Agropecuarias | Agroquímicos | Luis Leani | CAPROMA

"No se trata solo de quejarse sino de ofrecer una probable solución"

La reciente decisión estatal de rehabilitar la venta de agroquímicos en la provincia fue recibida con alivio por parte de los sectores vinculados directamente con la producción agropecuaria.

Entre otras repercusiones, el presidente de la Cámara de Propietarios de Maquinarias Agrícolas, Luis Leani, destacó que es “lo que se esperaba” y lamentó que la prohibición de venta fuera decidida en forma abrupta. Estimó, durante la entrevista con La Reforma, que pese a la veda oficial a la comercialización de fitosanitarios los productores se ayudaron mutuamente, pudieron amortiguar el ataque de la plaga y no habrá un impacto significativo sobre los rindes de cosecha.

Fue claro y directo,también, a la hora de “repudiar” a quienes en forma desaprensiva a indolente “dejan abandonados o tiran donde no corresponde los bidones vacíos”. Finalmente puso de relieve que las entidades relacionadas con el campo “trabajan en un proyecto alternativo sobre agroquímicos” que no solo tiene objeciones al proyecto oficial sino que además ofrece propuestas para superar varios puntos de ese texto.

La marcha atrás con la prohibición de venta de agroquímicos “es lo que esperábamos todos que pasara. Creo, tanto a nivel personal con los asociados a CAPROMA, que la molestia mayor se generó al preguntarnos por qué proceder en contra de los productores y de los que andamos todo el día, todos los días, trabajando para producir en La Pampa y no en cambio hacia Campo Limpio (la fundación responsable de construir los centros de acopio de bidones vacíos). Porque los que tomaron la medida deben haber pensado que iban a crearle un problema a Campo Limpio y en realidad se lo crearon a la gente que produce”, advirtió el directivo piquense.

“Estábamos en medio del incendio, porque hubo un ataque de isoca, además de algo de chinche pero esto último no era lo más importante. Pero el ataque de isoca era uno de los más furiosos de los últimos años. Y la prohibición de venta nos agarró de un momento a otro a los productores y contratistas. Porque un lunes dijeron que se iba a prohibir y el martes o el miércoles ya cortaron. Por eso se creó semejante malestar. Por suerte todas las entidades nos juntamos a trabajar en conjunto”, rescató.

Leani no fue el único que advirtió sobre el peligro que entrañaba, para la producción, la interrupción de los tratamientos fitosanitarios en pleno ciclo de isocas. Profesionales de la agronomía y representantes institucionales fueron coincidentes en el diagnóstico. Ahora, superada la restricción comercial, Leani y otros actores de la cadena agrícola estiman que pudieron amortiguar el ataque de la plaga y no tendrá impacto significativo sobre los rindes de cosecha.

“Estimo que en gran medida se solucionaron algunas situaciones porque en el campo estamos acostumbrados a improvisar soluciones hasta con un alambre de fardo. Entonces algunos productores se prestaron productos y otros fueron a comprar a otras provincias, lo cual resultó totalmente ridículo. En La Pampa estaba prohibida la comercialización, no la aplicación. Si querían (el gobierno) darle un tirón de orejas a alguien, salió al revés. A Campo Limpio, que era el responsable, no le hizo ni la tos, porque no tuvo ningún problema. El problema lo tuvieron los chacareros y los que trabajamos con ellos. Entonces los que estaban cerca de la provincia de Buenos Aires iban a comprar a América o a González Moreno, y otros iban hacia Córdoba. Y así fueron solucionando sus problemas”, relató el contratista.

La situación también les resultó estresante “porque andábamos sin saber qué nos iba a pasar en las camineras, si nos iban ameter presos o no solo por traíamos productos de afuera. No había una situación clara. El impacto fue contraproducente y al Ministro de la Producción no lo escuchamos en ningún momento ni enojado ni a favor de todo esto, no sabíamos si estaba o si no estaba en La Pampa en ese momento”, señaló Luis Leani.

Dejá tu comentario