Nacionales | amiga | joven | niño

Una amiga de la joven que salvó la vida de un niño en el lago, contó lo que ocurrió en El Cardiel

Marinela Bossio dio su vida para rescatar a un niño durante una tormenta en el lago El Cardiel. Deborah Acosta, su amiga, fue testigo de todo.

Deborah Acosta, era amiga de Marinela Bossio, la joven veterinaria que salvó la vida de un niño de 8 años en el Lago Cardiel al colocarle su chaleco salvavidas. En diálogo con Cadena 3, Acosta contó cómo se desencadenaron los hechos del domingo que acabaron con la vida de su amiga cordobesa y de otras tres personas.

Leer mas: Una joven de 26 años falleció tras salvar a un niño de morir ahogado

Marinela era amiga de la facultad de su hermana. Ambas se conocieron en Río Cuarto, estudiando veterinaria y en enero habían decidido mudarse a Gobernador Gregores, a probar suerte: “Ella estaba trabajando en un criadero de chanchos, renunció como correspondía y estaba feliz, preparada porque se venía. El 30 de enero llegó a Gregores, el pueblo donde vivimos nosotras y estaba feliz de estar acá”, reveló Deborah.

El domingo pasado, junto a un grupo de amigas decidieron ir a pasar el día al lago Cardiel y la joven relató a Cadena 3 que “acá a los kayaks los alquilan, pero nosotras llevamos uno de una amiga para tres personas y mi prima llevó uno para una persona. Hicimos una ronda, descargamos las cosas y estaba muy lindo. Salíamos en kayak a cada rato y había también otras personas”, contó.

Sin embargo, en un momento comenzó a levantarse un poco de viento y aunque no hay carteles de advertencia, los lugareños saben que si hay viento, las aguas se pueden volver peligrosas y arrastrar a las personas hacia el interior del lago.

image.png

“Nosotras estábamos en la orilla todas porque se empezó a levantar viento, a la derecha como a unos 50 metros había personas que estaban en dos kayaks cuando estaba lindo. Empezó a levantar viento y estas personas seguían. Para el lado izquierdo había una familia con este nene de 8 años, que agarró una tabla y se metió al agua y empezó a decir ‘me lleva, me lleva, me voy’”, detalló.

El viento empieza de a poco, y las ráfagas se ponen fuertes, al segundo se calman y al rato siguen más fuertes. Deborah también relató al medio cordobés que “los primeros en reaccionar fueron un chico que estaba pescando y se tiró nadando y Marilena que agarró el kayak para una persona, le llegamos a alcanzar un salvavidas, pero ella no nos dio tiempo de nada”, agregó.

El chico que se largó nadando se acalambró, la pareja de mi prima se fue en un kayak de dos personas y lo sacó porque se ahogaba y Marinela llegó hasta el nene y le puso el salvavidas para luego socorrerlo en el kayak

Un tío del menor también se tiró al agua para cooperar en el rescate y también fue rescatado por la pareja de la prima de la joven con una soga, porque el viento cada vez era más fuerte.

Marinela estaba sola, cada vez más adentro del lago. Apenas llegó al nene le puso el salvavidas y ató su tablita al kayak porque lo llevaba y la tablita siempre estaba detrás del kayak. A ella no le alcanzamos a dar salvavidas

Según precisó Deborah, a Cadena 3, del lado donde estaba Marinela “se levantó una tormenta muy fuerte de viento, lluvia y algunos decían que hasta granizo”. “Se levantaba la arena de la playita y te pegaba. Todos fueron a correr y guardar las cosas en el auto. Todas estábamos nerviosas, yo juntaba las cosas y llevaba a los nenes, a los hijos de mi prima y de otras amigas”, apuntó.

El cuerpo de Marinela fue encontrado pasadas las 12 de la noche en la orilla. “Mi hermana se fue como a las 10 de la noche porque se descompuso. Como está embarazada, se le puso la panza dura y tenía contracciones, y yo me fui a las 12 porque también me descompuse y al ratito la encontraron en la orilla”, lamentó.

Deborah señaló que en el lugar no hay bomberos, botes o cuatriciclos para alertar a los visitantes o actuar ante una emergencia de ese tipo. “Las ambulancias y bomberos aparecieron en una camioneta re vieja y donada y no están preparados para estas cosas. No es la primera vez que pasa una tragedia de esta característica en el lago”, planteó.

Uno de los sobrevivientes que cruzó a Marinela en el agua le contó a Deborah que su amiga no soltaba al nene y que por la manera en que lo sostenía pensó que era su hijo. “No lo dejaba y le daba ánimo”, destacó.

“Esto es falta de gestión de los políticos a quienes les damos el poder. Acá, los bomberos no tienen nada, hay cosas que se caen abajo en el cuartel. Si hubiera habido un equipo de rescate, una lanchita que los buscara estaría con vida. Marinela estuvo hasta las 10 de la noche nadando, pasaron un montón de horas en las que no hicieron nada”, manifestó.

Fuente: Cadena 3

Temas

Dejá tu comentario