JUEVES 08 de Diciembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

La articulación eleccionaria en La Pampa

No podía ser de otra manera. Cuando en todo el país desde hace varios meses se materializan acciones y se barajan nombres en torno a las elecciones del 2023, que La Pampa mantuviera un ‘status-quo’ político, era impensable.

Se conocían movimientos. Naturalmente los trascendidos hablaban de contactos y reuniones, tendientes a tener en la grilla a los posibles candidatos que jugaran con alguna chance.

No eran solo pertenecientes a las filas gubernamentales, sino también del sector de la oposición, conformado por dos líneas muy definidas, Juntos por el Cambio y La Unión Cívica Radical, como principales protagonistas.

Con simultaneidad a la generación de estos movimientos, se produce la “punta de iceberg” que responde a la nueva transformación social que está mostrando la sociedad. Nos referimos al papel de la mujer, que interviene -ahora sí- decididamente a estar representada -activamente- en las disputas políticas partidarias.

No significa que no se las tuviera en cuenta, pero, creemos, sin temor a equivocarnos, que es la primera vez que adquieren tanto protagonismo. Han conformado los grupos de mujeres que quieren formar parte de los diferentes espacios en todos los poderes del Estado.

El escenario nacional y provincial, muestra profundos cambios, en varios aspectos que -no tenemos dudas- tendrán vital trascendencia para las futuras acciones gubernamentales. Ya no será simplemente el toque femenino o la consideración de los porcentajes, que habían comenzado a lograr en los últimos roles protagonices que alcanzaron, en elecciones anteriores. Hoy plantean tener ‘poder’ y estar en lugares preponderantes, donde sus acciones tengan peso específico en los gobiernos.

Todo es parte de esa movilización, de la que hablamos en el inicio de la columna. Y eso brinda una motorización diferente a las decisiones futuras. Tomando como punto de referencia La Pampa, basta solo con observar la movilización femenina que se agrupa, manteniendo sus sectores definidos e inclusive sus ideologías partidarias. Procuran alcanzar unificar criterios que tengan el peso necesario para lograr potenciarse con voz y voto en las decisiones que -hasta ahora- han sido patrimonio del género masculino.

Hay movimientos en los sectores oficiales y opositores que más trascienden, como el FreJuPa, Juntos por el Cambio y Radicalismo. Todos conforman un tablero que tiene nombres y asigna posibilidades, según quién las analice o los mencione en las encuestas encargadas por los distintos sectores.

Ya se habían conocido detalles de alguna consulta generadas en ámbitos de la oposición al actual gobierno provincial, donde se ponían en juego nombres como el de Martín Maquieyra, Daniel Kroneberger o Juan Carlos Marino; apareciendo además Martín Berhongaray, Francisco Javier Torroba, entre otros, donde no faltaban los nombres femeninos.

Las encuestas consideraban las opciones: gobernadores, vice, diputados, intendentes municipales. Nada quedaba sin medir, dejando en claro -más allá de las certezas de las encuestas- quiénes estaban en condiciones de constituir una opción para el electorado.

Por el sector del partido gobernante provincial también se ha logrado conocer que algunos sondeos, entre ellos el recientemente realizado por Hugo Haime, conocido consultor, que desde hace varios años evalúa los posibles nombres y las mejores opciones. 

En el marco de esta compulsa -según datos oficiosos- se midieron dos figuras políticas que podrían ser consideradas opciones válidas. Esto en caso que el actual gobernador Sergio Ziliotto, considerado hoy el candidato, dada las mediciones que lo mantienen por encima del 60 por ciento, manifestara su decisión de no participar.

Es allí donde aparecen el actual diputado nacional Hernán Pérez Araujo y el senador Daniel Bensusán, quien ya fuera anteriormente ministro de gobierno de la Pampa. Resultó difícil lograr conocer los resultados, aunque un informante que se dice es de “buena fuente” sostuvo que, sin tener en cuenta Ziliotto que está muy por encima de los encuestados, “miden bien” y pueden ser opciones a tener en cuenta, los nombrados.

Las acciones están en marcha. Las realidades irán mostrando con el correr de los días cómo se compondrá el tablero político pampeano. Hay ciertos indicadores que deberían ser tenidos en cuenta, porque de ellos podrán dar ciertas certezas. La siempre influyente opinión de los considerados “líderes” de las diferentes líneas de las coaliciones, la irrupción de las mujeres, que pone un nuevo condimento a la discusión política, dado que su actividad brindarán un nuevo panorama.

Nada es descartable. Como dijera un conocido veterano político: “en este juego no está permitido el prescindir de nadie. Todo vale, todo sirve al propósito final, que es llegar al poder provincial y municipal”.

Lo concreto es que ya están encaminados. Para los resultados habrá que esperar que se disipe el ‘humo’. Pero esta vez la partida será diferente, de eso no tenemos duda.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.