Provinciales | Ley de Matrimonio Igualitario | General Pico

"Cada uno ama a quien quiere amar y eso está bien"

Bibiana Palacios se casó en 2019 con María Ledesma y se han convertido en grandes referentes del colectivo LGTBIQ+. Bibi explicó la importancia de la ley aprobada en 2010 y cómo ha transitado estos años de lucha.

Mucho tuvieron que luchar las organizaciones sociales que aunaban a los distintos colectivos de género para lograr derechos que sólo tenían hasta el 2010 las personas heterosexuales. Gays, lesbianas, transgénero y bisexuales fueron quienes conformaron un primer gran grupo que buscó esa paridad. Poco a poco, otras acepciones se fueron sumando para conformar el amplio grupo de identidades, como intersexuales, queers y +.

Fue entonces un 15 de julio de 2010, que se sancionó la Ley de Matrimonio Igualitario en la Argentina. Dicha normativa convirtió al país en el primero de América Latina, y el décimo el mundo, en consagrar la ampliación del matrimonio a personas del mismo sexo. En aquel momento, 33 votos a favor, 27 en contra y tres abstenciones, dieron el paso adelante.

Con enormes banderas representativas, que adornaron los árboles de Plaza San Martín de General Pico, ‘Bibi’ Palacios y María Ledesma dieron el sí en este espacio verde. No fue la primer pareja de un mismo género, pero sí se constituyeron como referentes de un movimiento que sigue batallando contra viento y marea.

“Es esta una fecha muy importante. En su momento cuando salió aprobada la ley, tal vez no estaba metida tan de lleno como hoy en esa lucha. Esto nos cambió a todas las personas del colectivo, puesto que todo esto surgió con la voluntad de todos, todas y todes para que las parejas puedan tener mayor igualdad”, indicó ‘Bibi’.

Con el paso del tiempo y algunas circunstancias particulares como la primer unión de dos personas del mismo género en General Pico, la llevaron a la periodista a involucrarse totalmente. De hecho, la boda celebrada en el mítico sitio de la ciudad, también estuvo relacionada con el movimiento.

Con Mari decidimos hacerlo en la Plaza para darle mayor visibilidad a esta cuestión. Para todo el colectivo es un lugar donde buscamos que la población nos vea. Lo hacemos porque a veces nos preguntan por qué tenemos que decir qué elección tuvimos. Justamente, porque tenemos una sociedad que natural o culturalmente es heterosexual y no tuvieron que salir a pedir ningún derecho

Ambas se encuentran en pareja hace aproximadamente tres años y cumplieron con su sueño de unirse en matrimonio durante el mes de enero de 2019.

“Yo creo que fue a partir de que me casé que me aceptaron definitivamente en mi familia, antes por ahí no era tan así. Pero a mí me alcanzaba con eso”, sostiene con cierta timidez. Inmediatamente, explicó que buscó evitar en sus familiares cierto malestar que podrían generarle los prejuicios retrógrados de cierta parte de la sociedad que niegan a avanzar.

Los 33 votos en el Congreso permitieron que se de en Argentina un cambio más profundo del que se puede percibir en una simple unión matrimonial. “Entiendo que se visibilizó más, que hay otra movida. Esa es la idea, porque tenemos los mismos derechos y eso se puede reflejar en el lema `Un mismo amor, un derecho´”, mencionó.

Su actualidad, su vida, hoy es lo que es gracias a la perseverancia y el motor del amor: “Debemos pensar que los demás te tienen que aceptar tal cual sos. Si no es así, no son amigos, no sos familias. Querer a alguien del mismo sexo no te hace diferente, no te hace mejor o peor persona. Cada uno ama a quien quiere amar y está bien”, señaló.

Progreso

Avanzar a través del manto de la discriminación, los prejuicios y la violencia no fue una tarea sencilla. Las manifestaciones, actividades y actos se mantienen hasta la actualidad en pos de hallar una vida más tranquila para todos aquellos que forman parte del enorme colectivo.

“Hubo mucho esfuerzo por conquistar este derecho. Mucha gente movilizada en Buenos Aires y otras provincias salían, por ejemplo, a buscar firmas para alcanzar el objetivo. Yo a veces pienso y digo, ¿por qué no antes? Me detenía por mi familia por lo que podían pensar los demás y no se trata de eso, sino de la felicidad de uno, pero te vas dando cuenta de ello con el tiempo. Lo que cuenta es nuestra felicidad y nuestros derechos”, dijo.

