MARTES 07 de Febrero de 2023
 
 
Compartir
Twittear
 

TikTok: Un juego siniestro

Hace tiempo que venimos leyendo y viendo que una red, que puede ser considerada social pero que está definida como aplicación, plantea a un importante número de seguidores, que son en línea general niños y niñas de un target de 10 a 15 años, que deben cumplir determinados desafíos, en un juego siniestro que en muchos casos ha concluido en la muerte de quien se atreve a realizarlo.

Esta situación parece haber sido ignorada por las autoridades competentes y -lamentablemente- se siguen sumando los casos de víctimas fatales.

El más reciente, el ocurrido en la localidad de Capitán Bermúdez, provincia de Santa Fe, donde una niña de solo 12 años aceptó el desafío que planteaba el TikTok, del juego denominado ‘Blackout Challenge’ ( conocido como el juego del apagón o desmayo).

Milagros, así se llamaba la niña, fue animada por compañeritos que compartían el mismo juego y se practicó el ahorcamiento mecánico que le produjo el desmayo pero concluyó con la muerte. Entendemos ante la imposibilidad de reaccionar a tiempo y evitar la asfixia total.

La familia en pleno, ha salido por distintos medios y redes sociales a advertir sobre este fenómeno que es ‘patrimonio’ de los más chicos y que plantea ciertos desafíos, algunos, por no decir todos, cuestionables dada su alta peligrosidad y riesgo de lesiones severas y muerte.

La justicia santafesina está actuando, para determinar legalmente y a través de las pericias forenses que la muerte de la niña no tuvo otras causales.

Los primeros informes, señalan que no existen signos que permitan sospechar intervenciones externas. Hay ausencias de lesiones o abusos, por consiguiente, en una primera visión, la muerte producida por asfixia mecánica se la provocó ella misma cumpliendo con el desafío.

Esto está marcando hasta qué punto incide una aplicación social, que funciona como una red, en la joven mente de niñas y niños. También ha generado víctimas fatales en adolescentes que se han atrevido a desafíos mucho más riesgosos.

Queda fielmente reflejado que la tecnología debe ser regulada y quienes la utilizan -hoy no hay límites de edad- deben ser educados adecuadamente, atento a que -como en estos casos- del TikTok- requiere una estabilidad psicológica total.

En estos casos, donde los practicantes son niños, deberían estar contemplados los controles adecuados, siendo el primero, el familiar y así ir subiendo en la escala de responsabilidades hasta llegar al nivel judicial, que debería imponer condicionamientos especiales o lisa y llanamente prohibirlos dada su enorme letalidad.

Hasta ahora, según hemos podido indagar, existen formales denuncias contra la organización que promueve estos juegos en la aplicación TikTok y otras similares que están causando la muerte de niños, niñas y jóvenes adultos que aceptan los desafíos, pagando por esta actitud, un muy alto precio.

‘Entre los casos más resonantes hallamos el que ocurrió en Estados Unidos y tuvo como víctima a Nylah Anderson, de 10 años. Su madre, Tawainna Anderson, presentó una demanda por homicidio culposo contra la plataforma’.

‘Otro caso tuvo como víctima a un niño de 9 años de edad que murió en Tijuana, México. La víctima fue identificada como Matías Ismael, y el hecho fue registrado en la calle Acerina de la colonia Hacienda Las Delicias’.

Ya está siendo investigado un juego-desafío que se practica en Japón, que ya lleva causadas varias muertes y que -según pudimos establecer- es realizado por jóvenes adultos.

Es real y va más allá de nuestra comprensión, no formada en la rama de la psicología, que el mundo atraviesa un fenómeno de alteración psicológica que afecta notoriamente a los target (edades) más jóvenes, que están requiriendo situaciones cada vez más difíciles, donde ponen a prueba su adrenalina, llevada al máximo.

Una época difícil, controvertida, donde los estímulos no tienen límites y que los enfrenta una sociedad, que en líneas generales ha sido sometida, y aún lo es, a presiones que están alterando notoriamente su psiquis.

Se está produciendo, en un mundo cambiante, pero creemos no debe ignorarse y a los que les corresponde asumir las responsabilidades de adoptar mecanismos que deben instrumentarse, además de implementar las normas que nos protejan, deben ejecutarlos sin pérdida de tiempo, dado que están juego vidas humanas.

El TikTok es un llamado de alerta. Hay otros, que recién observamos el ‘día después’, cuando ya, solo nos queda lamentarnos o sus familias llorar la pérdida.

Vale repensar nuestra forma de vida. Solo así podremos cuidar a nuestros hijos y tener futuro.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.