Provinciales | basura | problemática | Residuos

Basurales a cielo abierto, una problemática piquense

Al recorrer caminos vecinales se continúan encontrando basurales a cielo abierto, formados por una repudiable acción vecinal.

Si bien la ciudad cuenta con un buen servicio municipal de recolección de basura, tanto para residuos domiciliarios como también especiales, al recorrer caminos vecinales se continúan encontrando basurales a cielo abierto, formados por una repudiable acción vecinal.

La Reforma dio cuenta en distintas oportunidades de esta problemática, pero lamentablemente parte de la comunidad piquense continúa generando basurales en caminos de tierra, a pocos kilómetros del radio urbano.

Evidentemente cuesta erradicar cierta conducta de varios vecinos que acostumbran a llegar a los mencionados lugares para arrojar allí todo tipo de desperdicios, pese a que cuentan con una planta de transferencia de residuos en el barrio Carlos Berg, conformada por varios contenedores que pueden albergar todo tipo de basura, que es utilizada por otros piquenses, en gran mayoría.

image.png
Una importante cantidad de basura fue arrojada recientemente en cercanías del cruce de calle 40 y ruta 1.

Una importante cantidad de basura fue arrojada recientemente en cercanías del cruce de calle 40 y ruta 1.

Lo cierto es que los basurales contaminan el medioambiente y realmente es chocante encontrarse con basura desparramada a la vera de los caminos vecinales, cada vez más transitados por vecinos de la ciudad que realizan actividades físicas, ya sea de running o en bicicleta.

Este diario llegó en las últimas horas a dos espacios de la ciudad, bien alejados uno del otro, en los que suelen conformarse basurales a cielo abierto, y corroboró que los ‘focos infecciosos’ continúan ‘alimentados’ por piquenses, como ocurre en un camino vecinal cercano a la Rotonda Perón, ubicado a la vera de la ruta provincial 4, y también en otra arteria de tierra que nace en inmediaciones del cruce de la calle 40 y la ruta 1.

image.png
Un basural a cielo abierto es ‘alimentado’ por los piquenses en un camino vecinal ubicado a pocos kilómetros de la Rotonda Perón.

Un basural a cielo abierto es ‘alimentado’ por los piquenses en un camino vecinal ubicado a pocos kilómetros de la Rotonda Perón.

Las tareas que se ejecutan en la ciudad en materia ambiental son varias, buscando sembrar conciencia de la importancia que tiene darle el tratamiento adecuado a la basura ‘desde la casa’.

Por lo tanto, sería bueno que varios vecinos simplemente se ‘aggiornen’ a los servicios de recolección municipal, y eviten arrojar basura en caminos vecinales. Con eso se daría un paso hacia adelante a favor del medio ambiente.

Dejá tu comentario