Provinciales |

Anunciaron taller de compostaje y lombricompuesto

El martes 23 de abril se desarrollará en General Pico un Taller de Compostaje y Lombricompuesto. La iniciativa forma parte de un ciclo de capacitaciones que se desplegará durante este año, con la organización conjunta del municipio local, el programa Pro Huerta del INTA y el CERET (Centro Regional de Educación Tecnológica), con respaldo del Ministerio de la Producción.

El taller será desarrollado la semana próxima, en la fecha indicada, a partir de las 14:00, en la sede de la comisión de fomento del barrio ‘Carlos Berg’, sita en calle 13 Nº 2373. El acceso a la capacitación será gratuito, pero con un cupo limitado por razones de organización y de espacio. Las personas interesadas en participar podrán inscribirse a través de las líneas telefónicas (2302) 434903 / 427191.

La primera capacitación tuvo lugar en el pasado mes de marzo, en MEDANO, dedicada a la iniciación hortícola y la producción propia de semillas. También está previsto, para los próximos meses, otros talleres similares al de compostaje en los barrios Federal y El Molino. Y, poco después, un taller sobre riego por goteo.

El trabajo interinstitucional que se han propuesto los organizadores apunta a ofrecer a la comunidad una serie de conocimientos teóricos y prácticos que posibiliten el crecimiento de las huertas familiares, la generación de alimentos frescos y, en simultáneo, una mayor conciencia sobre el cuidado del medio ambiente.

En tal sentido, el taller sobre compostaje y cría de lombrices para producción de compost es de gran importancia ya que la concreción de esas labores favorece considerablemente la reducción de los volúmenes de residuos domiciliarios con base orgánica. Por otra parte, aporta nutrientes a los predios dedicados a la producción de verduras y hortalizas (ya sea a cielo abierto, en túneles bajos o en invernaderos de mayor tamaño).

Abono orgánico

La idea de transformar y reutilizar los desperdicios que se descartan en los hogares puede ser llevada a la práctica con sencillos procedimientos y con elementos fáciles de conseguir y de adaptar a ese fin. Desde cáscaras de frutas y verduras hasta la yerba del mate y el pasto recién cortado, en general se desecha la mayor parte de los desperdicios generados en los hogares. Pero todos esos restos orgánicos pueden volver a utilizarse.

Un solo ejemplo puede ser útil para tomar conciencia de los cambios que podrían generarse con una masificación de las prácticas de reciclado de orgánicos. El ejemplo está tomando de un estudio realizado por la UBA (Universidad de Buenos Aires). De hecho, hasta el 42 % de los materiales descartados en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) podrían transformarse en abono.

Los técnicos aconsejan no incluir entre los restos orgánicos a transformar los sobrantes de comida elaborada, carnes, lácteos, grasas. Y, por supuesto, están absolutamente contraindicados elementos como plásticos, latas, vidrio, etcétera. Dado que un gran porcentaje de la masa de residuos domiciliarios está formada por restos orgánicos, fácil es advertir hasta qué punto podría ser beneficioso para la comunidad que sean replicadas cada vez más las prácticas de transformación en compost.

Hacer compost casero es una actividad de la que pueden tomar parte todos los integrantes de una familia, y es una buena forma de favorecer que niños y niñas conozcan los ciclos de la naturaleza, al tiempo que adquieren nociones sobre consumo responsable.

Los restos orgánicos pueden ser transformados y reutilizados, enriqueciendo el suelo y cuidando el medio ambiente.

Dejá tu comentario