LUNES 22 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

En las puertas de más conflictos

Resulta difícil de entender la forma de pensar de los funcionarios del gobierno nacional. Cuando debe primar la mesura en las palabras que se dicen, prácticamente lanzan misiles, que a nadie escapa, serán provocadores de futuros conflictos.

Las recientes declaraciones de la ministra de Trabajo de la Nación, Kelly Olmos, podrían -en otro contexto social- ser una expresión de deseos, que toda la ciudadanía comparte.

Pero marcar parámetros que fijan topes porcentuales que deben ser el número que se discutirá en paritarias en el primer semestre, que responde a un cálculo muy optimista del índice inflacionario, que fue fijado presupuestariamente en un 30 por ciento, señala que esta fuera de toda lógica, si se tiene en cuenta que enero ya mostró un 6 por ciento y los meses febrero y marzo -dicen- repiten o aumentan.

Este aventurado posicionamiento de la funcionaria, dejó claramente explicitado que, a pesar de un índice de precios al consumidor de enero que estuvo muy por encima de lo esperado, los objetivos del Gobierno se mantienen en pie. ‘La meta de inflación para el primer semestre sigue siendo el 30%’.

No prevé que sus palabras, encendieron una ‘mecha’ de futuros enfrentamientos, porque según los datos que se están manejando, ninguna paritaria se podrá abrir con esos porcentuales, porque se estaría partiendo de una premisa falsa para discutir salarios.

Entre otras consideraciones, realizadas a un medio capitalino Kelly Olmos expresó: ‘En ese contexto, y en referencia al acuerdo docente del 33,5% para el primer semestre, señaló que ‘la meta de inflación de 30 puntos para el primer semestre se mantiene vigente. Ese es el parámetro y no nos oponemos que los sectores puedan buscar algún punto adicional de recomposición’.

Esta afirmación es como pasarle el ‘hierro caliente’ a los distintos sectores que tienen fecha fijada para reunirse con los gremios de sus respectivas actividades.

Los conflictos ya se vislumbran. Los bancarios abren el terreno de la ‘lucha’, porque no aceptan sentarse a una paritaria condicionados por márgenes que el gobierno maneja antojadizamente. Y si bien otorgan libertad para que puedan pactar otros porcentuales, a nadie escapa que parten de una cifra de ficción.

Por otra parte la Ministra, dejó sentada su posición, tomando partido por los sectores gremiales -manifestando- en relación a la posición de ‘La Bancaria’ que: ‘Es valorable la propuesta de participar de las ganancias empresarias’.

En ese marco estas manifestaciones ponen sobre la mesa un tema objeto de discusión entre empresarios y gremialistas, que otorga la posibilidad de seguir planteando ‘la participación en las ganancias que tiene el gremio bancario como objetivo virtuoso’. Lo no entendible es que la participación que alienta la Ministra, no contempla las situaciones de pérdidas de los sectores empresarios, suceso que estaría en el marco de la equidad para ambos sectores.

Porque este posicionamiento, tiende a generalizarse y ya son muchos los nichos paritarios que están evaluando situaciones de esta naturaleza. Las ganancias son compartibles las pérdidas son exclusivamente del empresariado. En realidad no suena equilibrado.

No es el primer intento que se realiza para lograr que los sectores del trabajo, sean partícipes de los resultados gananciosos de las empresas en donde desarrollan sus actividades. Solamente bancarios, habían obtenido ese beneficio, camioneros lo intentó y algo logró, pero en líneas generales no tuvo el eco deseado.

Hoy lo reinstala la ministra de Trabajo, que sostiene como ‘positiva’, ella lo denomina ‘valorable‘, la propuesta de La Bancaria. Un respaldo que se podría considerar pone desequilibrio en el tratamiento de la paritaria, en donde todos los sectores deben consensuar sus planteos. Pero ahora es una funcionaria nacional la que convalida ese requerimiento.

El conflicto ya está en la puerta y según los trascendidos se prepararán varios encuentros paritarios que -lamentablemente- parten de posicionamientos muy contradictorios, situación que hace prever que de mediar una instancia conciliadora, se comenzarán a generar los paros de los sectores que no logren consensuar.

Esta etapa controversial, podía esperarse, ante las alternativas de una economía que está sujeta al crecimiento del índice inflacionario, hoy uno de los factores que mayormente inciden en la evolución de costos en los precios del consumo en una constante alza.

Este ‘feriado de Carnaval’ fue aprovechado por las petroleras y casi la totalidad de las estaciones de servicio, abarcando todas las marcas procedieron a concretar un incremento del 4%, el segundo para algunas marcas y tercero para otras. Un fuerte sacudón al bolsillo, porque tiene notable incidencia en el transporte en general, que aumentan fletes y estos son transferidos a los productos de consumo que llevan del punto de distribución a los distintos sectores de ventas.

Todo señala que hay un agudizamiento de las dificultades, mientras la clase política está dirimiendo el poder para llegar a la presidencia en diciembre del corriente año.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.