JUEVES 08 de Diciembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Mis amiguitos se quedaron sin pelotero

Yo nunca organicé mis propios cumpleaños, pero esta vez quise que todo fuera distinto. De modo que fui a un pelotero para reservar un turno e invitar a mis amigos, ex compañeros de estudios y camaradas del servicio militar.

La encargada, ignorando que se trataba de mi propio festejo, me preguntó amable -¿Para cuántos añitos debo preparar...? Y me largué a llorar... y no pude contratar el servicio... y mis amiguitos se quedaron sin pelotero.

Está visto que no me sale bien la idea de renovarme. Porque también fui a comprar una torta y le comenté a la empleada que pensaba colocarle tantas velitas como años cumplo. Ella me miró y luego me preguntó si me proponía encenderlas todas juntas. Y cuando le respondí que sí, me anotó en el paquete el teléfono de los bomberos.

Pero como soy tozudo resolví seguir adelante con la idea de festejar este cumpleaños de manera distinta, así que me preparo para ir a Qatar. Quiero decir que iré a catar todos los vinos que estoy recibiendo de regalo ya que solo en pedo podré sobrellevar mis actuales circunstancias.

Hay en el mundo muchas maneras de celebrar los cumpleaños ya que esta es, como toda costumbre, una resultante cultural. Lo que ignoro es a quién carajo se le dio por imponer los tirones de orejas que a veces duelen más que la edad. Un bisabuelo mío que vivió 104 años terminó con las “orejas” arrastrando por el suelo.

Existen los que se niegan a festejar sus propios cumpleaños así como otros odian las fiestas de Navidad. Me dijeron que las razones pueden ser varias: la sensación de envejecimiento, el rechazo a recibir demasiada atención, ya que para algunos el hecho de que se los felicite por esto les hace brotar sarpullidos de incomodidad y el miedo a fracasar como anfitriones.

A todos estos no hay que hincharles las “orejas” y hay que dejarlos vivir en paz con sus contabilidades silenciosas. 

De paso les comento que las más antiguas celebraciones de cumpleaños fueron las de los faraones en el antiguo Egipto, alrededor del año 3000 a.C. Pero por entonces la idea no era festejar por la fecha de nacimiento sino por la de su coronación. O sea que lo que se conmemoraba era el tiempo de reinado. Si esta costumbre se hubiera mantenido, habría entre nosotros políticos y gremialistas que a los sesenta y tres años de edad estarían celebrando sus setenta y cinco de soberanos...

De cualquier modo cumplir años es un pasatiempo saludable. En todo caso es menos saludable dejar de cumplir años...
 

Por Hugo Ferrari - Especial para LA REFORMA

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.