MARTES 07 de Febrero de 2023
 
 
Compartir
Twittear
 

El país es una “bomba” de mecha corta

Son tantos los intereses en juego, que resulta difícil poder saber cómo se encarrilarán las cuestiones controversiales que sacuden a la ciudadanía, fundamentalmente a los partidos políticos y grupos sociales.

Las estrategias son de diversa naturaleza y todas -en lo que se refiere al tema de la política- apuntan a ver cómo posicionan a sus candidatos por sobre los sectores opositores.

Un oficialismo desvalido, sin fuerzas, y con escaso plafón electoral, donde quedan demasiado marcados los indicadores negativos sobre los positivos, cuando se habla de las opiniones que recogen los encuestadores.

Enfrentado abiertamente con la Corte Suprema de Justicia, es una suerte de “perinola” que gira sin detenerse, para por lo menos saber si ponen todos; si alguien gana, o si todos pierden. Las dificultades son notorias y ponen al país en una muy delicada situación, dado que están enfrentados los tres poderes que señala la Constitución Nacional deben regir los destinos de los argentinos.

Ahora está en juego el tema de la coparticipación, que moviliza a todo el territorio nacional. Esta situación se da porque si se responde positivamente al fallo Judicial, según expone el Estado Nacional, ingresará en un quebranto económico mucho más severo que el que tiene actualmente y deberá -para cumplirlo, reacomodar los índices coparticipables de las provincias.

Los Estados federales sostienen que hoy sería una situación insostenible, porque deberían reajustarse presupuestariamente, si Nación disminuye los aportes.

En razón de estos aspectos y otros mucho más técnicos, desde el punto de vista jurídico la confrontación esta planteada. Nación, a través de la palabra del presidente Alberto Fernández, sostiene que no desobedecerá la orden pero pagará con bonos a 90 días. Naturalmente que las autoridades del Gobierno de la Ciudad sostienen que no aceptarán esa fórmula, entendiendo que las sentencias de la Corte no son pasibles de discusión y hay que cumplirlas.

Todo, y al decir todo involucramos a la integralidad de los poderes del Estado, están jugando a la política y en forma muy fuerte. De consensuar -ni se menciona- los constitucionalistas sostienen que un fallo del Poder Judicial, en su máxima expresión, la Corte Suprema, no puede ser objeto de desobediencia.

Apelamos a la memoria y encontramos por lo menos tres casos en que los fallos del máximo tribunal fueron olímpicamente ignorados y nunca cumplidos. Y que se haya conocido, no hubo acciones que demostraran que había sanciones por no cumplir las sentencias. 

Hay un desconcierto importante en la sociedad argentina que está viviendo los vaivenes de un juego político que resulta difícil predecir cómo termina.

A estos sacudones agreguemos las manifestaciones de los grupos píqueteros, comandados por el Polo Obrero, los agrupados en Unidad Piquetera, los guiados por Juan Grabois, Emilio Pérsico, entre otros que prometen continuar con los movimientos, acampes y ya preanunciaron que hay “aprietes” a conocidos supermercados, que ya en otras oportunidades han sido víctimas de incursiones que les provocaron grandes daños y pérdidas materiales. 

Los malestares no son solo en Caba y Amba, también se han producido en distintas provincias, movimientos políticos, fundamentalmente en el sector de la oposición, a las fórmulas que responden al oficialismo, en especial a los Frentes peronistas.

En lo que respecta a La Pampa, estamos llegando a la fecha tope para decidir quiénes van a la interna del 12 de febrero, y la UCR, que tras muchos acuerdos y desacuerdos pudo nominar una fórmula que parecía contemplaba las discordancias... Ahora han aparecido los comentarios de que existen amenazas de “bajarse” antes de la 0 hora del 29. Esta situación se repite en varios estados provinciales.

Verdad o manejos tendenciosos, marcan la enorme incertidumbre que rodea al partido radical. Los que se bajaron, quieren subir, y los que están arriba amenazan que, de continuar presionando, se bajan.

El resultado sería que, sin opositor, la fórmula del PRO no tendría oponente y quedaría consagrado para disputarle el gobierno al FreJuPa. Toda una historia que señalaría la desintegración de la Unión Cívica Radical. Todo está en duda y nadie se anima -por lo menos por ahora- a afirmar que habrá dos fórmulas para disputar el liderazgo y cómo Juntos por el Cambio irán contra el Frente Justicialista Pampeano.

Una etapa política -por ahora- sin final. Habrá que esperar hasta que culmine el día 29 de diciembre.

Un país que tiene fuertes temblores internos. Una ciudadanía que mira, sin saber qué podría suceder. Todo, como lo venimos diciendo, recién será revelada la verdad el 14 de mayo, cuando abran las urnas. Antes, solo serán premoniciones y ninguna certeza.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.