MARTES 18 de Junio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Disputa por los votos y muchas dudas...

Los argentinos estamos inmersos en una dura contienda electoral de la cual no nos podemos sustraer y prevalece por sobre todos los males que nos aquejan.

No resulta fácil buscar el tema que signifique salir de las novedades que se van desprendiendo de las diferentes estrategias que cada sector -con posibilidades ciertas- elabora para llegar al 22 de octubre con luz suficiente que -por lo menos- de no ganar en una primera vuelta, opción que hoy aparece muy lejana, tener chance de alcanzar el balotaje.
Entendemos que esa es la postura a la que apuntan: Libertad Avanza, hoy proyectado como posible ganador; Unión por la Patria, sector del oficialismo que debe mostrar orden y futuro en la economía para llegar y Juntos por el Cambio, sector que pintaba como imbatible, situación que modificó una interna descarnada que dejó muchos heridos.
Los sectores empresarios y de la producción están pretendiendo escuchar a los candidatos, con mayores posibilidades, a los efectos de conocer sus plataformas de gobierno y en qué medida lo que piensan poner en marcha puede afectarlos a futuro.
Los cruces más duros se materializaron en el encuentro de empresarios en el marco del Consejo de las Américas, donde el Ministro de Economía y candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, embistió contra las propuestas que había señalado el líder Libertad Avanza, Javier Milei.
Entre otros conceptos señalo Massa que: “Está claro que hay dos caminos, no hay tres”, dijo en referencia a poner en juego dos aspectos de la economía, un: “modelo de desarrollo industrial” del oficialismo con uno de “exportación de bienes primarios”.
Haciendo referencia a la postura del libertario, en torno a la presencia en el Mercosur y los negocios comerciales con China, el fundador del Frente Renovador, sostuvo que “de ninguna manera puede la Argentina romper relaciones con uno de nuestros principales clientes y tampoco puede darse el lujo de salir del Mercosur, adonde también apuntan fundamentales estructuras de negocios”.
De estas expresiones, que pueden o no estar sustentadas en realidades, surge un claro plan estratégico de colocar al líder libertario en el escenario de la competencia. 
Es evidente que el análisis que han realizado los colaboradores y equipo que diseña y orienta la campaña a Sergio Massa, está centralizado en Milei como el oponente a vencer, dejando de lado la construcción que puede estar realizando Patricia Bullrich, en la búsqueda de consensuar con las líneas internas del PRO y conciliar con el radicalismo.
El internismo de Juntos por el Cambio sigue extremadamente “caliente”. La figura de Horacio Rodríguez Larreta se muestra -ante el público- afable y, por momentos, hasta sonriente, aunque es muy notorio el esfuerzo que realiza.
Por otro lado, mantiene en sus dichos un lineamiento en lo político donde privilegia la gestión realizada y sus logros, por sobre lo que debería ser un discurso basado en un apoyo irrestricto a la figura de quien competirá en octubre por la presidencia.
La confrontación electoral está planteada y cada una de las tres cabezas de los sectores que competirán están elaborando sus programas basados en los errores de sus ocasionales oponentes y están -por ahora- descuidando explicar las metodologías que pondrán en funcionamiento como plataforma de gobierno para superar los profundos quebrantos que hoy muestra el país.
Javier Milei, el elegido sorpresa, sigue firme en su derrotero. Ha marcado un camino que suena a veces raro, controvertido en otras oportunidades, haciendo caso omiso de las críticas que le realizan, pero morigerando sus dichos y reacomodando posicionamientos que antes era muy criticados.
Sorprende, aunque no debería, el marcado silencio y la ausencia pública de la vicepresidenta de la Nación. Sus planificaciones políticas siempre han sido similares, arma basada en las contingencias de sus rivales y espera la oportunidad para marcar el terreno donde se desenvolverá.
Hoy no caben dudas que está observando la provincia de Buenos Aires, donde claramente se puede determinar que será el reducto del kirchnerismo y La Cámpora, si logran mantener el liderazgo y recuperar los sectores del conurbano, especialmente los más pobres, que -sorprendiendo a “tirios y troyanos”- volcaron sus preferencias hacia la figura de Javier Milei.
Estos aspectos que están sobre varios escenarios, muestran que ninguno está totalmente definido y todos tienen opciones a favor y mucho margen en contra, situación que están procurando revertir.
El panorama es incierto y señala mucha incertidumbre de todos los sectores que participan de esta carrera presidencial.
El resultado por ahora es difícil de predecir. 
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.