SÁBADO 20 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una situación en la que se produce una cantidad insuficiente de hormonas tiroideas circulantes, generalmente debido a una glándula tiroides que funciona por debajo de lo normal. El hipotiroidismo es la enfermedad más frecuente del tiroides, afectando a 3-5% de toda la población.

Gládula tiroides y hormonas tiroideas

Las hormonas tiroideas se producen en la glándula tiroides. La glándula tiroides se localiza en
la parte anterior del cuello. Tiene forma de mariposa y abraza a la tráquea. Está formada por 2 lóbulos más o menos iguales que se juntan en el centro.
Las hormonas tiroideas son esenciales para la función de cualquier célula del organismo. Ayudan a regular el crecimiento y desarrollo, la frecuencia cardíaca, la tensión arterial, la temperatura corporal y la tasa metabólica del cuerpo -o sea, la velocidad con la que la comida se convierte en energía-.
La glándula tiroides utiliza yodo para fabricar las hormonas tiroideas. Las 2 hormonas tiroideas más importantes son la tiroxina (T4 ) y la triyodotironina (T3 ). T4 tiene 4 moléculas de yodo, mientras que T3 sólo lleva 3. El yodo necesario para fabricar hormonas tiroideas se encuentra
en pescados y mariscos, en el pan y en la sal yodada de mesa.
Más del 99 % de todas las hormonas tiroideas están unidas a proteínas en la sangre y son
inactivas (no pueden interactuar con las células del cuerpo). Sólo una pequeñísima porción de las hormonas tiroideas están libres, no unidas a proteínas, y esta pequeña fracción es la importante en la regulación del metabolismo celular.
Normalmente, la producción de hormonas tiroideas está controlada por la glándula hipófisis , localizada en la base del cerebro, a través de una hormona llamada “thyroid stimulating hormone”, o TSH. Cuando existe exceso de hormonas tiroideas, la hipófisis deja de segregar TSH, y viceversa, lo que mantiene un nivel relativamente constante de hormonas tiroideas circulantes.

Cuadro clínico

El cuadro clínico en los adultos, también llamado mixedema, suele ser de comienzo insidioso y muy poco perceptible. Las personas con este problema manifiestan tener frío incluso en pleno verano: siempre se abrigan más que lo correspondiente a la época del año. La fatiga y la disminución del apetito son frecuentes. Generalmente no hay grandes modificaciones en el peso, pero éste puede aumentar por retención de líquidos. 
La voz se torna ronca y áspera. En la piel suele observarse una hinchazón característica, sobre todo en la cara, la nuca y el dorso de las manos y los pies. Además la piel suele estar muy seca, dura, escamosa y pálida o amarillenta. El cabello, las pestañas, las cejas y el vello corporal se vuelven secos, gruesos, frágiles y tienden a caerse. Las uñas también se tornan quebradizas y crecen lentamente.
Es frecuente el aumento del tamaño de la lengua y la palidez e hinchazón de las encías, así
como también la constipación.
Estas personas son olvidadizas y presentan otras manifestaciones de deterioro intelectual, con un cambio gradual de la personalidad. Incluso algunos parecen deprimidos.
El hipotiroidismo en el recién nacido suele manifestarse con dificultad para respirar e ictericia
(coloración amarillenta de la piel y las mucosas por aumento de la bilirrubina). Se hallan adormecidos, entumecidos, desinteresados por la alimentación, con llanto ronco y estreñimiento. En caso de no ser detectada y tratada correctamente pueden producirse, además de las características anteriores, graves alteraciones en el crecimiento y desarrollo.
Las consecuencias más serias se producen en el sistema nervioso, con temblores, incordinación motora y alteraciones mentales que causan un grave defecto del desarrollo intelectual. Una vez establecido este cuadro, se lo denomina cretinismo. Cuando el hipotiroidismo comienza entre los 6 meses y los 2 años de edad, si no se inicia un tratamiento temprano también pueden aparecer alteraciones mentales. Pero si el cuadro se inicia luego de los 2 años, es más difícil que se produzca un déficit mental permanente.

Causas

-Falta de yodo

En áreas del mundo donde existe deficiencia de yodo en la dieta, tales como el Congo, India, Ecuador o Chile, o en zonas montañosas remotas como los Andes y los Himalayas, puede ocurrir hipotiroidismo severo en 5-15 % de la población. Por este motivo suele añadirse yodo a la sal de mesa.

-Tiroiditis

En los países desarrollados, la causa más frecuente de hipotiroidismo es una inflamación
autoinmune de la glándula tiroides, que se llama tiroiditis linfocítica crónica o tiroiditis de Hashimoto (en honor al Dr. Hakaru Hashimoto, que la describió en 1912). Esta enfermedad es 5-10 veces más frecuente en mujeres, y cursa con niveles muy altos de anticuerpos antitiroideos (como también puede ocurrir en la enfermedad de Graves). Existen otras tiroiditis, que pueden ocurrir después de un embarazo o de una enfermedad vírica, y que pueden llevar a estados transitorios de hipotiroidismo.

-Tiroidectomía
La cirugía del tiroides o su ablación con yodo radiactivo (en el tratamiento del hipertiroidismo)
puede producir hipotiroidismo.

Fármacos
Además de los fármacos antitiroideos , el Litio, y paradójicamente, ciertos fármacos muy ricos
en yodo, como la amiodarona, usada en arritmias cardíacas.

-Hipotiroidismo congénito (cretinismo).

Tratamiento

El hipotiroidismo debe tratarse, ya que si no se hace, puede llevar a enfermedades del corazón (cardiomiopatía, insuficiencia cardíaca), así como a una situación muy grave que se llama
coma mixedematoso, que suele desencadenarse por stress, enfermedades concomitantes o cirugía en un hipotiroideo severo previo, y que hay que tratar hospitalariamente con hormonas tiroideas intravenosas.
El tratamiento del hipotiroidismo consiste en la reposición de las hormonas tiroideas con la
hormona sintética levotiroxina.
 

Dr. Juan José Penna

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.