SÁBADO 20 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Elecciones: certezas y muchas dudas políticas

Algo que venimos diciendo desde hace varias entregas, relativo a las realidades que se viven en los estados provinciales son las marcadas diferencias con el pensamiento nacional.

Se está demostrando en cada acto eleccionario de los estados federales que fijaron fechas fuera de las concertadas por el Ejecutivo Nacional, que el ciudadano tiene la ‘lapicera’.

La realidad nos golpea y la ciudadanía en general está aprendiendo a discernir, en todos los ámbitos, quiénes ofrecen lo que queremos consumir, más allá que resulte una verdad a medias o directamente constituya una mentira elaborada de acuerdo a una posición ideológica que deforma y desinforma.

Hemos realizado un repaso de los sondeos que se vienen desarrollando y se encuentran -llamativamente- enormes diferencias, muchas de las cuales parten de una premisa falsa, constituida por preguntas ‘tramposas’, dado que pretenden dilucidar si el encuestado está diciendo la verdad o lo que quieren escuchar.

No pretendemos, ni está en nuestro ánimo desvirtuar el trabajo de los encargados de realizar estos análisis, que entendemos no deben resultar fácil -más allá de sus formaciones profesionales- cuando se procura saber de antemano cómo piensa políticamente la sociedad indagada.

Pero permítasenos dudar de las mismas, sobre todo cuando esos números y porcentajes son entregados a quienes los hacen trascender previo examen, que contiene mucho de personal, que al difundirlo se lo da como ‘cosa juzgada’.

De las cinco provincias que ya comenzaron a tener ponderación de sus ciudadanos y ciudadanas en este mes, hemos escuchado de todo y para todos los gustos.

Desde el fracaso rotundo, al gran batacazo. Expresiones que, cuando las vertían a través de medios periodísticos, no hacían la salvedad que resultaban de impresiones, que naturalmente podían naufragar cuando se den vuelta las urnas y se realice el recuento de votos.

Este fin de semana pasado, quedó reflejado claramente que, a excepción de lo sucedido en Neuquén, los restantes -hasta ahora- cuatro elecciones provinciales tuvieron una marcada preeminencia de los oficialismos locales.

Está, más que claro, que la ciudadanía está dividiendo la opción del voto entre lo que cree es positivo en su terruño y pretende continuar con esa línea y naturalmente podrá o no tener otra actitud frente a lo que se ofrezca nacionalmente.

Nadie puede adjudicarse haber acertado con las valoraciones realizadas.

Es evidente que las sociedades provinciales -hoy- saben que el poder lo tienen ellos cuando se enfrentan con las urnas.

Se pueden equivocar -y quién no- pero está más que claro que las encuestas son evaluaciones que cuando las proyectan sobre todo el universo ponderado, comienza a mostrar debilidades, porque no hay certezas, sino aproximaciones.

Sí existe -de no eso no hay duda- un fenómeno que está haciendo repensar lo que queda de estrategias de campaña. Mientras los partidos denominados tradicionales tienen fluctuaciones a favor o en contra, un ámbito nuevo crece y de ser un intento, hace unos meses atrás, se ha constituido en el gran elector, nos referimos a Javier Milei, el fundador de La Libertad Avanza. Pero sin, por ahora, incidencia en las provincias.

Mientras en el oficialismo, llámese Frente de Todos o en la oposición, dígase coalición Juntos por el Cambio, siguen sin definirse los posibles nombres que encabecen las listas, enfrente se consolida, detrás del planteo rebelde de un plan político nuevo, revolucionario, que pretende recomponer el sistema democrático el ‘libertario’ Milei.

Pero es evidente que como expresó Jorge Giacobbe, consultor político, ‘el interior del país tiene otra concepción del voto y resulta difícil alcanzar a comprenderlos acabadamente’.

Compartimos esta reflexión y es coincidente con lo que hemos venido manifestando en nuestras entregas.

Otro de los aspectos que señaló el director principal de Giacobbe Consultores, es que ‘las provincias han decidido optar por sus políticos locales y las ofertas de lo que más coincida con su ideología y quienes ofrezcan futuro, en un país, hoy incierto, en lo que se refiere a solución de problemas políticos-económicos-sociales.

El fin de semana próximo La Pampa, elige. Tiene la opción de darle continuidad al gobierno del FreJuPa, que lidera Sergio Ziliotto y que en esta oportunidad estará acompañado por la vicepresidenta de la Cámara de Diputados Alicia Mayoral, de reconocida preeminencia en la zona norte de la provincia, fundamentalmente en General Pico y confrontarán con los surgidos de la coalición de Juntos por el Cambio Martín Berhongaray -Patricia Testa.

En ellos estarán conjugadas las opciones políticas más relevantes, atento a que no aparecen en el escenario pampeano otros lineamientos políticos que muestren -por ahora- poder eleccionario.

Todo indica que si nos guiamos por lo que está ocurriendo, tomando en cuenta los cinco actos eleccionarios ya concretados, el oficialismo ratificaría su poderío a través de Ziliotto-Mayoral y el peronismo marcaría su hegemonía provincial. Poder que viene sustentando desde el advenimiento de la democracia.

Un gran desafío para la fórmula Berhongaray-Testa de JxC materializada en una figura joven, con historia en la política del radicalismo, diputado nacional desde 2019, igual que la exdocente que ya fuera concejal y diputada provincial por los ‘boinas blancas’.

Ya estamos sobre el último tramo de una campaña que se desarrolló con respeto y consideración de parte de quienes fueron los principales protagonistas.

Ahora la palabra final la tienen los pampeanos.

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.