MARTES 03 de Octubre de 2023
 
 
Compartir
Twittear
 

Lo que se dice y el mensaje subliminal

Dentro de algo más de 25 días, se pondrá en marcha otra etapa de las alternativas que nos deparará, hasta el 10 de diciembre, que surjan los nombres para cubrir los cargos nacionales no sólo presidenciales sino legislativos, dado que en este poder del Estado se producen variantes parciales en ambas cámaras.

El 24 de junio deberán presentarse los candidatos a diputados nacionales que surgirán de cada provincia. Se deberán inscribir los posibles frentes y/o coaliciones, que estarán presentes en las PASO, que se desarrollarán en el mes de agosto.

Naturalmente existen negociaciones en todos los sectores, procurando consensos que impidan el natural desgaste que se produce cuando, por un mismo sello político, se hacen presentes varios nombres.

Más allá de las promesas habituales, de los que pierdan la compulsa interna, que acompañarán al nombre elegido por los votos partidarios, normalmente se produce una reacción negativa, que puede ser motivo de una dispersión de los sufragios.

En la provincia de La Pampa, las distintas fuerzas que participarán de la primaria, están barajando nombres, muchos de los cuales han sido partícipes de las elecciones provinciales, disputadas el pasado 14 de mayo.

Por el lado del radicalismo aparece la figura de Martín Berhongaray, quien culmina su mandato a nivel nacional y -según informaciones extraoficiales- tiene intenciones de buscar la reelección para tener un nuevo periodo -si gana- como diputado nacional.

Varias voces se han alzado contra la pretensión del reciente candidato a gobernador, de Juntos por el Cambio y que lograra una de las mejores elecciones desde el advenimiento de la democracia ocurrido en 1983.

Se menciona que el tema deberá resolverse a nivel del Comité Provincia de la UCR, a efectos de analizar posturas que sostienen que, deben proyectarse nombres nuevos, en procura de comenzar a reconocer la renovación generacional para determinados cargos, y los que sostienen que deben ir a lo seguro, por lo que ya demostró como capital político.

Por otro lado sin que haya trascendido nombre alguno, se conoce que el PRO, estaría manejando varios candidatos con posibilidades de proyectarlos para que sean los postulantes de la coalición.

De persistir este posicionamiento, no sería extraño que a las PASO, concurra más de un nombre y recién allí se dilucide a quién elegirá el votante partidario e independiente.

Por el lado del sector del oficialismo, ya se conoció la posición del conductor de ‘La Plural’, el ingeniero Carlos Verna, que ellos no plantearán ningún aspirante y tampoco -por lo menos por ahora- podrá surgir de las filas de la línea sino que pertenecerá al FreJuPa. Lo que se insinúa, sin tener confirmación, es que deberá tener pertenencia en el norte de la provincia, fundamentalmente en General Pico.

Un dato surge de las palabras del conductor de ‘La Plural’, se sobreentiende que sin expresarlo directamente dejó explicitado que la línea que lidera no trabajará o no pondrá ‘toda la carne al asador’ en procura de lograr un diputado nacional. El mensaje fue claro, preciso y tuvo destinatarios.

Otro aspecto que dejó ‘tela para cortar’ fue lo del legislador ‘levantamanos’, una observación temeraria, atento a que involucra a muchos que fueron y aún son legisladores nacionales unos, provinciales otros.

De alguna manera, tal como es su inveterada costumbre, lo que dice tiene doble lectura; una la que se explicita y escribe y la otra subliminal que siempre tiene destinatarios.

En el escenario que se está montando circulan diversos postulantes, ninguno ha podido ser corroborado con certeza. Se entiende que se suben al proscenio para medir sus posibilidades, donde estará los conocidos y los ‘tapados’. La renovación es un suceso que todos están privilegiando para optar por nuevas generaciones que asegure comenzar a formarse en ámbitos de la política.

La realidad indica que por ahora son solo conjeturas y el habitual off the récord que todos los medios recogen, porque puede en alguno de ellos estar la precisa. Pero nada señala que haya preponderancia de algún nombre en particular, a excepción del radicalismo, línea que -con sus matices- respalda, a Martín Berhongaray.

No faltan demasiados días y las negociaciones a puertas cerradas ganan en intensidad. Elegir candidatos es toda una sutileza política, por todos los aspectos que deben ser considerados.

Las tendencias nacionales, sobre las que podrían recostarse no son las mejores para ningún sector. Si es el oficialismo, debe considerar que la negatividad del núcleo de postulantes para los cargos del gobierno central, podría significar un lastre muy difícil de remontar.

Algo similar ocurre en la oposición, donde se están materializando claros enfrentamientos por lograr ser los que encabecen las listas. Esto marcaría disidencias partidarias, ausencias de consenso y por lo tanto augura dispersión de votos.

Reiteramos, por ahora sólo hipótesis, que elaboran en razón de algunos nombres insinuaciones que apuntarían a que ‘ese puede ser’. Pero cierto, real, que tenga certezas, por ahora no existen ni para uno ni para otro lado.

Posiblemente en la segunda semana de junio el panorama esté mucho más claro.

 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.