DOMINGO 02 de Octubre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Vacaciones gratis

Escuchar esto debe generar el interés de muchos lectores que seguro ya están llamando a la ‘vieja’ y diciéndole mirá: ‘Hay vacaciones gratis’. Lamentamos que el título lo haya llevado al error o a la mala interpretación. El que está de vacaciones y gratis es el presidente Alberto Fernández, junto a una inusual comitiva de 50 personas.

Cuando escuchábamos a los entendidos en todo aquello que se refiere a los procedimientos que se ponen en funcionamiento, desde el punto de vista protocolar, cuando se trata de viajes de funcionarios de alto rango, nos sentimos maltratados.

Es de suponer que el viaje de un Presidente de cualquier país se analiza en sus mínimos detalles. Los contenidos son una pieza fundamental y sobre esa base se consolidan las necesidades que requiere un mandatario cuando debe acudir a determinadas reuniones.

De pasar de lo protocolar a lo oficial y luego se inicia un profundo análisis de quienes deben ser acompañantes indispensables para que se puedan realizar las diferentes planificaciones, que normalmente tienen que ver con los temas que son prioritarios y que requieren acuerdos de carácter internacional.

Primero aclaremos que este ‘viaje oficial’ no es gratis, sino que lo ‘pagamos todos’. Y este aspecto es el que nos mueve a considerar un total despropósito que el presidente Alberto Fernández, primero viaje a realizar contactos que ya concretó el ministro de Economía Sergio Massa, es decir que, aparece en los papeles, un viaje infructuoso, solamente para ratificar con su presencia lo que ya hizo uno de los funcionarios más prominentes que hoy manejan el gobierno nacional.

Pero cuando comienzan a trascender quiénes integran la comitiva, nos surge un sentimiento contrariado, frustrado, al sentirnos tan usados y ‘ninguneados’. La esposa del presidente Fernández, llevó a su vestuarista, el ministro de Seguridad, fuertemente cuestionado por la deficiente actuación de los custodios de la Vicepresidenta, cuya vida corrió serio peligro, según arrojan las investigaciones que se están llevando a cabo judicialmente, llevó a su secretario privado.

Fue un premio a la ineficiencia e incapacidad, realmente no lo sabemos, pero es indignante. También había diez hombres de la prensa del Presidente, cuando con uno sobraba y bastaba.

En síntesis el listado continúa y la irritación aumenta considerablemente, cuando trasciende que el Presidente no tenía una agenda preparada, sino que se iban generando los contactos para justificar este viaje, que nadie entiende. Solamente cabe pensar que le indicaron que se alejara mientras quienes están gobernando aplican las medidas socioeconómicas, que se están dando a conocer.

Cuando trascendió la expresión de Kristalina Georgieva, que manifestó sentirse complacida de hablar con el presidente Fernández para decirle de los ‘buenos acuerdos que selló con Sergio Massa’. Parece parte de una gran puesta en escena en donde nada está preparado ni obedece a una planificación oficial, coordinada a través de una agenda, que le permita saber al país que vamos en procura de lograr objetivos que nos faciliten salir de los apremios actuales.

La pregunta surge sola: ¿Tenemos Presidente?. O solo estamos ante la presencia de un funcionario de alto rango, cuyo mandato terminó y el poder está en otra parte.

Hoy escuchamos a varios especialistas en materia de comitivas oficiales, sus conformaciones y en todos los casos señalaban que resulta muy difícil evaluar: para qué tanta gente, si no hay agenda conocida. Por otra parte cuestionaban la presencia de la ‘primera dama’, cuando se podría llegar a suponer que los encuentros son de estricto orden técnico-gubernamental.

Entre otro datos señalaron con nombres y apellidos cómo viajan otros funcionarios de alto rango en el mundo. En su mayoría no más de cuatro a cinco personas, todas con funciones específicas. En pocas palabras: ‘Son muy cuidadosos de los dineros públicos’. Y eso está marcando las diferencias que hoy han generado enojo y muchas críticas en todos los ámbitos informativos del país.

El país está sometido a los avatares de un profundo ajuste social y económico, además de una imparable inflación que está provocando la privación de cuestiones fundamentales a la sociedad argentina. Mientras este fenómeno sacude el tejido social del país, el Presidente y su comitiva de cincuenta personas, viajan para gestiones que nadie conoce.

Creo que otra vez volvemos a mostrar que lo que está ausente es el ‘sentido común’ y la total ausencia de ver la realidad de la Argentina.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.