DEPORTE | Básquetbol | Independiente | La Pampa | marea roja

Básquet: El día más glorioso del deporte pampeano

Sportivo Independiente campeón de la Liga Nacional "A" de Básquetbol fue, como logro deportivo, lo máximo que consiguió alguien llevando en nombre de la provincia a lo más alto.

Sportivo Independiente campeón de la Liga Nacional "A" de Básquetbol fue, como logro deportivo, lo máximo que consiguió alguien llevando en nombre de la provincia a lo más alto.

Lo consiguió en forma brillante. Pasando por arriba a todos los rivales de esta temporada de la élite del básquetbol argentino, incluso al propio Olimpia con una serie donde los santafecinos sólo pudieron ganar un juego de los cinco posibles. Los cuatro restantes, especialmente el último, donde se impuso por 130 a 111, fue una demostración roja de juego impecable, que lo cristalizó en la historia de ese deporte como uno de los equipos que mejor básquetbol jugó, superando a rendimientos superlativos de sus principales individualidades.

Es comprensible que en el ambiente deportivo, tal vez a un futbolero no lo podamos convencer de que esto fue lo máximo que pasó en nuestra ciudad y en nuestra provincia. Porque se quedarán con otros recuerdos imborrables, como el Ferro-Boca en el "Coloso" ¿no?. Para un "tuerca" su emoción máxima pasó por la concreción de las enormes vueltas de La Pampa, el regreso glorioso de Marchini de Caracas. Como los amantes del boxeo pedirán un lugar en el podio las veces que llegó a consagrarse un pampeano como campeón argentino o mundial, caso Miguel Angel Castellini.

basquet independiente de pico campeon liga nacional 1.jpg

Y así podemos seguir recorriendo diciplinas donde cada uno tendrá entre sus mejores recuerdos, un momento único que no está dispuesto a bajarlo del pedestal, por nada del mundo.

Pero hoy, a 25 años de la máxima gloria roja, lo que consiguió Sportivo Independiente a través del equipo de Mario Guzmán y el recordado Leo Aboy. El de Esteban De la Fuente, Melvin Johnson. el "Enano" Sucatzky o como usted quiera identificarlo, fue sin dudas único.

Porque si bien es cierto que el deporte pampeano hizo hablar al país en diferentes momentos y con distintos logros, la repercusión que alcanzó esa consagración basquetbolística fue impresionante.

Fue lo más grande que le pasó al deporte en su conjunto, porque trascendió muy fuerte hacia afuera, pero nos hizo vibrar a todos hacia adentro.

La "marea roja", haciendo alusión al apodo que se puso su hinchada, pero abarcando mucho más que eso, fue tapándonos de entusiasmo a propios y extraños, porque de otra forma no se entiende cómo nos cansamos de ver al "Gigante" desbordado de público, con gente sin poder entrar a ver jugar y ganar a ese gran equipo.

Fue de máxima emoción esa noche de consagración ante los venadenses. Ya había sido impactante el ascenso a la "A", dos temporadas antes. La eliminación del histórico Atenas de Córdoba en las semifinales de la temporada anterior a este título nacional, como también la historia basquetbolera roja se siguió escribiendo al año siguiente con la consagración sudamericana que conseguido en Chile o el cuarto lugar en el Panamericano de Brasil. Pero en cuanto a lo que por dentro sintió el hincha rojo, el amante del deporte en general, lo ocurrido aquel 24 de junio del '95, no tiene comparación con nada.

Estamos convencidos de que fue así, porque son hechos que quedaran grabados en los historiales deportivos, porque es muy probable que pasarán una vez en la vida, pero ante todo porque fue logrado con un nivel competitivo brillante, "jugando de memoria", deleitando a multitudes y enorgulleciendo a todo el pueblo pampeano que no lo olvidará jamás.

Dejá tu comentario