LUNES 27 de Mayo de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Nuevos perfiles políticos

Desde hace varios meses se vienen produciendo diferentes acciones, tanto en Nación como en Provincias, atento a la necesidad instrumentada de estrategias que abran las posibilidades de quienes pretenden ser los dirigentes políticos del periodo 2024/2027.

Sin lugar a equívocos los escenarios que se han montado -con excepción de algunos estados provinciales- son de una enorme controversia, confusión e incertidumbre, que ha provocado mucho desconcierto en gran parte de la sociedad argentina.

La frustración de los últimos gobiernos ante las problemáticas socio-económicas que tuvieron que enfrentar, generaron indicadores de pobreza, indigencia y desempleo muy severos, que no han podido revertir, han marcado las dudas que tiene la ciudadanía, ante una variedad de promesas, algunas o una gran mayoría de imposible cumplimiento.

La clase política, como ahora se la distingue del resto de la comunidad ha estado, y algunos casos aún lo está, abocada a lograr insertarse y ganar posiciones ante la multiplicidad de ofertas que hoy están sobre un escenario que de ninguna manera ofrece solidez al ciudadano de a pie.

Índice inflacionario galopante, crece exponencialmente y se encamina a los dos dígitos que, según señalan consultores económicos, en muchos rubros ya está en ese nivel, determinando una enorme inestabilidad social atento al escaso poder adquisitivo de la moneda en circulación y la preponderancia -cada vez más poderosa- del dólar sobre todo lo que se consume y comercializa.

Estas circunstancias, que en líneas generales no son nuevas para los argentinos, llegan en instancias de una notoria transformación, no solo del votante sino de un mundo cambiante, tecnologizado, que pone sobre el tapete otros condicionamientos para definir su voto.

Un target nuevo, en su condición de votante y otro con un poco más de experiencia pero en la etapa de crecer y tener futuro, para eso se ha preparado, está en plena etapa de rebeldía, ante la ausencia de las oportunidades que se merecen y lamentablemente ven que en este país, están lejos de conseguirlas. Por lo menos por ahora.

Alguien vio esa nueva ‘horneada’ humana y comenzó a trabajar -inteligentemente- con posturas políticas que se escapaba del molde que conocíamos.

Transformador, revolucionario, intelectual, que se enoja, que habla de ‘casta’ cuando se refiere a sus oponentes políticos. Que reniega de la actual estructura institucional del país y de la conformación de sus poderes de acuerdo a lo que dicta la Carta Magna, se ha convertido en el ‘cuco’ de quienes ven que sus habituales consignas políticas, que prometen, pero nunca cumplen, ya no llegan a este segmento de la sociedad que vota.

De esta manera una figura como Javier Milei se proyecta y de la nada, se convierte en la, para algunos, segunda o tercera fuerza electoral. Y muchos consultores lo ven como el ‘fiel’ de la balanza que determinará quién gobernará si hay balotaje.

También hay observadores políticos, que dicen conocer a esta figura tan controvertida como el fundador de La Libertad Avanza, que manifiestan que la posición asumida, los gritos desaforados y las consignas de ‘romper con lo tradicional en la política’, son sólo una postura, que forma parte de una hábil estrategia, que sin lugar a dudas le ha dado óptimos resultados.

Hoy se están poniendo en la consideración nacional, tres elecciones provinciales que mostrarán, medianamente algunos indicadores, que no necesariamente podrán ser proyectados al resto del país, pero serán una muestra, teniendo en cuenta la idiosincrasia y los gobiernos de cada estado federal que elecciona.

La Rioja, Misiones y Jujuy, dirimen. En la primera se proyecta Ricardo Quintela, como exponente de la política nacional frente al desafío de Juntos por el Cambio proyectándose como la sorpresa el candidato de Javier Milei.

En Misiones, bastión del cacique justicialista Oscar Herrera Ahuad, compite por la gobernación el exmandatario local Hugo Passalacqua; y Jujuy, donde gobierna el radical Gerardo Morales, que no puede reelegir, aspira a la presidencia, intentará que lo suceda su ministro de Economía, Carlos Sadir.

Según las encuestas, en estos dos últimos estados provinciales, las posibilidades del PJ, son menos auspiciosas y se esperan resultados muy ajustados o derrotas de los partidos oficialistas.

Es la continuidad de lo que fueron Río Negro y Neuquén donde cada una mostró particularidades que hacen a lo local, que nada tiene que ver con las proyecciones que se realizan desde Capital Federal.

Este es un fenómeno que presumiblemente se pueda ver reflejado en los actos eleccionarios que continúan.

Cada una será una fotografía desde lo político y social bien diferenciada.

Ya no falta tanto para develar misterios y por sobre el escenario las realidades de una Argentina -hoy- que tiene particularidades que no son objeto de ninguna proyección.

Las urnas mandan y esa es la única realidad.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.