Bibi mari ok
Bibiana y María celebraron su casamiento en la Plaza San Martín en lo que constituyó un fuerte mensaje de lucha.

Bibiana y María celebraron su casamiento en la Plaza San Martín en lo que constituyó un fuerte mensaje de lucha.

Luego de unirse plenamente a los movimientos sociales, se mostró cada vez más abierta a esa visibilización entendiendo que aún hay situaciones que deben desterrarse. “Hay violencia, chicos y chicas muriendo por ser discriminados. Tenemos que seguir luchando”, apuntó. Pero nada de ello ha sido en vano. Los resultados se han mostrado y poco a poco se ha logrado atenuar todas aquellas acciones malintencionadas que complotaban contra la libre expresión del colectivo LGTBIQ+. “Estamos en un pueblo grande, todavía falta mucho”, mencionó.

Apoyo estatal

Referentes de la organizaciones Somos Diversidad y La Casita de la Diversidad entregaron en MEDANO la bandera del Orgullo a autoridades municipales, en lo que fue un signo de acercamiento y apertura trascendental, que tiene gusto a poco. “Falta apoyo estatal, creemos que estas acciones no alcanzan. Ahora estamos peleando por el cupo laboral trans. Todo está pasando pero muy lentamente”, añadió.

Bibiana valoró la existencia de la Secretaría de Género y Diversidad, aunque cree valioso que haya una persona perteneciente al colectivo. “Hemos charlado con la intendenta, tuvimos continuidad en el diálogo pero se cortó un poco por el tema del aislamiento. Vamos a seguir viendo qué podemos hacer este año”, indicó.

Entre esos requerimientos al Estado, reclamó por un Documento Nacional de Identidad sin género. “El martes fue el Día del No Binarie. Ello implica que no se haga distinción de género, por lo que estaría bueno un DNI sin esa diferenciación y que ése niño pueda elegir el día de mañana quién quiere ser o cómo se percibe”, señaló.

Uniones

En agosto de 2010 tuvo lugar el primer matrimonio igualitario en La Pampa. A partir de allí, otras personas se hicieron eco de ello y procedieron de la misma manera, jurándose amor eterno en localidades como Santa Rosa, Eduardo Castex y más ampliando posibilidades en La Pampa.

Este medio consultó a la directora del Registro Civil piquense, Graciela Sánchez, quien informó sobre la cantidad de uniones que se dieron en la última década: “Yo pongo el ojo en el matrimonio, para mí no hay matrimonios comunes e igualitarios, por decir de alguna manera. De todas maneras y teniendo en cuenta el contexto, repasé desde que salió la Ley en cuestión y se dieron aproximadamente entre 10 y 11 uniones matrimoniales en la ciudad. No me puse a mirar si los apellidos tienen que ver con dos mujeres o dos hombres, es la verdad”, apuntó.

Consultada sobre el derecho adquirido hace diez años, manifestó: “La semana que viene hay un casamiento con esa particularidad. Yo sé que se llama Ley de matrimonio igualitario, pero para mí es un matrimonio. Es decir, ¿qué es igualitario? ¿que tienen el mismo sexo biológico? Eso no tiene nada que ver con cómo se mira cada uno”, destacó.

Afirmó que aún en cuarentena los vecinos continúan optando por compartir la vida y el Registro Civil local está disponible desde hace unos 20 días. Con el protocolo sanitario vigente, los novios o novias pueden asistir con sus respectivos testigos, aunque no podrá haber nadie más en la sala. Tampoco podrán aguardar familiares dentro del establecimiento como en la vereda, según lo mencionado por Sánchez.

“Hemos tenido demandas, por lo que he estado contestando mails al respecto, tomando papelería ya que aún dentro del protocolo quieren casarse. Los matrimonios y las uniones convivenciales -mal llamados concubinatos- tienen actas iguales y genera en el registro de Renaper un lazo de personas, que si se terminara tienen que hacer un cese. O sea que ambas uniones tienen un peso legal y en el Registro Nacional de las Personas”, explicó.

Por último, valoró que una gran cantidad de interesados se vuelquen a las oficinas que dirige a fin de realizar consultas como el cambio de género: “Preguntan muchísimo, no te diría a diario, pero sí bastante. Siempre tienen una entrevista personal conmigo, incluso se completa la solicitud primera. Esta es una etapa en la que hay una atención personalizada”, cerró.

Dejá tu comentario