LUNES 22 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Un hombre murió luego de una explosión en su vivienda

Un hombre de 47 años murió durante la madrugada de ayer, luego de una explosión ocurrida en una vivienda situada en la calle 6 casi esquina 33. El fiscal Guillermo Komarofky no descartó que el incendio haya sido consecuencia de una determinación de la propia víctima, que podría haber dejado adrede las hornallas de la cocina abiertas.

La explosión en la vivienda del barrio “El Molino” se produjo aproximadamente a las tres de la mañana y fueron los vecinos los que inmediatamente alertaron a la Policía y a los Bomberos, que al llegar encontraron la incendio generalizado. Cuando pudieron controlar las llamas encontraron, en una de las habitaciones el cuerpo calcinado del propietario de la morada.

La víctima fue identificada más tarde como Marcelo Hernán Díaz quien falleció, “por asfixia y carbonizado”, según informó el funcionario judicial luego de recibir el informe preliminar de la autopsia.

“Los bomberos me informaron sobre una explosión, lo que fue corroborado por los vecinos, que relataron que se despertaron a partir de esa situación. El estado en que quedó la estructura del techo, da cuenta que habría ocurrido de esa manera”, explicó Komarofky a un periodista de La Reforma.

Manifestó además que “todo indica que hubo una acumulación de gas”, pero al ser consultado sobre como se habría producido respondió que “es materia de investigación, pero hay indicios que nos hacen pensar que no fue un hecho accidental”.

“Todos los artefactos que funcionan a gas tenían termo-cupla, a excepción de la cocina”, informó el fiscal, que aclaró que “estaban fundidas de tal manera que a los peritos les resultó imposible determinar si estaban abiertas o cerradas”.

En ese marco, una de las hipótesis de trabajo de la Justicia -que no fue desmentida por el fiscal- que Díaz haya dejado las perillas de gas abiertas, los ambientes se llevaron de gas y que la explosión se produjo en la propia habitación donde fue encontrado en cuerpo, ya que allí había un calefactor.

Los investigadores habrían determinado que minutos ante de la explosión Díaz había intercambiado mensajes telefónicos con algunas personas cercana a el, donde habría ensayado una especie de “despedida”.

La causa de la muerte habría sido la inhalación de gas, y que la explosión se produjo con posterioridad, ya con el hombre sin vida, según cree parte de los investigadores.

Durante la mañana, las primeras hipótesis referían a que en el interior de la vivienda se habían encontrado restos de una moto, la que estaba totalmente quemada y que quizá podría haber sido la que ocasionara en incendio. Ante la consulta puntual, Komarofky dijo que la presencia del rodado nada tendría que ver con el inicio del fuego. “La moto estaba en un lugar distinto a donde se produjo la explosión”.

Aclaró que “hasta el momento no surge de la investigación que haya tenido intervención en el hecho alguna tercera persona”.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.