurará terminar con varias problemáticas a la vez, dejando atrás definitivamente aquel proyecto regional de “hotelería canina ” en Metileo.

El Refugio Canino Municipal es un proyecto de larga data, comenzó a gestarse a mediados de los 90. En sus comienzos el predio fue utilizado por la Asociacion Piquense Protectora de Animales.

Actualmente, el refugio cuenta con dos médicos veterinarios, a cargo de la atención médica y castración de los animales que se encuentran alojados, y los que ingresan. También trabajan allí de forma permanente otras dos personas en el mantenimiento, alimentación y provisión de agua de los animales.

En esta línea, fue la misma Fernanda Alonso quien firmó un convenio con la UNLPam, para la concreción del traslado del Refugio Canino a una parcela del Campo Escuela de la Unidad Didáctica Experimental y Productiva (UDEP).

En ese sector del predio de la Facultad de Ciencias Veterinarias, ubicado en el trayecto del viejo camino a la localidad de Speluzzi y detrás de cuartel militar, se emplazará el refugio, destinado al alojamiento de todos los canes de la ciudad que no tienen dueño y deambulan por las calles.

Se desarrollará en un predio aproximado de una hectárea, con posibilidad de expansión futura. Habrá dos canileras, una de tipo comunitaria y otra de tipo privada, con una capacidad de alojamiento de aproximadamente 500 perros.

Adicionalmente, contará con un consultorio, zona de internación, un quirófano para intervenciones de todo tipo, que será aportado por la Facultad de Ciencias Veterinarias, un depósito de alimentos y un área administrativa. El costo de esta obra será superior a los 24 millones de pesos.

La obra

Para conocer más detalles de cómo será este nuevo refugio canino, el director de Zoonosis y Vectores del municipio, Matías Calmels, dialogó con la cronista de este medio.

“Es un traslado del refugio que tenemos en calle 44 esquina 5. Será una obra que respetará primero el bienestar animal y mejorará la calidad de trabajo de las cuatro personas que trabajan en el lugar. Son dos personas que hacen tareas de mantenimiento, les dan de comer y agua. Y dos veterinarios que los atienden clínicamente en lo que requieren los animales, administrando el manejo de caniles, medicaciones a los animales que lo requieren y también manejan el sistema de castración, porque todos los perros del refugio son castrados y puestos en adopción cuando ingresan”, comenzó revelando.

image.png

Asimismo, mencionó que “también estaríamos atendiendo los planteos de los vecinos de barrio Carlos Berg quienes reclaman, y por otro lado podrá volver a aprovecharse ese lugar como pulmón verde. El proyecto entonces tiene dos aristas: mejorar la calidad del vecino que vive enfrente y también la estadía de esos animales que están en este refugio actual”.

Calmels adelantó que “el predio que nos cede en comodato la UNLPam a través de la Facultad de Ciencias Veterinarias es de una hectárea, mediante un proyecto que presentó el decano Abelardo Ferrán. La idea principal es mejorar las condiciones en general, tanto de los animales alojados como las personas que allí desempeñan su labor. Se mejorarán las instalaciones y sin dudas la condición de las mascotas alojadas”, puntualizó.

“Este proyecto se desarrollará de forma articulada con la Facultad de Ciencias Veterinarias con el objetivo de que nosotros podamos realizar la atención primaria de los animales, habrá consultorio y quirófano. Cualquier otra atención que requiera, estará disponible el hospital escuela de la Facultad como parte del proceso de enseñanza de los estudiantes, bajo el mando de los profesores a cargo. Siempre hemos desarrollado tareas conjuntas con la Facultad y diferentes proyectos. Ahora por la pandemia muchos de ellos están frenados pero siempre buscamos la manera de trabajar de forma mancomunada”.

Y sobre este trabajo conjunto, añadió que “permanentemente estamos recibiendo estudiantes y enviando algunos perros para que ellos puedan realizar intervenciones de tipo práctica médica, siempre con un profesor a cargo. Eso es parte del funcionamiento del refugio también”.

Adiós a la hotelería canina

Consultado por el proyecto de hotelería canina que estuvo tratándose hasta hace muy poco tiempo atrás, Calmels aseguró que “el proyecto de hotelería canina ya no existe más, el sistema de regionalización no está comprendido en esto, sino que este nuevo refugio comprenderá las necesidades puntuales de General Pico”, dijo.

“Tendrá buenos caniles para la recuperación de los post operatorios y caniles individuales correctos por alguna cuestión de vigilancia epidemiológica de un animal. Esto es lo único que ha quedado de ese proyecto de Metileo, el resto será distinto y como dije, atenderá únicamente la problemática en Pico”.

Respecto a los animales que atienden actualmente, el médico veterinario a cargo de esta función municipal reveló que “actualmente hay 200 animales alojados. El procedimiento es siempre el mismo, cuando llega un animal se lo revisa, nos fijamos que esté en condiciones, se lo castra y lo ponemos en adopción. Nosotros diariamente trabajamos en darle comida, agua y limpiar los corrales, y desde APPA, la asociación protectora de animales, trabajan los fines de semana durante la tarde realizando cuestiones como arreglos en los caniles o lo que ellos crean necesario”, apuntó.

En este marco, Matías añadió sobre la obra y el predio que “estuvimos visitándolo junto a representantes del Colegio Médico Veterinario, organizaciones proteccionistas, el decano de la Facultad también. Se socializó el proyecto y recibimos inquietudes, entre otros aportes que servirán para la correcta obra del refugio, con el objetivo de que los animales estén resguardados y en buenas condiciones siempre”, siguió.

“Estamos trabajando todos juntos en este nuevo proyecto y esperamos mejorar la calidad de vida de los animales, de quienes trabajan allí y también de los vecinos del sector Carlos Berg, por lo cual esperamos iniciar pronto con la obra para lograr el traslado lo antes posible”, puntualizó.

Por último, resumió en que “entre todos tenemos que poder llegar al objetivo de no necesitar más de ningún refugio en Pico y que todos los vecinos y vecinas cumplan con su parte de tenencia responsable. Realizamos muchas actividades complementarias a la existencia del refugio, como la prevención, la concientización, el seguimiento de los casos problemáticos, la castración del animal, y el mismo refugio como última instancia”, concluyó.

Dejá tu comentario